Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde porfía con Las Palmas y Valsequillo por recuperar la superficie perdida en el mapa

Subsanado el error de la torre de Gando, ahora quedan Los Marteles y la playa de Jinámar

Lugar donde se halla el mojón, destrozado, de la playa de Jinámar.

Lugar donde se halla el mojón, destrozado, de la playa de Jinámar. LP / DLP

La superficie de Telde ha recibido una mordida de tres kilómetros cuadrados en su Plan General de Ordenación Urbana, al pasar de los 102 que le corresponden a los 99 que figuran en el avance del documento aprobado por el propio Ayuntamiento. La torre de Gando, la zona de la caldera de Los Marteles y la playa de Jinámar son los trozos que le faltan al municipio y que ahora se pretenden rescatar.

Álvaro Monzón, concejal de Medio Ambiente y Territorio, remitirá a la consejería de Política Territorial del Cabildo de Gran Canaria dos escritos para que se subsane esta circunstancia, "ya que Telde debe recuperar su superficie real, pero por la dejadez de anteriores corporaciones, que no se preocuparon por este tema, ha retrasado durante años la solución".

Una solución que en el caso de la torre de Gando, primero de los tres espacios que se pretenden rescatar en el mapa de Telde, "ya es una realidad porque el Cabildo reconoce que se equivocó porque la base aérea no le dejó ver bien esta parte y ahora en un pleno tendrán que ratificar que pertenece a Telde", añade Monzón.

Los otros dos enclaves, la zona alta de la caldera de Los Marteles, en disputa con Valsequillo, y la playa de Jinámar, donde Las Palmas de Gran Canaria reclama el 90% de su superficie, también están en la lista de reclamaciones. Según Antonio González Padrón, cronista oficial de Telde, "los documentos y mapas demuestran que el municipio tiene la razón en estas reclamaciones". La real cédula de 1899 y el un acuerdo de 1924 avalan esos tres kilómetros en el mapa.

Compartir el artículo

stats