Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La basílica de San Juan se prepara para recibir a los peregrinos por el Jubileo

El templo teldense es, junto a la Catedral y la basílica de Teror, el lugar designado por la Diócesis de Canarias para que los fieles acudan a ganarse las indulgencias

Basílica de San Juan Bautista, en Telde.

Basílica de San Juan Bautista, en Telde. LA PROVINCIA / DLP

La basílica de San Juan Bautista es junto a la Catedral de Las Palmas y la basílica de Teror uno de los tres templos de Gran Canaria donde los peregrinos pueden acogerse al perdón en el Año Jubilar de la Misericordia y solicitar las indulgencias si se cumplen las premisas establecidas por la Iglesia Católica.

Desde el pasado 8 de diciembre de 2015 y hasta el próximo 20 de noviembre de este año, el templo teldense permanecerá abierto todos los días, de 9.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 21 horas, según explicó José María Cabrera, párroco de San Juan. Las confesiones se atenderán media hora antes de las eucaristías, que comenzarán de 19.30 horas de lunes a sábado; domingo a 7.30, 10-12 y 19.30 horas, menos los viernes, cuando las confesiones serán a las 17.30 y 19. 30 horas.

El párroco de San Juan recuerda, no obstante, que "en la basílica de San Juan por su condición como tal se pueden ganar las indulgencias todos los días del año y en cualquier año, no solo en este Jubilar de la Misericordia ordenado por el papa Francisco. Pero es verdad que en 2016 será más visible la llegada de peregrinos a la basílica, a la que hemos preparado en su interior para recibirlos y por cuya bella decoración nos han felicitado en la Diócesis". El martes el templo lucía una imagen sosegada, con feligreses en oración y turistas comprando medallas y postales relacionados con la basílica.

La imagen, tanto exterior como interior de la basílica, informa a los ciudadanos de la celebración del Jubileo, que arrancó el 8 de diciembre de 2015 en conmemoración del 50º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, que bajo el pontificado de Juan XXIII supuso un punto de inflexión y renovación de la Iglesia Católica.

Cabrera destaca que este Año de la Misericordia "nos invita a todos los cristianos a reactivar la vivencia y la práctica del perdón y de las obras de misericordia y hablar más de lo positivo que de lo malo, de quejarnos menos y perdonar más a nuestros semejantes, como hizo el padre con el hijo pródigo".

El párroco de San Juan basa en cinco las claves para vivir y comprender este Jubileo. "El primer punto sería que el perdón de Dios a la Humanidad es incondicional; el segundo, la invitación a acogerse gratuitamente a la misericordia y el perdón; el tercero, que los ministros de la Iglesia sean misericordiosos con los feligreses; el cuarto, que toda la Iglesia y sus instituciones pongan al servicio de los feligreses los medios que tienen como expresión de la Misericordia Divina y el quinto punto, que la predicación de la Iglesia este año no sea tanto de condena, sino de perdón".

Compartir el artículo

stats