Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Juan Martel

"Invertir en cultura es buscar una sociedad preparada, con más autoestima"

"Recuerdo el comienzo del anterior mandato como la peor etapa de mi trayectoria política en el Ayuntamiento", destaca el concejal de Cultura y Juventud

Juan Martel en el escenario del teatro Juan Ramón Jiménez. YAIZA SOCORRO

Es usted el concejal que más tiempo ha estado en el Ayuntamiento de Telde.

Sí, ya son más de veinte años y un total de seis mandatos. Cuando comencé era una etapa bonita, donde podía invertirse y de hecho fue una de las mejores épocas que ha vivido el municipio. Soy de los pocos que puede decir cómo ha sido la experiencia de pasar de la bonanza a la estrechez económica. Hemos estado mucho tiempo viviendo en la crisis económica. Recuerdo cuando comenzó el mandato anterior, a mediados de 2015. Sin duda lo recuerdo como mi peor etapa en la gestión política, lo pasé fatal porque ningún proveedor quería trabajar con nosotros. Era muy desagradable, llegaron muchas sentencias judiciales por no pagar a su debido tiempo.

¿Se siente satisfecho por su trabajo tras estos años duros?

Sí. Tuvimos que generar otra vez confianza y fue complicado, pero me siento contento porque creo que conseguimos resolverlo. La verdad es que he vivido muchos momentos en la administración; algunos buenos y otros malos, pero estoy contento. El otro día alguien me comentó que podría escribir un libro sobre mi experiencia y la verdad es que me lo he planteado. Quizá para más adelante. Desde que llegué hasta hoy creo que siempre he sido más que político, compañero de los trabajadores. No olvido que vengo de la calle, y creo que he hecho todo lo posible por cumplir con mis objetivos. Esto es una lucha diaria y seguiré esforzándome.

Ha estado durante casi dos décadas al frente del área de Seguridad. ¿Cómo afronta el cambio a Cultura y Juventud?

Creo que es bueno cambiar, sobre todo cuando ya llevas tanto tiempo haciendo lo mismo. No me ha resultado complicado, creo que también porque he estado mucho tiempo trabajando en el sector público y conozco bien la administración. Es verdad que las áreas de Cultura y Juventud nunca las he tocado y además son muy importantes para el municipio y tienen un calado de actividad amplio, pero creo que me estoy adaptando bien y además agradezco todo el trabajo que realizan desde los departamentos y de la empresa pública Gestel, que es quien gestiona la cultura. Tenemos un muy buen equipo y me lo hacen fácil.

¿Tiene claro su línea de trabajo para este año?

Los nuevos presupuestos que están por aprobarse no suponen un cambio muy grande en la partida de estas áreas, pero espero que para el próximos sí que podamos aumentar el montante. Es necesario porque hace falta que la cultura vuelva a valorarse como se hacía antes de la crisis, ya que no es solo una programación; acompañada con la educación es invertir en salud, en juventud, en prevención y en una sociedad mejor preparada, con más autoestima. Por eso en este mandato hemos decidido llevar la cultura a la calle, a las escuelas y a los institutos. Queremos crear hábitos desde la infancia y llegar al máximo de los lugares del municipio.

Confía que el descorsetamiento del Plan de Ajustes en el 2021 permita mejorar el desarrollo del área.

Por supuesto, ahí está la clave. Tenemos que recuperar el músculo administrativo con el que antes contaba Gestel para poder trabajar mejorar, porque hay muy poco personal para todos los proyectos que nosotros queremos realizar. Por ejemplo, en el ámbito de las bibliotecas. Están desbordadas. Yo he propuesto al redactor del Plan General de Ordenación que se busque un solar para construir una nueva biblioteca en Telde. Hay que destinar un espacio para una biblioteca moderna, que albergue las nuevas tecnologías y que de respuesta a una demanda. Este es otro de los objetivos en este mandato.

Nota entonces que la gente demanda más cultura y más espacio para enriquecerse.

Sí. Telde ha crecido muchísimo, son otros tiempos y hay mucha gente joven preparándose. Las bibliotecas son un espacio fundamental y sé que necesitamos por lo menos una, aunque no descarto que pudieran hacerse más. Puede que suene demasiado optimista, pero así he sido así siempre y no voy a cambiar ahora. La costa también merece un espacio literario, hay que cambiar la concepción centralista. Tenemos más de 100.000 metros cuadrados y no hay que focalizar toda la actividad en el casco. Hay que buscar la manera de facilitar y acercar la cultura y la educación en otros espacios.

Habla de los jóvenes. Muchos se trasladan a la capital en busca de más oferta de ocio. ¿Busca la forma de asentarlos en Telde?

Creo que es una tarea que tiene que ver con todas las áreas del Ayuntamiento; hay que trabajar en conjunto con los departamentos de Educación; Festejos y Deportes principalmente para que nuestra juventud sienta que estamos mirando hacia ellos. En otras épocas el municipio ha servido de referente para los jóvenes; la campaña de 'Súbete a la ola de la vida' fue puntera, un hito histórico del municipio. Creamos ese espacio para que la juventud tuviera un lugar donde entretenerse durante el verano y funcionó muy bien, atrayendo incluso a canarios de otros municipios. Creo que debemos seguir trabajando para que el municipio vuelva a estar en el lugar que le corresponde y sobre todo escuchar, porque es verdad que a veces actuamos bajo criterios propios sin darnos cuenta que la juventud tiene su propia voz. Hay que saber qué es lo que ellos quieren ver y disfrutar.

El área ha estimado en 700.000 euros la reparación de la Casa de la Juventud. ¿Cree que podrá ejecutar las obras?

Estamos trabajando para que así sea, porque con ello alcanzamos dos objetivos; primero tener ese centro abierto para que se asienten los colectivos jóvenes y conservar una de las joyas arquitectónicas de esta ciudad. Es nuestra responsabilidad política. Por otro lado, tenemos también otro proyecto en marcha para llevar a cabo la rehabilitación de la Casa Condal. Ahora mismo está albergando oficinas administrativas por la falta de espacios, pero en su día se planteó como un museo etnográfico y creo que pronto podremos retomar esa idea.

Cuando se muden al edificio de El Cubillo.

Sí, que parece que será pronto. Es posible que antes de que finalice este año podamos transformar la Casa Condal en un centro de artesanía y folclore; podremos destinarlo para visitas y para trabajar con los escolares.

Compartir el artículo

stats