Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infraestructuras El sueño de un edificio emblemático convertido en pesadilla

El auditorio donde arrullan las palomas

El Palacio de las Artes y la Cultura de Arnao continúa en completo abandono, sin inversiones previstas en este mandato y con críticas por su peligrosidad y desuso

El 1 de marzo de 2000 se colocaba la primera piedra del que debía ser la mayor sala de audiciones de Canarias y el emblema de la apuesta de Telde por la cultura. En los planes del alcalde que inició el proyecto, Francisco Santiago, se incluían traer al Palacio de las Artes y la Cultura obras tan magnas como la tetralogía El anillo de los nibelungos, de Wagner, y otras producciones de calidad. La idea, básicamente, consistía en revitalizar el barrio de Los Llanos tanto en su actividad comercial como con la dotación de una oferta de ocio que también incluía los multicines, también cerrados desde hace años.

Sin embargo, la realidad es otra 17 años después. No es la historia de amor de Sigfrido y Brunilda la que se puede escuchar en el recinto inacabado, sino el rítmico arrullo de las palomas y el cortejo del macho hacia la hembra. Estas aves, que se cuentan por centenares y que han convertido al también llamado auditorio de Arnao en "el mayor palomar de Telde", en palabras de Alejandro Ramos, portavoz socialista, no son las únicas inquilinas. Gatos, ratas comparten el alojamiento con quienes presuntamente trapichean o consumen drogas, además de convertirse en un peligro para quienes entren en su interior por su mal estado.

De hecho, Juan Antonio Peña, portavoz de Unidos por Gran Canaria, afirma que "he visto vídeos de gente practicando deporte en el recinto y hay zonas donde la altura es considerable, fatal si alguien se cae".

La situación, pese a la mezcla de rechazo y resignación de la ciudadanía por un edificio cuyo estado afea la imagen del céntrico barrio de Los Llanos y por extensión, de la propia ciudad, no va acambiar, al menos en este mandato. La argumentación es la misma, no hay dinero para culminar lo que el portavoz del Partido Socialista define como "un ejemplo de derroche de dinero público" y Juan Francisco Artiles, líder de Más por Telde señala como "un sueño más convertido en pesadilla por la mala gestión".

El maná económico que supondrá el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), dinero que procede del extinto Impuesto de Tráfico de Empresa (ITE), reportará a Telde algo más de tres millones de euros este año y unas cantidades por determinar en las anualidades de 2018 y 2019, hasta un total de más de 13 millones de euros, según las previsiones. Pero ni siquiera toda esa inversión junta bastaría, y en eso están de acuerdo todos los partidos de la corporación , para finalizar lo que desde hace años se conoce como el Mamotreto o la Mole entre los residentes e incluso visitantes.

Aunque las suma que pueda costar, según los cálculos realizados a todos los grupos políticos del Ayuntamiento divergen en algunos millones, la cifra mínima supera los 15 millones e incluso hay quien cree que podría llegar perfectamente a los 30 millones de euros, ya que su estado de deterioro es tal que habría que reforzarlo.

Desde el grupo de gobierno, la concejala de Urbanismo y Patrimonio Municipal, Gloria Cabrera, declara que "durante este mandato no se podrá destinar ninguna inversión para acabar el edificio, porque la situación financiera del Ayuntamiento no lo permite". Cabrera expone que "la situación del edificio no es buena, ya que se ha visto afectados por las inclemencias del tiempo y el paso de los años, pero sin inversión exterior es imposible hacer nada por su elevado coste para nuestas arcas".

La edila de Coalición Canaria afirma que "debemos ser prudentes y no dar falsas expectativas a los ciudadanos sobre este tema, habrá que esperar a tener mejor situación económica para hacer algo". No obstante, afirmó que desde el grupo de gobierno sí se está trabajando con otra de las papas calientes de esta zona del centro, los aparcamientos subterráneos, también abandonados desde que se le retiró la concesión a la empresa adjudicataria de su gestión. Cabrera considera que "bien con fondos del Fdcan o con otros recursos podamos solucionar este problema y atender así a una demanda histórica de los vecinos y la asociación de empresarios de la zona comercial abierta de San Gregorio, quienes reclaman aparcamientos".

