Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fotógrafo que huyó de la guerra

El joven fotógrafo iraquí, que falleció el lunes ahogado en La Garita, dejó su país por el conflicto bélico

5.000 fotos en 48 horas.

5.000 fotos en 48 horas.

"No soy el mejor fotógrafo del mundo, pero soy Mostafa Hamad con mi propia visión". Así se definía en las redes sociales el joven iraquí que el pasado lunes falleció en el bufadero de La Garita cuando trataba de retratar la fuerza de la marea en la costa teldense. El destino hizo que Hamad, quien abandonó su país natal a la edad de 13 años cuando Estados Unidos lo intervino y provocó una guerra, fuera arrastrado por una ola en aquel momento y perdiera la vida cuando recorría Gran Canaria junto a un grupo de amigos para captarla con su cámara de fotos.

Hamad, que el martes de la pasada semana cumplió 27 años, nació en Bagdad, la capital de Irak, ciudad en la que pasó su niñez y parte de su adolescencia hasta que, cuando tenía 13 años, estalló la denominada Operación Libertad Iraquí, en la que el gobierno de George W. Bush, con el apoyo del por entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, y el dirigente británico Tony Blair, entre otros, invadieron el estado de oriente medio para derrocar a Sadam Husein por contar con armas de destrucción masiva y apoyar a Al Qaeda, grupo terrorista que dos años antes había perpetrado los atentados del 11-S.

El portal web Photographyblogger.net, que elaboró una breve reseña sobre la trayectoria del fotógrafo fallecido, apunta que Hamad huyó a Siria para, dos años después, comenzar una nueva vida en Alemania. En el país teutón consiguió la nacionalidad y estudió ingeniería mecánica. Desde hace unos siete años comenzó a dedicarse a la fotografía, especializándose en las imágenes de paisajes y en la composición de varias fotos nocturnas.

Mostafa Hamad consiguió relevancia en las redes sociales, con más de 62.000 seguidores y 15,6 millones de fotos vistas en portales especializados en este arte como Flickr . Una de sus instantáneas incluso fue elegida entre las 35 mejores del año 2015 por esta web. La tituló Sobre el 'Skyline' y en ella se pueden apreciar los rascacielos de la ciudad alemana de Fráncfort bajo un atardecer. "En la mayor parte de mi trabajo, siempre he estado buscando la parte superior para capturar el movimiento de la luna y las estrellas y otros fenómenos asombrosos. Pero en esta foto elijo lo contrario, es decir, disparar desde arriba hasta abajo para recoger el movimiento de la ciudad de Fráncfort en un momento mágico de la puesta de sol que nos muestra la creatividad de su creador", explicó en su cuenta de Facebook.

Durante los últimos años ya había visitado Gran Canaria para captarla. Una de esas fotografías, que bautizó como Otra vía láctea, recoge una sucesión de la luna y la vía láctea sobre la oscuridad del barranco de Ayacata, entre los municipio de San Bartolomé de Tirajana y Tejeda. Esta imagen le reportó 13.300 me gusta en Flickr y 969 comentarios, lo que la convirtió en la más popular de sus fotografías en este sitio.

Entre otros paisajes que retrata de la Isla se encuentran Costa Ayala, con el vaivén de la marea golpeando el acantilado y con Las Palmas de Gran Canaria de fondo; el Roque Nublo y el perfil del Teide, o el litoral de Arucas. Y es que en sus redes sociales dejaba ver su pasión por viajar y conocer nuevos rincones, que siempre inmortalizaba con su cámara de foto. Por su objetivo pasaron ciudades como Londres, Gante (Bélgica) o Milán.

En enero de 2016 compartió en su perfil de Facebook el nacimiento de su hija Luna. Bajo su fotografía junto a la pequeña recién nacida, cientos de mensajes le felicitaban. Sin embargo, estos comentarios se tornaron en pésames desde el martes, cuando sus amigos tuvieron conocimiento de su fallecimiento en Gran Canaria.

Ocurrió la tarde noche del pasado lunes, cuando el sol estaba a punto de desaparecer. El grupo de fotógrafos con el que viajaba Mostafa Hamad había acudido a la zona de el bufadero de La Garita después de recorrer la Isla. La idea era tomar imágenes de la fuerza del mar en este fenómeno morfológico aprovechando la falta de luz. El iraquí se acercó demasiado a la costa y una ola lo arrastró mar adentro. La fuerza de la marea lo golpeó contra las rocas y lo dejó inconsciente, merced a la marea.

Al lugar se desplazaron los bomberos del Consorcio del parque de Telde, que, debido al mal estado de la mar y a que la luz natural prácticamente había desaparecido, no pudieron adentrarse para proceder a su rescate. Un helicóptero de Salvamento Marítimo, cuya tripulación está capacitada para rescates nocturnos, fue el que logró localizar el cuerpo flotando a unos 20 metros de la costa. Los miembros de esta institución pública procedieron a izar el cuerpo y comenzaron las tareas de reanimación cardiopulmonar al encontrarse en parada cardiorrespiratoria.

Los masajes continuaron durante su traslado hasta el Hospital Doctor Negrín, donde los médicos realizaron la reanimación cardiopulmonar avanzada sin éxito, confirmando finalmente su fallecimiento. Un fallecimiento que se produjo de forma trágica cuando el joven Mostafa Hamad practicaba una de sus pasiones.

Compartir el artículo

stats