Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Sin techo, me quedo sin hijas"

Begoña Pérez califica el acuerdo de una "gran noticia" pero promete seguir en lucha P La teldense ve una actitud sincera en Inés Rojas Afirma que si tiene que ir a la Península a seguir denunciando lo hará "ante todo el país"

Begoña Pérez afirmaba ayer tras el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Telde -que le ha estado ayudando con comida y trabajadoras sociales- y el Gobierno de Canarias -institución competente en materia de Vivienda- para facilitarle el alquiler de una casa que se trata de "una gran noticia, aunque del dicho al hecho hay un trecho", por lo que mantiene su intención de atrincherarse en un coche enfrente de la vivienda de sus padres si finalmente es deshauciada el próximo día 16 de abril.

Pérez aseguraba que es una persona "muy tranquila", y que siempre ha sufrido una "vergüenza muy grande", pero que ha tenido que denunciar públicamente su situación porque, "si me quedo sin techo me quedo sin hijas y ahí es cuando lo pierdo todo". La teldense se reunió ayer al mediodía con la alcaldesa María del Carmen Castellano, a la que criticaba por la tarde por no haberse preocupado en todo este tiempo por su caso, al entender, según su criterio, que "es la madre de los ciudadanos y si no quiere este cargo que le deje el lugar a otro", un concepto muy distinto del que se llevó de Inés Rojas, que también acudió a la reunión con una actitud, afirma, que reflejaba "una preocupación sincera por todo".

No obstante advertía que "seguiré luchando, y si tengo que ir a la península a exponerlo ante todo el país lo haré". De todas formas el compromiso arrancado ayer de las dos administraciones ya tenía sus primeros efectos positivos en casa. "Las niñas están contentísimas, más tranquilas, sobre todo las dos más pequeñas, las de trece y once años, que han estado muy alteradas y susceptibles en las últimas semanas", relata.

Begoña Pérez también salía al paso de las supuestas propuestas de sus padres que le cederían un apartamento en Fuerteventura, realizadas en medios de comunicación pero que, según ellas, son "totalmente falsas porque si bien lo han dicho en público lo ha sido por la presión del momento y del entrevistador, pero no han hablado conmigo de esa propuesta".

Por último, afirmaba que "yo no quiero hablar mal de mis padres en ningún momento, tan sólo me he limitado a dar a conocer mi desesperación y a pedir auxilio, y lo que ocurre es que a ellos no les ha parecido bien que lo haya manifestado públicamente, en ningún momento he planeado nada, ni es fruto de una estrategia. Solamente me he visto con el miedo de verme en la calle, y lo que implicaba de perder a mis niñas".

Unas pequeñas de las que asegura que se ha hecho cargo "con mucho sacrificio desde que me divorcié, y que han logrado su centro de estudios, un círculo de amigas y un ambiente social que no voy a dejar que pierdan", sentencia.

Compartir el artículo

stats