Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte solidario para Aldeas Infantiles

Ritmo y desparpajo en una gala benéfica hecha por alumnos

Un grupo de escolares en plena actuación.

Un grupo de escolares en plena actuación. ALEJANDRO ROSALES

El arte y la solidaridad se dieron la mano en la tarde de este lunes en el Teatro Juan Ramón Jiménez con un objetivo claro, recaudar fondos para Aldeas Infantiles. Más de 45 alumnos del colegio Liceo Francés participaron en una gala benéfica llena de mucho arte, cariño y desparpajo.

La velada artística, organizada por alumnos de entre 11 y 17 años, concentró numerosas actuaciones de música, danza y teatro en la que demostraron que ser solidario también puede ser un acto divertido. Carlos Ruiz es uno de los voluntarios que pusieron su granito de arena tocando a la guitarra un tema propio de blues creado para la ocasión y que interpretó junto a otro compañero. Afirma que "ensayar ha sido divertido porque tienes el aliciente de que la actuación va a ser para una buena causa, por eso tampoco estoy nervioso".

Según cuentan, todos son voluntarios y cada uno propuso una actuación para rellenar las casi dos horas que duró la gala. Pero acceder a sus tres minutos de gloria no fue tan fácil. Hubo que pasar un "casting no eliminatorio" en el que Julie Hampai, alumna, coordinadora y presentadora de la velada, junto a otros profesores, aconsejaba si la actuación estaba bien estructurada o si era mejor cambiar de disciplina. Todo ha pasado por la aprobación de esta alumna, que ha sido la encargada de coordinar a todos los alumnos durante los nueve meses que lleva trabajando para que todo saliera perfecto. "Han sido muchas horas de trabajo extra pero ha merecido la pena y además esto nos ha unido mucho", manifiesta.

Pero para que todo saliera como debía hizo falta la pericia de alumnos como Gilberto Rodríguez, que con 16 años maneja a la perfección la tecnología e hizo que la gala fluyera con la música y la luz justa y necesaria. "Es la primera vez que participo en un evento de este tipo y me gusta".

La frescura y la alegría de estos alumnos se respiraba en el backstage, donde pululaban durante los últimos minutos de ensayo, y en donde se escuchó varias veces que el objetivo ya se había conseguido: alcanzar los 1500 euros de donativo. La cifra la consiguieron con la venta de entradas para los asistentes y la fila cero para los que no pudieron asistir. Marta Mariscal fue una de las alumnas que, además de cantar en la gala, consiguió vender numerosas entradas con fila cero. Con sólo 12 años contó con mucha gracia que la clave para conseguir venderlas era "explicar bien porqué organizamos esta gala benéfica". Éste es uno de los puntos que destaca Veronique Rosso, la Directora de Infantil y Primaria del centro. "Nos gusta colaborar con Aldeas Infantiles porque sus representantes aquí les explican a los chicos y chicas a dónde van a parar directamente sus aportaciones". Según la directora, llevan colaborando con la organización no gubernamental desde 2009 con mercadillos solidarios en navidad, pero ha sido este año la primera vez cuando han querido dedicarle toda la energía y el trabajo de una jornada artística como esta.

Steve Strupiechowich, además de ser el profesor de matemáticas del centro, ha sido uno de los profesores que ha organizado el evento y, según dice, ha descubierto talentos que no sabía que tenían sus alumnos. "Han empleado cada hueco que tenían libre en el colegio y en sus casas para ensayar. Las caras de ilusión que ponen son muy diferentes a las que muestran en mi clase de matemáticas", afirma entre risas.

Mientras, en el patio de butacas, más de 200 personas aplaudían enérgicamente al acabar cada actuación. Y entre ellos muchos padres orgullosos de ver a sus hijos involucrados por completo en una actividad con un fondo altruista. "Es importante que los niños participen en este tipo de eventos porque afianza valores positivos que hacen falta en la sociedad en la que vivimos", comenta la madre de uno de los artistas.

Aunque para muchos de los alumnos es la primera vez que organizan o actúan en un evento para recaudar fondos, aseguran que la experiencia ha sido muy positiva y repetirían "porque es divertido y además ayudas a niños de Gran Canaria".

Para Aldeas Infantiles, este tipo de eventos son los que hacen que puedan ayudar a más familias con los programas que ponen en marcha. Aseguran que trabajar con los alumnos del Liceo Francés es "una delicia, porque les inculcan el valor de la solidaridad desde que son muy pequeños y eso hace que sean muy proactivos y que se involucren por completo en cualquier proyecto que se les proponga".

Lo recaudado en esta gala benéfica irá destinado al programa de centro de día en el que ayudan diariamente a 26 familias con problemas de recursos económicos y exclusión social. Con este programa trabajan desde la prevención para que los niños puedan continuar con sus familias. Además, la ONG acoge a 45 niños que viven en la "aldea" ubicada en Las Medianías y que, aunque trabajan con niños de toda la isla, la mayoría de ellos pertenecen al municipio de Telde.

Compartir el artículo

stats