Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Twaif, red social sin ánimo de postureo

Tres jóvenes teldenses crean una aplicación gratuita para el móvil que permite compartir fotografías graciosas e interactuar con otros usuarios mediante juegos

Twaif, red social sin ánimo de postureo

Twaif, red social sin ánimo de postureo

En una era donde las redes sociales han invadido la conciencia general impregnando en las mentes de jóvenes y mayores (pero sobre todo de veinteañeros) una serie de normas no escritas en donde las fotografías con fondos blancos, sonrisas dentífricas y el aliño de texto que acompaña a la imagen al más puro estilo paulocoehlista son la clave del éxito. Toda persona ajena a esta tecnología moderna es un marginado, un outsider del oeste más salvaje: el mundo del postureo.

Facebook, Instagram, o Youtube dejan de ser un medio de comunicación y entretenimiento para convertirse en un trabajo. "Mamá, papá, quiero ser influencer", es lo que se puede oír a los millenials cuando les preguntan qué quieren ser de mayor. Y de esa obsesión enfermiza por conseguir los deseados likes o me gusta, podría llegar la esclavitud del internet o la revolución de las máquinas. Extremo, pero no por ello menos cierto. Aunque de todo caos surgen héroes que intentan restablecer el orden, y así es como surge Twaif.

"Sólo queremos que la gente se divierta", algo que parece haberse perdido en redes donde lo popular precede a la diversión. Por eso, Javier García, Martín Suárez y Marcos Morales, tres jóvenes teldenses decidieron dar una vuelta de tuerca a la finalidad de las redes. Twaif (nombre derivado de twister face o cara retorcida) es una aplicación para iphone que sigue los patrones de una red social al uso (sacar fotografías y compartirlas públicamente y recibir comentario), sin embargo, no lo es en absoluto.

"Funciona con juegos", explica Javier García, uno de sus creadores. "Subes una foto e interactúas con otros usuarios mediante juegos, como el modo puzzle o las fotos enigma". No hace falta más que un selfie que mezclar con otro subido por otra persona para crear una imagen divertida y original, alejada de todas aquellas posturas mirando al horizonte o tumbados en la playa como es el caso que se encuentra en las redes populares de hoy en día.

"Nosotros no nos sentíamos identificados con ese tipo de aplicaciones, no nos atraen por nuestra forma de ser", explica García. "Así que de forma improvisada, hablando una noche, pensamos primero en hacer algo divertido, una red solo de subir caretos graciosos o algo así". Y tras más de un año de puro debate, diseño y esfuerzo, Twaif derivó a lo que es hoy. "Nos costó", admiten. "No teníamos ni idea de programación, tampoco ningún capital para poder desarrollarlo y por eso el proceso fue más lento de lo normal."

Sin embargo, lo que, según confiesan, les ayudó muchísimo a la hora de concluir con el proceso de avance y mejora de la aplicación fue el programa para emprendedores Go 2 Work, inaugurado en el Espacio Coworking B de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria en Infecar.

"El coworking nos ayudó muchísimo y fue un gran salto, fue muy positivo porque nos proporcionaron mentores y nos enseñaron en todos los ámbitos para crear una empresa", explica. Una vez finalizado el curso y tras la presentación del proyecto Twaif quedó en el segundo puesto, una posición que ahora les podrá beneficiar para ser seleccionados en la edición del Go 2 Work de Londres. "Eso nos permitiría conocer más inversores, programadores y trabajar en un espacio diferente, algo muy provechoso para nosotros", explican.

En conclusión, poco a poco y paso a paso en la lucha contra el postureo moderno. Aunque por lo pronto y según los resultados del programa Go 2 Work, parece que les está funcionando. "Esperamos que esto salga bien, que todo aquel que se canse de posar se descarga Twaif y disfrute haciendo un poco el tonto", declaran entre risas, el motor de su trabajo.

Compartir el artículo

stats