Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sociedad Homenaje al político teldense en la plaza de San Juan

León y Castillo 'cumple' 175 años entre lo solemne y la alegría escolar

Más de un centenar de estudiantes, políticos y ciudadanos colocan ante su busto 175 rosas rojas y amarillas, una por cada año celebrado

52

Ofrenda floral a Fernando León y Castillo por sus 175 años

Sombra del Nublo y Cumpleaños Feliz fueron de los dos temas interpretados ayer, uno instrumental y otro con las cantarinas voces de los alumnos de los colegios San Juan y Fernando León y Castillo, para festejar el 175º aniversario del nacimiento del Fernando Léon y Castillo, uno de las figuras más destacadas de finales del siglo XIX y las dos primeras décadas del XX en la historia política de España. Un himno y un estribillo, uno con un sonido solemne que encoge el corazón al escucharlo; el otro, más alegre y que desata incluso las palmas y las risas, que no irían juntos en una ceremonia de homenaje, pero que casan a la perfección. El tercero, aunque primero en interpretarse, fue del himno patriótico de Santiago Tejera Ossavarry.

La plaza anexa a la de la basílica de San Juan Bautista, donde se encuentra el busto erigido a León y Castillo, tomó el relevo de la Catedral de Santa Ana este año. Con un tiempo algo encapotado por las nubes que iban cerrando el cielo, el acto se desarrolló con puntualidad, sobre todo porque los más de 100 escolares presentes tenían que regresar a las aulas a las 13.00 horas y en su desarrollo se convirtió en la exhibición del orgullo de una ciudad por uno de sus próceres más conocidos.

No es para menos, nacido en 1842, León y Castillo se convirtió en uno de los grandes de la política española del siglo XIX pese a que sus orígenes procedían de una ciudad muy alejada en aquellos tiempos de las grandes urbes españolas. Así y todo, su gran cultura y humanismo, además de su carrera en la política puso a Telde en la historia del país y posteriormente en Francia, la capital oficiosa de Europa. Su legado político, social y cultural, como recordaba Antonio González Padrón, conservador de la casa museo León y Castillo, "permanece vivo 175 años después de su nacimiento y casi 100 años de su muerte, que se cumple en 2018".

"Y es que León y Castillo", añadía González Padrón, "ha significado algo importante para los ciudadanos de Telde, para los paisanos de Canarias y para todos los españoles. Una vida dedicada al servicio público, una vida con una alta rentabilidad desde el punto de vista económico, social, político y cultural, que refleja que se trató de un personaje excepcional dentro de la historia de España".

El busto de León y Castillo comenzó poco a poco a colorearse de las rosas rojas y amarillas que formaban la bandera de España con la colocación por cada uno de los escolares presentes de estas flores, aunque también participaron políticos locales -del grupo de gobierno y de la oposición-, insulares y representantes de colectivos sociales y culturales. Al final de la ofrenda floral se mostraba el homenaje en piedra de la ciudad a su hijo predilecto, realizado en 1900 por Eloise Bosch, con un tono más vistoso que el habitual grisáceo del resto del año con tanto rosa y amarillo.

La Banda Municipal de Telde se encargó de poner la carne de gallina a quienes reconocen a Sombra del Nublo no solo como el himno oficial de Gran Canaria, sino también como el sentimiento hacia la Isla. Unos acordes interpretados por los músicos dirigidos por José Martel que se escucharon en silencio respetuoso por los asistentes, al que siguieron las voces del más de centenar de escolares de los colegios públicos San Juan y Fernando León y Castillo. Ellos pusieron el tono alegre a la solemnidad de un acto que el próximo año tendrá una doble celebración: el 176 cumpleaños y el primer centenario del óbito del político teldense.

De León y Castillo Gran Canaria ha heredado, según Antonio González, "las ganas por luchar y por ser la ciudad de Las Palmas la verdadera capital del Archipiélago, ser Telde una ciudad con arraigo histórico, con mentes progresistas y liberales y después tener un concepto de España como unión de antiguos reinos y hoy una nación fuerte y poderosa en Europa y en el mundo. En definitiva, el orgullo de sentirese teldense, grancanario, canario y español a la vez". La figura excepcional de León y Castillo no tiene parangón en las politicas española y canaria actuales, en opinión del cronista oficial de Telde, "ya que no ha surgido ninguna figura con la importancia que tuvo el marqués de Muni, hay buenos políticos, pero no como él". Al final del acto se dispersaron los asistentes a sus labores en un día, 30 de noviembre, que volverá a tener el próximo año, esta vez en la capital grancanaria, al prócer en el recuerdo.

Compartir el artículo

stats