Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La limpieza del antiguo campo de Melenara retira 300 toneladas de tierra

El tractor de Vías y Obras amontona para su recogida la arena que se levanta por el viento o el trasiego de vehículos

La limpieza del antiguo campo de Melenara retira 300 toneladas de tierra

La limpieza del antiguo campo de Melenara retira 300 toneladas de tierra

Nada menos que 300 toneladas de tierra en menos de una semana y todavía queda al menos otra semana más de trabajo. Ésta es la situación en la que se encuentran las labores de limpieza y retirada de arena en el antiguo campo de fútbol de Melenara, unos trabajos que realiza el tractor dependiente de la concejalía de Vías y Obras del Ayuntamiento de Telde.

El departamento que dirige Alejandro Ramos toma así el toro por los cuernos para resolver un problema que habían denunciado durante semanas los residentes en los edificios colindantes con esta antigua instalación deportiva. Éstos se quejaban de las molestias y problemas de salud que les causaba la polvajera derivada del viento y de los vehículos que circulan por la zona en una suerte de rally de tierra, según explicaron.

La demora en el inicio de los trabajos, según señalaron fuentes consultadas, se debe a la escasez de medios con los que cuenta el Consistorio para afrontar las múltiples peticiones que le llegan de los barrios del municipio. De hecho, Vías y Obras, después de que se colocaran vallas para acotar la zona e impedir el aparcamiento de vehículos y se ubicaran los contenedores de basura más cerca del barranquillo, destinó su tractor para, en primer lugar, recoger y hacer pequeñas montañas de tierra en el desaparecido estadio y, posteriormente, proceder a su carga en los camiones para retirarlas del lugar.

Las labores, una vez mojado el campo para evitar la polvajera, han supuesto un alivio para los residentes de la urbanización Verano Azul y 12 de Octubre, quienes se quejaban de las molestias causadas por el levantamiento de la tierra. Ventanas cerradas para evitar que entrara polvo en las viviendas, enfermedades de las personas con alergias o problemas respiratorios fueron los argumentos de los vecinos, quienes advirtieron con una concentración si no se les atendía.

Compartir el artículo

stats