Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La joven que denunció una agresión en su instituto es expulsada temporalmente

Educación revela que la resolución de la directiva del centro será anulada por no presentar oportunidad de alegaciones a los padres de la menor

La joven que denunció a un compañero de instituto por agredirla durante la hora del recreo ha comunicado públicamente que el centro escolar la ha expulsado temporalmente. El caso ha quedado registrado en Inspección Educativa, unidad dependiente de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, desde donde afirman que se anulará la decisión impuesta por la dirección de estudios del instituto, al no haber posibilitado a los padres de la joven un trámite de audiencia para presentar alegaciones antes de llevar a la práctica la resolución. Asimismo, desde la dirección del centro se han negado hacer ninguna declaración al respecto.

Aunque hace dos semanas que se produjo el incidente en la cafetería del instituto -el 14 de mayo-, el pasado lunes a las 18.30 horas la afectada recibió un mensaje directo de su tutora vía Remind (conocida aplicación móvil de uso académico que facilita el contacto entre docentes y alumnos a la hora de entregar o recibir las evaluaciones, notificar tareas, etc) en el que se le comunicaba que desde el martes no podría asistir a clase y en el que se instaba a la menor a que se concentrase en el estudio de sus exámenes finales y en la realización de la tarea que la docente colgaría en dicha aplicación.

La joven relata quedarse estupefacta y preocupada ante la noticia a menos de un mes del final de curo "pues nadie del centro mandó ningún escrito oficial sobre el asunto ni me avisaron cara a cara", explica la joven. "Sí que llamaron a mi madre por la mañana de lunes para que fuese al instituto a hablar con la directora, pero como no podía ir por motivos de salud pidió que le enviasen un documento escrito sobre el asunto que quería tratarse, o que hablasen primero conmigo; nadie hizo nada y si no me llega a avisar mi tutora voy directa a clase el martes, ¿y qué hubiera pasado?", se pregunta la menor consternada y afirma estar nerviosa. Del mismo modo, aunque la joven obedeció ante la notificación de la tutora y no asistió a clase el martes por la mañana, sus padres han tomado la decisión final de acudir a un profesional.

La madre de la estudiante, que hace unos días admitía que lo único que esperaba era una disculpa del centro a su hija, ha concertado una cita con un abogado para el próximo jueves con la intención de informarse sobre las opciones que pueden tomar y asegurarse que es posible llegar a demandar a la entidad educativa por daños morales.

"No me voy a quedar de manos cruzadas, por lo pronto quiero que la gente sepa lo que ha pasado porque me parece intolerable", declara la joven en señal de protesta. La preocupación que siente reside esencialmente en la incertidumbre sobre sus futuras clasificaciones. "Estaba siendo duro estar en el instituto por todos los comentarios y rumores, pero cuando pensaba que se estaban calmando las cosas me viene esto de sopetón y no sé que va a pasar a menos de un mes de que termine el curso con mis exámenes." De hecho, la joven ya había manifestado anteriormente su temor por ser trasladada a otro centro escolar a estas alturas del semestre, medida que asegura que le afectaría en sus estudios.

También su familia avisó hace días de los síntomas nerviosos que sufría la estudiante en el centro, sintiéndose el blanco de todas las criticas en el momento en el que el Gobierno de Canarias mandó un comunicado oficial alegando que no había sucedido ningún tipo de agresión y que la joven había salido de la cafetería -lugar donde sucederían los hechos- intacta.

Dicho comunicado incluía la declaración de la directiva del centro, que aseguraba que en caso de que realmente hubiera sucedido un caso de violencia en el centro los docentes hubiesen actuado en concordancia al problema. "Aquí se actúa siempre ante cualquier incidente que atente contra la convivencia y nos parece del todo reprochable que se pueda poner en duda la profesionalidad de todo el equipo docente, describiendo un centro donde no se actúa contra las agresiones, sin siquiera haber pedido nuestra versión", declararon desde el comunicado oficial emitido el pasado 17 de mayo.

La Inspección Educativa se hará cargo de la investigación de este caso con el fin de aclarar finalmente todas las pesquisas que se han ido produciendo a lo largo de los días sobre el incidente en la cafetería. Por otro lado, la menor también ha acudido a un colectivo feminista con el que se reunirá durante esta mañana para comentar su situación y analizar la viabilidad de convocar una manifestación por lo derechos de la mujer en el ámbito del sistema educativo.

Compartir el artículo

stats