Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Bernetti: "Por muy maravilloso que sea el Caribe Las Remudas siempre será mi hogar"

"Mi vida la tengo en México, pero me gusta volver a mi barrio y recuperar ser ese niño humilde que fui", afirma el actor y cantante

El actor y cantante, nacido en el barrio teldense de Las Remudas, Tony Bernetti.

El actor y cantante, nacido en el barrio teldense de Las Remudas, Tony Bernetti. LP / DLP

¿Nacido y criado en Telde?

Sí, de Las Remudas. Hace 13 años me fui a la Península, primero a Sevilla a estudiar Arte Dramático y después comencé mi carrera con el musical de Grease en la Gran Vía de Madrid, dónde hice de Danny Zuko. Estuve en otros teatros de la capital española e hice giras por todo el país. También algo de televisión, como la serie Un golpe de suerte con profesionales como Toni Cantó. Mi vida la tengo, actualmente, en México, donde llevo cinco años viviendo, pero en este momento estoy de nuevo en la Gran Vía con el musical Don Juan Tenorio, que se estrena el 6 de octubre.

¿A qué se dedica en América?

Sobre todo a mover mi disco, que se llama Hotel América, de mi producción y composición. Me he centrado en el folklore de distintos países fusionado con pop. Es un trabajo de experimentación tanto personal como musical. Tengo la ventaja y fortuna de ser canario y conocer la música latina bastante bien, porque en nuestras verbenas nunca falta una salsa o un merengue.

¿Feliz de estar en España?

Siempre es un placer trabajar de nuevo en mi país, porque las circunstancias te obligan a ser emigrante de tu tierra.

¿Más oportunidades fuera?

Pienso que las oportunidades se crean con un buen trabajo constante. Creo que uno debe ser instrumento de los directores y de los que estén por encima para fomentar y crear las oportunidades.

¿Nunca le han faltado?

Porque nunca he desistido de intentar hacerlo lo mejor que puedo.

¿Hasta cuándo se queda?

De momento tengo este compromiso con la producción. Tengo mi vida en México, pero da mala suerte poner una fecha de vuelta. Espero que se retrase y que sea porque el publico acepta bien el musical y tengamos la fortuna de alargarlo. Pero volveré a casa, se extraña.

¿No extraña su país natal?

Sí, pero también la libertad de no sentir que mi Gobierno intenta oprimir a los artistas, por eso no pienso mucho en volver. España es un gran país pero muy mal dirigido en ese aspecto, lo que es una pena porque tenemos una cantera de artistas en todos los niveles, pero por desgracia o fortuna debemos marcharnos. Extraño mi tierra, la voz de mi madre o hablar con mi familia, que sigue en Las Remudas, e irme me ha servido para darme cuenta de lo que tengo.

Su paso por Telde es seguro.

Sí, a ver a mi familia y amigos, y estar con ellos el tiempo que pueda.

¿Cuándo fue la última vez que pisó el municipio?

Para despedir a mi abuela que estaba a punto de fallecer. Me crié con ella y fue un momento muy triste, ir a un sitio que amas para ver por última vez a alguien. Ahora quiero volver para encontrarme de nuevo. Me gusta perderme en el Sur o estar en mi barrio humilde, porque cuando vuelvo recupero ser ese niño humilde que fui toda mi infancia. Mis padres y mi hermana siguen allí, llevan un vida muy tranquila, que nada tiene que ver con la mía, que es muy ajetreada. Me gusta cuando hablo con mi madre desde Los Ángeles o desde dónde esté, porque al final sus inquietudes siempre son las mismas, cómo qué comí ese día.

¿Conserva sus amistades?

Siguen siendo exactamente las mismas. Cuando vuelvo, mis amigos se enfadan porque les pido ir a los mismos sitios, como a comerme un bocadillo donde me lo comía siempre, ver a gente de toda la vida que incluso cuando llego me dicen que han fallecido. Siempre mantengo el contacto, y me gusta todo esto, porque la Isla me hace tener los pies sobre la tierra.

¿Tiene algún recuerdo especial de la ciudad dónde creció?

Muchísimos, como en la playa de La Garita pasando veranos inolvidables con mis amigos. Vivo en Cancún, en el Caribe mexicano, que es un lugar hermoso, pero para mí es muy importante cerrar los ojos de vez en cuando y transportarme a todas esas circunstancias, a la iglesia de La Pardilla, los veranos enteros con mis amigos en los árboles del barrio tirando piedras con los niños del barrio vecino o los recuerdos en casa de mi abuela donde realmente descubrí mi vocación. Fue en Las Remudas donde me desarrollé como persona y artista. No tuve la fortuna de tener dinero para pagarme mis estudios, así que fui autodidacta unos años, hasta que la vida le sonrió a mi familia y pude empezar este camino.

¿Siempre fue vocación?

Siempre, además en mi casa hay muchos artistas. Mi madre canta muy bonito, mi hermana baila muy bien y mis abuelos siempre han tenido mucho talento, pero no pudieron desarrollarse como tal. Mi abuelo de joven fue actor en la capital grancanaria muchos años, estuvo en el Pérez Galdós por los años 30.

Es usted un afortunado.

Sí, pero tuve que esforzarme para conseguirlo. Cuando le dije a mi padre que quería hacer Arte Dramático me dijo que me ayudaba con la estancia en la Península, pero que para formarme tenía que buscarme la vida. Sin duda, esto fue lo mejor que hicieron mis padres por mí, porque valoré todo mucho y vi lo que de verdad es la vida. Una parte muy importante me ayudaron ellos, pero otra tenía que trabajarla yo. Querían que entendiese que en la vida todo es difícil.

¿Tiene previsto volver a Telde?

Siempre tengo previsto volver, aunque sean unos días. La verdad, me da mucha tristeza ir porque se que tengo que regresar. Cada vez que me subo en el avión en Gran Canaria y me alejo de la Isla, dejando atrás la Isleta, lloro o hay un sentimiento que me ata y me hace saber que es mi casa. Por muy maravilloso que sea el Caribe, increíble el mundo o grande Hollywood, Las Remudas, mi casa, Telde y la Isla siempre son y serán mi hogar.

Compartir el artículo

stats