Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los problemas aparecen cuando damos mucha importancia al apego y al rechazo"

"Revolución es buscar al culpable fuera; evolución es mirar en uno mismo y liberar la propia tensión", explica el lama tibetano

Chögyal Namkhai Norbu, ayer, en el Hotel AC Gran Canaria. QUIQUE CURBELO

¿Qué relación existe entre cuerpo, mente y alma?

Cuando hablamos de mente, lo hacemos de alma, porque no nos referimos a ella como tal. Así, la relación entre cuerpo y mente depende de nuestras energías.

¿Considera que el equilibrio es necesario para ser feliz?

Sí, pero también depende de cómo se conecte ese equilibrio. El tema de la energía es muy importante para la vida, uno no puede vivir sólo con mente y cuerpo, porque esta es quién los conecta.

¿A qué llama energía?

Nuestro cuerpo está basado en los cinco elementos -espacio, viento, fuego, agua y tierra- y estos son la energía. Si falta algo en esa constitución de los cinco, es cuando aparecen los problemas, porque es lo que ocurre cuando algo no está en equilibrio. Es lo mismo que sucede en los países, estos elementos tienen que estar en equilibrio, porque cuando lo están hay paz.

¿Se llega al equilibrio pleno?

Sí, pero las personas tienen que aplicar algo, y no se trata de un conocimiento intelectual. Lo primero de todo es comprender, porque el problema es que muchos no entienden todo esto de lo que hablamos y cuando no se comprende, el equilibrio no se alcanza. Asimismo, algunos lo comprenden intelectualmente pero no lo aplican, por lo que no se alcanza el beneficio.

¿Las personas de Occidente tienen más problemas a la hora de experimentarlo?

No tiene que ver con el lugar, se trata de un problema del ser humano, porque somos muy limitados y egoístas y esto hace que se rompa el equilibrio. Tenemos que comprender esto y trabajar en ello, de manera que el beneficio no sea sólo para el individuo sino para el colectivo.

¿Qué se puede hacer para solventar los conflictos mundiales?

No se pueden hacer milagros, no es tan fácil, pero sí podemos comprender esto, porque esta es la base de todo. Si el individuo lo entiende puede haber una evolución y un desarrollo.

¿Cuál es el fin que hay que comprender?

En primer lugar, la condición del individuo con mente, cuerpo y la energía, porque estas son las tres puertas de la existencia. Para que haya equilibrio entre ambas, los cinco elementos también lo necesitan, y esta es la base a comprender. En la medicina tibetana se dice que en la condición del ser humano hay tres humores y estos están vinculados con las tres raíces de las pasiones y todo está conectado con la energía. Si los tres están en equilibro las personas están sanas y sin problemas.

¿Muchas enfermedades son fruto de este desequilibrio?

Por supuesto. Si no hay equilibrio el cuerpo físico está dañado.

¿Alcanzarlo libera?

Sí, porque cuando la persona y su mente están bien y está en equilibrio, también lo está su propia dimensión y la persona está relajada.

¿Es suficiente una vida para llegar a la salud mental plena?

Lo importante es comprender y aplicar de verdad, no hasta donde llegas. Por ejemplo, en la tradición budista se habla mucho de mindfulness, es decir, la presencia y no estar distraídos, algo que se puede aplicar en cualquier cosa que estemos haciendo. Si uno tiene una vida normal y trabaja en una escuela o en una tienda, cuando está más presente en su vida en todo lo que tiene que hacer, esta es más fácil, porque uno de los principales problemas que tenemos en la agitación. Cuando uno está presente puede comprender que está nervios y se puede relajar.

Se pierde demasiado tiempo en el pasado y el futuro.

Estamos muy condicionados por la mente. Estar presentes quiere decir no ir detrás de ella, porque la presencia es comprender lo que esta está haciendo.

¿Los pensamientos pueden ser un enemigo importante?

Estos pueden ser positivos o negativos, pero depende de si estamos presentes o no. Si nos condicionan no podemos garantizar que nos lleven a algo positivo.

¿Utiliza alguna herramienta para conseguir vivir el presente?

Sí, es como conducir. No siempre estamos sólo conduciendo, sino que hablamos o hacemos otras cosas pero siempre atentos porque si no habría consecuencias. Deberíamos aplicar este ejemplo en otras cosas, así la vida es la práctica.

¿Cómo afectan los apegos?

Antes hablamos de las raíces de los tres humores y una de ellas es el apego, que tiene en su contra el odio y el rechazo, ambas con la misma raíz, porque con el apego lo queremos todo y con la rabia lo rechazamos. Vivimos queriendo y rechazando, y si lo comprendemos podemos relajarnos, porque si damos mucha importancia tanto a uno como a otro, creamos los problemas. Además, es necesario ver qué hacemos nosotros y no juzgar al resto.

¿De esto trata la evolución?

Evolución es liberar la propia tensión, porque siempre buscamos al culpable fuera y nos creemos inocentes. La idea de querer que el otro sea el culpable se llama revolución, mientras que la evolución es cuando entiendo que la base soy yo.

¿Cuáles son las otras raíces?

La ignorancia, que nada tiene que ver con el conocimiento intelectual, sino con no entender nuestra condición; y la rabia. Cuando se combinan entre ellas junto al apego se generan los celos o el orgullo.

¿Se aprende a entender esta condición?

Esto es la esencia que comunica todas las vías espirituales, porque todos tenemos la posibilidad de superar la ignorancia.

¿Cómo influye el amor?

Si no estamos presentes el amor no funciona.

Compartir el artículo

stats