Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pan egipcio en casa y especias para todo

Diez alumnos finalizan un taller de cocina asiática en la Casa de la Juventud guiado por Idaira Ojeda

Pan egipcio en casa  y especias para todo

Pan egipcio en casa y especias para todo

Carlos Álamo lo tiene claro. Si tuviera que elegir una de las 12 recetas que le han enseñado a lo largo de los tres días de taller de cocina asiática en la Casa de la Juventud, se queda -sin ninguna duda- con el pan egipcio. "Se parece al tradicional nuestro, pero lleva más azúcar, la fermentación es más corta y su forma es como la de una torta pero más ancha de lo normal", explica el estudiante de Ingeniería Industrial mientras resalta su fácil elaboración "porque se hace en el horno y en poco tiempo", agrega, y asegura que se trata de un producto al que dará vida a partir de ahora en su casa. Además, tanto él como su profesora culinaria, Idaira Ojeda, destacan la cantidad de especias que se necesitan para cocinar casi cualquier plato de Asia. Junto al resto de compañeros, Álamo y la maestra aterrizaron ayer de un viaje gastronómico por el continente del picante y lo agridulce.

Aunque sus estudios poco tienen que ver con los fogones, el joven de 26 años -ya emancipado- cuenta que la cocina es su afición y que cuando se enteró de la existencia de la actividad tuvo que apuntarse. "Me llamó la atención el asiático porque este tipo de comida me atrae y todavía más saber que no sólo se trata de platos chinos o japoneses, sino también de la India o de Egipto, entre otros", puntualiza.

Alega que lo que más le sorprende de estas recetas "es la cantidad de especias que se utilizan de todo tipo y muy combinadas, lo que da lugar a contrastes de sabores mucho más amplios", señala. Así, entre cortes de verduras, ingredientes en su justa medida y las indicaciones de Ojeda, él y los otros nueve alumnos disfrutaron de buen ambiente y mejores platos, "que se pueden hacer en casa sin problema", garantiza Álvarez a la vez que agradece la iniciativa, "puesto que ayuda a conocer más el mundo y a comer más variado".

Por su parte, la docente en el CIFP Villa de Agüimes -y con una trayectoria de 20 en años en el sector de la hostelería-, afirma que, después de años formándose en la elaboración de comidas de todo el planeta, "la de estos días es muy fácil de elaborar y se diferencia de la nuestra en que aquí sólo solemos usar sal mientras los asiáticos añaden muchos condimentos y picante".

Puntualiza que "en los talleres que imparto salgo de la rutina de lo que se conoce en Gran Canaria, del típico rollito chino o de los platos de la India que se ven aquí". Asimismo, explica que la innovación la lleva en la sangre y que "me gusta enseñar elaboraciones diferentes y con las recetas originales de los países que corresponden, porque lo que nos encontramos en estos restaurantes en las Islas son platos muy adaptados a Occidente". Una forma perfecta de encontrar diferencias y acariciar otra parte del globo terráqueo.

Y mientras el puré de berenjenas con el pan estrella cautivó a Álvarez, el Shambar -un caldo hindú con lentejas peladas "y la mezcla de muchas especias"- no dejó indiferentes, "porque se trata de un primer plato de cuchara muy completo", añade Ojeda. Pero ayer fue el día de las despedidas y, para ello, "y por demanda", aprendieron a elaborar rollitos de primavera, tortitas de camarones con salsa agridulce y chopsuey de pollo "pero el de verdad". Una tarde de gente con ganas de aprender y de comer bien.

Compartir el artículo

stats