Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doce corredores harán equilibrios sobre sus tacones por la ciudad

La prueba, una de las citas más esperadas del Carnaval, se celebra el viernes entre Arnao y el parque urbano de San Juan

Doce hombres se calzarán este viernes tacones con una medida mínima de siete centímetros para competir en la Carrera de Tacones, uno de los actos más esperados del Carnaval de Telde y que este año tendrá una distancia de dos kilómetros y 120 metros.

La singular prueba atlética, en la que los participantes tendrán que no solo llegar antes que sus rivales, sino mantener como puedan el equilibrio por las calles de la ciudad, se inicia en Arnao y finaliza en el parque urbano de San Juan, en concreto en el auditorio José Vélez. La cita lúdico deportiva tiene previsto su comienzo a las 18.00 horas y partirá desde la calle Inspectora Farmacéutica María del Pino Suárez López y continuará por la rotonda de El Chorrillo, la calle León y Castillo, la avenida Juan Carlos I y la calle Doctor Chil, hasta llegar al auditorio del parque urbano.

A lo largo de la prueba, que se prevé dure como mucho una hora, los participantes tendrán que sortear una serie de obstáculos de manera obligatoria si no quieren ser descalificados. Los ciudadanos que acudan a presenciar esta singular prueba podrán gozar de una tarde donde las risas se mezclarán con el esfuerzo de estos 12 audaces corredores, cuyos tres primeros clasificados obtendrán premio. El primero, de una cuantía de 300 euros; el segundo, de 180 y el tercero, de 120 euros.

El concejal de Festejos del Ayuntamiento de Telde, Agustín Pérez, no descartó que el número de corredores "se pueda incrementar el mismo día de la prueba, porque siempre hay gente que se acerca por allí y pide participar, aunque hoy [ayer para el lector] terminó el plazo de inscripción".

Pérez destacó "el gran interés que este acto se ha convertido en uno de los más esperados del Carnaval de Telde a medida que han transcurrido las ediciones porque es muy divertido y la gente se anima más a participar".

De hecho, según argumentó el responsable teldense de Festejos, muchos de los participantes vienen ya disfrazados y con muchos ánimos de competir y divertirse, aparte de la gente que observa la carrera y ven cómo los corredores tienen que defender para superar los obstáculos y correr sin caerse. Es todo un espectáculo que siempre termina entre risas".

Compartir el artículo

stats