Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ilustradores en la guerra por el arte

El teatro municipal expone los dibujos de 24 jóvenes l Los ilustradores han creado una agrupación para promocionar su arte

De izquierda a derecha, Tegaray Galiano, Javier Afonso y Bárbara Sánchez.

De izquierda a derecha, Tegaray Galiano, Javier Afonso y Bárbara Sánchez. Yaiza Socorro

No son pocas las dificultades que se le presentan a un joven artista. Ganarse la vida en el mundo del arte es complicado, y si uno no conoce bien los trucos del negocio de la pintura y la ilustración entonces se retuerce el camino mucho más. La Agrupación de Ilustradores Canarios se formó hace un año con la intención de crear una comunidad segura para los ilustradores, que además fomentase la promoción, la protección y el valor de las obras de los artistas jóvenes de la Isla.

"En el mundo del arte hay mucho individualismo a la hora de trabajar: el objetivo de este grupo es que nos apoyemos los unos a los otros a la hora de visualizar nuestras ilustraciones, dar consejos sobre los precios que deben estipular a la hora de vender o comunicar los diferentes eventos que se organizan en Gran Canaria o el resto de islas en relación al cómic", explica Javier Afonso, presidente y creador de esta agrupación -con un total de 40 miembros-, que recientemente ha inaugurado su primera exposición colectiva en el Teatro Juan Ramón Jiménez (disponible hasta el 26 de abril).

En esta ocasión solo han tenido la oportunidad de exponer 24 artistas del colectivo, "pero la idea es seguir moviéndonos para conseguir salas más grandes que nos permitan mostrar las obras de todos, para estar en igualdad de condiciones", expone Afonso.

Láminas de acuarelas a todo color, dibujos digitales y cuadros al óleo. La imaginación no tiene límites, y cada pieza tiene impregnado el espíritu de un artista original y único. Irene Sánchez, vicepresidente de la agrupación de artistas, sostiene que ama dibujar desde los 11 años.

"Estudié el ciclo de cómic y hace tres años que me dedico a este negocio", asevera la artista. "El tiempo que le dedico a mi arte, el presupuesto de los materiales y la promoción que hago de mi trabajo son elementos que deberían valorarse mucho más y a veces es complicado vivir de esto porque tienes que luchar constantemente por abrirte un hueco", sostiene la joven de 22 años. Mayara Haridian Betancor, otra miembro del colectivo, asiente en consonancia con las palabras de su compañera. "Hay que ser muy constante en las redes sociales para que te conozcan; el problema que yo veo es que en este país está muy poco valorado nuestro trabajo, y no entienden el precio que este pueda tener por las horas y el esfuerzo que ponemos", asegura Betancor. "He vendido más dibujos en países extranjeros, a través de internet, que en España: aquí rara vez vendes sin peros por delante", asegura. Pero precisamente el colectivo busca romper poco a poco con estos clichés del arte. "Vamos a organizar charlas y talleres en eventos", afirma por su parte el presidente.

Compartir el artículo

stats