Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Domingo Hernández Peña

"Canarias no tiene futuro, sólo regala sol y playa a los turistas"

"El Archipiélago canario es un pueblo desconcertado que no se conoce a sí mismo y no sabe adónde va", asegura el escritor y doctor por la Universidad Anhembi-Morumbi de Sao Paulo

"Canarias no tiene futuro, sólo regala sol y playa a los turistas"

"Canarias no tiene futuro, sólo regala sol y playa a los turistas"

Su conferencia se titula 'El desconcierto canario', ¿por qué ese nombre?

Me he pasado la vida publicando artículos en periódicos de Canarias. Saber quién soy y para dónde voy es el tema de mi vida y creo que Canarias no sabe dónde está ni para dónde va. Me preocupa este tema, y como canario al que no dejan estar aquí, me respondo a mí mismo. Cómo era, cómo es y cómo podría ser. El problema es que no hay un proyecto de Canarias, y si no hay proyecto no hay futuro. Nos estamos engañando con el turismo, ya que es un disparate cuando dicen que cuanto más turismo hay más desarrollo, puesto que no es verdad. En el Archipiélago no estamos vendiendo nada, sólo estamos regalando sol y playa. Hay muchos argumentos que sujetan esto, como nuestra forma de hablar, que nos falta iniciativa y no tenemos líderes ni un proyecto de futuro.

¿Qué proyecto cree que sería capaz de encaminar Canarias y hacer que tenga el futuro del que habla?

Sólo hay futuro para los pueblos que hacen algo con las manos. Canarias no hace ni exporta nada, y es mentira cuando se dice que exporta para el continente africano. El problema es que no hay una liberanza natural y por esto no hay el proyecto nombrado y continuamos así. Los canarios eran las personas con más iniciativa del mundo, vivían de la nada, fueron hacia América y ayudaron con las independencia de las colonias españolas. Con el miedo de que sucediera lo mismo en Canarias, se creó el Régimen Económico Fiscal, una fórmula para sobrevivir pero con la que no progresas. Este Régimen mató el gran tesoro de los canarios, que era su iniciativa. Soy una víctima del sistema y sólo querría que haya un líder natural en Canarias que hiciera un proyecto de futuro.

¿Atribuye esta responsabilidad a la élite del Archipiélago o a su población?

No hay élite, ¿cuál es la élite en Canarias? Estoy ahora mismo en la casa de León y Castillo y me pregunto qué hubiera sucedido en Canarias si en los últimos tiempos hubiéramos tenido un León y Castillo de cuando en cuando, es decir, una máquina de la iniciativa. El equivalente de León y Castillo hoy no lo conozco en las Islas, por ello no existe futuro.

Ha recorrido Europa continental e Iberoamérica, entre otros lugares del mundo, ¿considera que este factor influye en su visión de Canarias desde otra perspectiva?

Yo no soy un ser extraño, soy un canario que lo sigue siendo aunque no sea querido aquí. Vivo entre Boston y Sao Paulo, lo que hago en estos dos lugares y Lisboa, entre otros, podría hacerse perfectamente en Canarias, pero no hay forma de hacerlo. No quiero nada a cambio, sólo que la gente sea consciente de que no se progresa importando coches y bebiendo whisky.

¿Qué motivos le impulsan a dar esta charla?

Se trata de un tema complejo. En los medios de comunicación hay intérpretes de todo, pero no hay un cronista que interprete las sombras y las luces del sector turístico. A nadie le interesa esta interpretación, por lo que no se puede saber cuál es su futuro. Insisto en que quién no tiene un proyecto en la sociedad, en su profesión o en su familia no sabe para dónde va, por eso el desconcierto canario, porque no tienen concierto. Me he pasado décadas escribiendo sobre esto y no se trata de nada nuevo, estoy reclamando que me digan quién puede influenciar a los canarios para hacer un proyecto y, a partir de ahí, hacerlo. Canarias es un pueblo desconcertado, se trata de una sociedad que no se conoce a sí misma y no sabe para dónde va. Los que saben dónde van sobreviven, y los que no, van a ciegas.

Compartir el artículo

stats