Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aeropuerto manda a la policía a una romería cercana por usar voladores

El lanzamiento de los artefactos pirotécnicos se hizo sin la autorización de AENA y la presencia de los agentes sorprendió a los residentes de Caserío de Gando

Imagen de la romería de San Fermín, el sábado en Caserío de Gando.

Imagen de la romería de San Fermín, el sábado en Caserío de Gando.

Los voladores lanzados al final de una romería acabaron en un pequeño susto para sus organizadores, que vieron como agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil acudieron a Caserío de Gando después de un aviso presentado por la entidad Enaire desde el aeropuerto de Gran Canaria. Todo ha quedado aclarado y los vecinos de este barrio teldense cercano al aeródromo insular ya saben para la próxima vez que deben contar con el permiso de AENA si quieren añadir pirotecnia a sus fiestas. Así lo dispone la Ley de Seguridad Aérea.

No hubo cierre del espacio aéreo por esta causa, según la información facilitada por Enaire. Todo ocurrió al término de la romería de las fiestas en honor a San Fermín, patrón del barrio, que se había desarrollado con total normalidad y una importante asistencia de público, según comentó ayer el presidente de la comisión de fiestas, Tomás Rodríguez.

El recorrido que se había iniciado en Caserío de Gando hasta la ermita de Santa Rita, en Ojos de Garza, llegaba otra vez en el lugar de partida. A su término, se decidió el lanzamiento de dos manojos de voladores, quemar varias tracas y cajas chinas -objetos que desprenden colores cuando se incineran- como colofón festivo, pero la altura alcanzada por los voladores sorprendió a la Torre de Control.

Según confirmaron ayer a este periódico desde el gabinete de comunicación de Enaire, entidad pública encargada de la navegación civil aérea y de los aeropuertos civiles más importante de España, la asociación de vecinos "no había pedido los permisos pertinentes a AENA para el lanzamiento de estos artefactos pirotécnicos".

Desde Enaire se señala que "debido a que dichos lanzamientos estaban en la cercanía del aeropuerto, y según estipula la Ley de Seguridad Aérea, se pusieron en marcha los procedimientos ante artefactos no autorizados". Además, desde comunicación de esta entidad pública, se asegura que no tiene constancia de que "no se llegó a cerrar el espacio aéreo".

Efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, después del aviso realizado desde el aeropuerto, se personaron en el barrio para conocer lo que había sucedido. La Policía Nacional pidió la identificación del presidente de la comisión de fiestas para tomar sus datos.

Allí ya se encontraba la Policía Local para dirigir el tráfico en la carretera propiedad del Cabildo de Gran Canaria, a quien se le había solicitado permiso para celebrar por allí la romería. En el informe policial se refleja que la comisión de fiestas contaba con todos los permisos requeridos, según explicó Juan Martel, concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Telde. "Lo que habrá sucedido es que no pidieron el permiso a AENA para lanzar los voladores porque creerían que no hacía falta. Al Cabildo le vino la petición del corte de carretera y a los agentes les soprendió el lanzamiento de voladores, porque de haber sabido que se iba a producir, antes de dar nuestro permiso tendríamos que informar al aeropuerto y esperar su decisión".

Martel alegó que "es lo que hacemos con las fiestas de otros barrios incluidos en el área de influencia de AENA porque es lo que estipular la Ley de Seguridad Aérea. Esperemos que con este hecho, los vecinos de la costa se informen".

Compartir el artículo

stats