Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malestar por los botellones y el exceso de ruido en el merendero de Melenara

Los vecinos denuncian la suciedad y la contaminación acústica que se genera en la playa

5

Merendero de Melenara

Los jóvenes anhelan el verano como una abeja a su miel. El calor, la playa y, sobre todo, el tiempo libre que poder gastar con los amigos son algunos de los elementos que más atraen a los adolescentes (y no tan adolescentes). Por ello, el merendero de Melenara, espacio libre que utilizan muchas familias del municipio para comer y pasar un rato agradable bajo la sombra de los pinos, es también un lugar clave donde la juventud teldense pasa una gran parte del tiempo. Comida, música y alcohol. El triángulo que ha generado molestias para varios de los vecinos del barrio costero, y por el cual la plataforma Unidos por el Ruido en Telde se hace eco y denuncia el asunto.

Latas de refresco y cerveza, cajas de pizza y de tabaco, bolsas de plástico y un gran etcétera de residuos que los vecinos de Melenara pueden ver a primeras horas de la mañana en la zona de el merendero. "Es cierto que los operarios de limpieza del Ayuntamiento de Telde hacen su tarea y siempre queda todo impecable, pero es una pena que eso quede así y lo tengan que recoger otros cuando hay papeleras y contenedores en las proximidades", declaran portavoces de la plataforma.

Pero si la suciedad es algo que preocupa a muchos de los residentes anexos a la playa más popular del municipio, los altos niveles de ruido molestan aún más. "Que vengan con los grandes equipos de música y la pongan a todo volumen en un espacio que está dirigido a familias molesta", afirman miembros del colectivo.

Pero además, el merendero tiene un horario y unas normas que no se están cumpliendo. Y es verdad, aunque poca gente las conozca. Ya en su apertura en el 2013, durante el mandato del Partido Popular y con María González Calderín como concejala al cargo, el merendero se presentó como un espacio familiar abierto de 11.00 a 19.00 horas en temporada alta y una hora menos en temporada baja (horas en las que está presente el servicio de socorrismo y donde también está disponible el balneario de la playa). "Queremos dormir tranquilos, sin ruidos de adolescentes que se pongan a beber por las noches", declaraban preocupados los vecinos semanas antes que el merendero se construyese, hace cinco años. Y parece que lo les preocupaba ha tornado en realidad. "Melenara es una playa con bandera azul, y tiene que cumplir con los requisitos medio ambientales, pero parece que en este aspecto flaquea", declaran desde la plataforma. "Que una vez o dos pueda ocurrir esto pasa, pero que se convierta en una costumbre no se puede permitir; hay alcohol, hay drogas, gente que practica sexo en la zona, incluso hace poco que desalojaron a una indigente que realizaba sus necesidades en la zona, tienen que hacer algo", señalan. La plataforma sugiere que se refuerce la vigilancia, "sobre todo en estos meses de vacaciones, que es cuando más actividad se produce en esta zona", y dejan constancia de que "no estamos en contra del ocio, sino de que este atente al civismo".

Compartir el artículo

stats