Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Chacho, arréglame el fotingo!

Jóvenes mecánicos fundan un taller especializado en la reparación de coches clásicos y antiguos

Cristo del Pino Navarro y Aarón Naranjo, jefe de equipo y mecánico, manipulan el interior del Pierce-Arrow, en la sede de la empresa en Telde. ANDRÉS CRUZ

Casi todos los comienzos son duros cuando se quiere innovar, y así fue en el caso de Car Home Services. Este taller mecánico se especializa en la rehabilitación y mantenimiento de coches clásicos y antiguos, "algo que no se ha visto en la Isla antes", asegura el gerente de la empresa, Gustavo Cabrera. Tiene 27 años y se sale de la media de los empleados, pues casi todos rondan los 24 años.

"Somos un grupo de jóvenes que ha apostado por algo nuevo, y nos ha salido bien", admite orgulloso Cabrera, que fundó la empresa con otros tres compañeros del curso de Formación Profesional de automoción, al que asistió en 2012 en el centro Cruz de Piedra. "Quien no arriesga, no gana", dice el dicho popular que estos chicos se repiten a sí mismos.

Emprendimiento

En el caso de Cabrera, el amor por este tipo de coches le viene de familia. "En casa teníamos algunos modelos, pero esto lo he querido hacer por mi propio pie. ¡Mis padres pensaban que estaba loco por afrontar un reto como este!", cuenta con gracia. "Yo salí al mercado laboral en 2012 y no conseguí trabajo teniendo la capacidad, las ganas y los conocimientos que tenía", explica el gerente. "Mi equipo y yo empezamos lavando coches, pero cuando vimos la oportunidad nos tiramos a la piscina y creamos esta empresa", cuenta satisfecho.

Hace ya un año que pusieron en marcha este nuevo negocio, asentado en primer lugar en El Sebadal y ahora con otra sede en el Parque Empresarial de Melenara, en la calle Simón Bolivar (cuya apertura oficial tendrá lugar el próximo 12 de noviembre). "Nuestras islas tienen un fuerte patrimonio histórico relacionado con los automóviles, pero está apartado, y debido a las nuevas normativas medioambientales, la carburación ya no se toca como antes y apenas existen mecánicos que traten los coches antiguos", cuenta Cabrera, en respuesta a la pregunta de cómo surge esta idea.

"El problema es que todos esos particulares que coleccionan este tipo de coches no tienen talleres que les lleven el mantenimiento, y ahí entramos nosotros", aclara. Según sus cálculos, el número de coches antiguos y clásicos en la Isla ronda los 800. "Hemos querido hacer hincapié en lo de antaño, aunque también trabajamos con las nuevas tecnologías", añade, pues aunque lo que más destaca del negocio es, precisamente, la especialización, tampoco dejan atrás la reparación más tradicional. "Somos mecánicos al fin y al cabo, y atendemos a cualquier tipo de cliente".

Cabrera destaca de Car Home Services "la sinceridad: nosotros le hacemos partícipe al cliente de todas las fases en las que se encuentra su coche durante la reparación; mandamos fotos por whatsapp, le informamos de los pasos y resolvemos cualquier tipo de duda".

En general están satisfechos, de ahí que la apuesta continúe. "En un año se ha pasado de cuatro empleados a 19, hemos expandido el negocio a una nueva fábrica y tenemos muchísima aceptación social, tanto en redes sociales como en la suma de clientes fijos", destaca.

También es cierto que no se trata sólo de un taller mecánico. "Participamos en ferias, servicios de bodas, exposiciones y demás eventos, intentamos estar en todo para dar fomento a los coches antiguos", admite Cabrera. Por otro lado, también confiesa que el mantenimiento de este tipo de vehículos "es muy complicado". La media de tiempo para la rehabilitación es de un año. "Los talleres ahora no reparan, se limitan a cambiar las piezas; el problema es que estos coches no tienen piezas intercambiables, son muy antiguos y lo que necesitan es una reparación, pero esto conlleva mucho tiempo y paciencia", explica como si se tratase casi de un proceso orgánico.

"Siempre digo que hay clases de talleres y talleres con clase, y nosotros nos diferenciamos en que ponemos delicadeza a nuestro trabajo, somos honestos y sabemos transmitir seguridad a los clientes", explica Cabrera, que ha visto la demanda que hay y ha aprovechado la situación para expandirse.

"La idea es seguir creciendo, aunque ahora nos centraremos en esta nueva nave que antes albergaba un viejo taller mecánico y que hemos rehabilitado por completo para el negocio", explica emocionado. Por otro lado, lo que más puede chocar del negocio es lo jóvenes que son todos los integrantes de este gran proyecto, que goza de éxito y prosperidad. "El jefe de equipo tiene sólo 23 años y controla a 19 trabajadores, por ejemplo", detalla Cabrera. "A la gente le choca, pero hay que darle la oportunidad a la gente joven; no vale la excusa de que hace falta experiencia porque sé de primera mano el talento que tenemos los de nuestra generación y así es la filosofía que tengo para esta empresa", y tras un año continuarán luchando para que todo salga bien.

Compartir el artículo

stats