Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Los Llanos se quejan del mal olor que obliga a cerrar locales

La inundación por aguas fecales en la calle Chanita Ruiz se suma a los daños en viviendas cercanas por el desborde de los vertidos de las cloacas

Dependencias cerradas.

Dependencias cerradas. YAIZA SOCORRO

El mal olor que soportan los vecinos de la calle Ingeniero León y Castillo, en Los Llanos, procedentes del reboso de las aguas fecales en la zona se ha cobrado una nueva víctima, la oficina que Servicios Sociales tiene en la calle Chanita Ruiz, anexa a la anterior. El aroma nauseabundo, reconocido incluso por los ediles Diego Ojeda y Agustín Arencibia, responsables de Servicios Sociales y Saneamiento, respectivamente, ha obligado a cerrar las dependencias hasta nuevo aviso -ha pasado más de una semana- y se atiende a sus usuarios en la propia concejalía, situada a unos 400 metros de distancia.

Arencibia indicó que "el problema del edificio es que se hizo mal el desagüe para las aguas fecales y cuando llueve mucho, como pasó esos día, se estanca y deja en todo el edificio malos olores". La solución, según el edil, "y para acabar con este problema de manera definitiva, es hacer obras en la canalización y se le encargará a Aguas de Telde y esperamos en la próxima semana se empiecen".

Diego Ojeda, por su parte, coincidió con su compañero de gobierno en resolver cuanto antes esta situación, aunque indicó que "la actividad de esta oficina la hemos trasladado a la propia concejalía y se ha atendido a los usuarios sin mayores problemas". En esa oficina se atiende a los beneficiarios de ayudas sociales y otros servicios del área dirigida ahora por Ojeda.

Sin embargo, las quejas de los vecinos continúan. Al mal olor reinante, con menos intensidad pero siempre molesto, se une el riesgo de nuevas inundaciones en los garajes o bajos de las viviendas, como ocurría ayer en la calle Ingeniero León y Castillo. "Y eso que no ha llovido, sino que se ve que han hecho caso omiso de nuestras reclamaciones y solo hemos oído buenas palabras, pero no hechos", indicaban algunos de los residentes.

Además, aseguran que no entienden cómo Aguas de Telde recomienda colocar una arqueta para evitar nuevas inundaciones -200 euros o más- "cuando la culpa es que la obra está mal hecha. Antes de colocar las nuevas canalizaciones de las cloacas, que fue el año pasado, cuando llovía y en octubre fue el gran temporal, no se mojó ninguna casa y ahora resulta que caen cuatro gotas y tenemos que sacar las aguas negras y desechos del interior. Es una vergüenza".

Compartir el artículo

stats