La erradicación de la importante tasa de absentismo escolar en el Valle de Jinámar con una oferta educativa y social que atraiga a los alumnos que abandonan las aulas es el reto que se ha marcado el proyecto 'Educando el talento'. Esta iniciativa incluida en el Plan Integral de Jinámar y que desde febrero a junio de este año se desarrollará en los centros escolares del barrio, se basará en un "trabajo que no es de oficina ni para experimentar con los vecinos, con un equipo formado por profesionales muy cualificados que defiende que sí es posible cambiar la realidad social", según explicó esta mañana la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández.

La regidora destacó que 'Educando el talento' pertenece al ámbito social del plan diseñado para el Valle, donde se pretende llegar a acuerdos con organizaciones no gubernamentales (ONG) para el desarrollo de programas y actividades que mejoren la realidad social de este populoso distrito del municipio. Hernández, quien firmó el convenio para el desarrollo de este programa auspiciado desde la empresa pública Fomentas con el representante de Aldeas Infantiles, Francisco Javier Perdomo, indicó que el absentismo escolar, que puede afectar a unos 300 alumnos aunque son 50 los casos más significativos, tiene su raíces en problemas de convivencia familiar, en un sistema educativo rígido que no integra a todos los estudiantes o una situación de vulnerabilidad social porque son familias monoparentales y con pocos recursos económicos.

Sin embargo, pese a la difícil tarea de cambiar esta situación de la marcha de menores de las aulas, tanto Hernández como Perdomo consideran fundamental la presencia de un equipo permanente de trabajo que tendrá a su disposición toda la maquinaria municipal para lograr el objetivo. El representante de Aldeas Infantiles señaló que "se debe llegar a la raíz del problema y que sean los propios jóvenes los que realicen propuestas para mejorar su situación. El máximo recurso cuando se trabaja con jóvenes es el propio joven, al que no se le debe venir con ideas preconcebidas, sino conocer sus inquietudes e intereses para que desarrollen su talento, sus habilidades". Talleres y actividades en los próximos cinco meses, en horario habitualmente de mañana, aunque con ampliación a las tardes según se desarrolle el proyecto serán las herramientas apuntadas por Francisco Javier Perdomo para luchar contra el abandono de las aulas en Jinámar.

Con un importe de 47.595,90 euros, un equipo estable bajo la supervisión de Xavier Aparisi, experto en desarrollo comunitario y formado por la antropóloga y educadora social María Alemán Mireles, el trabajador social y psicopedagogo Eladio Méndez Trujillo y la creación de un comité ejecutivo para adoptar las decisiones necesarias para su buen funcionamiento, la comunidad escolar y las familias del Valle serán las beneficiarias del esfuerzo ya iniciado con la reforma de su parque de viviendas y a los que se pretende sumar también el impulso económico en una programación a medio plazo y, como apuntó Aparisi, "es una gran oportunidad para mejorar la vida de la comunidad en los 10 años de vigencia del plan".

El flamante supervisor de los programas que se desarrollen en el Valle mostró su entusiasmo por "una tarea tan importante como esta, en la que venimos a sumar con los profesionales ya adscritos".