Así las cosas, sin inversiones previstas y con dudas sobre su reconversión para otro uso y su futuro mantenimiento, el edificio seguirá plantado en pleno centro urbano de Telde hasta que, según el gob ierno local y la oposición, algo en que todos coinciden, vuelvan los dineros de Europa o de otras administraciones para desatascar este embrollo urbanístico. En 2007 ya se habían gastado, según las declaraciones efectuadas aquel año u nos 15 millones de euros, pero la suma se puede disparar hasta el doble, aunque los cálculos difieren dada la inmensidad de la obra entre otros 15 o incluso 30 millones.

La oposición, preguntada sobre el futuro de la infraestructura, coincide en el negro futuro de las infraestructura sin acabar. Unos apuestan por un informe de expertos para saber qué hacer con él y otros directamente creen que lo mejor es derribarlo. Su alto coste para finalizarlo y su posterior mantenimiento, las principales razones para echarlo al piso y aprovechar la estratégica y valiosa ubicación del suelo que ocupa.

Esther González, concejala junto a Guillermo Eugenio del grupo de No Adscritos, cree que "antes de tomar una decisión sobre qué se tendría que hacer, en primer lugar es fundamental determinar unaserie de puntos: estudiar si el proyecto original responde a las necesidades de la población teldense y si no fuese así, estudiar si se podría modificar. Además, conocer el estado actual de la construcción y determinar con criterios técnicos si es viable la continuación del proyecto y cuál sería el coste del mismo y determinar si la financiación es viable". Para los No Adscritos, afines a Podemos, "los fondos deben estar garantizados para que no vuelva a ocurrir lo mismo y se tenga que volver a paralizar".

Asimismo, González apunta que se debe conocer "si tendría la financiación suficiente para el mantenimiento posterior y que se realmente se pueda ofrecer a la ciudadanía una oferta cultural de nivel. Otra opción sería sacar a concurso la gestión siempre como condición indispensable que dicha gestión esté enfocada al uso y disfrute de la comunidad, nunca de intereses privados". Por último, la concejala expone que "si técnica y económicamente resulta inviable continuar el proyecto, se tendría que demoler y darle al suelo un uso del que se podría beneficiar la ciudadanía".

El socialista Alejandro ramos ve muy difícil la salvación del Palacio de las Artes y la Cultura porque su estado de conservación es pésimo y su diseño hace inviable que se le dé un uso distinto para el que se construyó. "No hay inversores interesados en su gestión, su finalizacción puede costar entre 19 y 25 millones de euros y, además, Europa no permitiría que se destinara a otra finalidad, aparte de que la infraestructura tal como está impide que sea un centro comercial o un hotel de ciudad, como se ha hablado. Es preferible y más barato devolver el dinero a Bruselas, tirarlo al piso y aprovechar el suelo, que es muy bueno por la situación donde está ubicado y que podría destinarse para la construcción de espacios públicos o viviendas".

Ramos enfatiza en que ha sido una obra desproporcionada para Telde y un ejemplo "de derroche del dinero público".

Juan Francisco Artiles, portavoz de Más por Telde, ve imposible que el auditorio de Arnao cambie de uso porque "es una partida finalista de Europa y si se cambia hay que devolver el dinero. Los expertos deberían informar sobre qué hacer con el edificio, que es un sueño más convertido en pesadilla".

Unidos por Gran Canaria, a través de su portavoz, Juan Antonio Peña, afirma que "es una necesidad crear una mesa de consenso y definir su futuro antes de hacerr nuevas inversiones, además de plantear la necesidad actual y real y los gastos anuales a la Administración". El edil alega que su estado lo hace muy peligroso y que "es una prioridad buscarle una solución con lo que salga de esa mesa de consenso. Está abierto y se pueden ver vídeos de chiquillos entrando y recorriendo el edificio".

Sonsoles Martín, portavoz del Partido Popular, se suma a la iniciativa de crear una mesa de trabajo y que sean los expertos los que estudien si el Palacio de las Artes y la Cultura tiene solución. "Se llegó a hablar de un concurso de ideas para hacer un hotel de ciudad, pero no llegó a convocarse".

En opinión de la concejal popular, "no solo hay que pensar en el edificio, sino también en su mantenimiento y el entorno, pero creemos que desde la debilidad actual hay que luchar para que sea una oportunidad para la ciudad".

Compartir el artículo

stats