El Ayuntamiento aprobó inicialmente las Cuentas Generales de 2020 en el pleno ordinario de este mes, que tuvo lugar ayer, aunque sin el respaldo de ningún grupo de la oposición. La principal argumentación a este negativa rotunda se debió al rechazo por parte del grupo de gobierno de todas las enmiendas presentadas por los miembros opositores, por lo que tachaban al tripartito de "imponer su criterio, pasar el rodillo y hacer uso de su mayoría", expresaron todos los portavoces.

La concejala del área de Economía, Celeste López, espetó que habían varias razones por las cuales se desestimaron las alegaciones. "Algunas iban en contra de la normativa vigente, otras de acuerdos plenarios y otras muchos en contra de contratos", añadió López a su discurso inicial, para defender seguidamente que los Presupuestos marcados buscan tres fines concretos: atender la realidad ciudadana, sentar las bases de la recuperación económica y devolver los servicios de calidad. Asimismo, resaltó que el borrador establecía un incremento del 4,4% en la partida de gastos (con un total de 84'4 millones de euros) que beneficia a áreas como Turismo y Bienestar Animal, que aumentan su partida en casi un 50%; Educación, que es el departamento en el que más se invertirá u otras concejalías como Playas, en las que se espera redactar pronto un plan de seguridad y salvamento.

Estos argumentos no bastaron al resto de formaciones, que además de considerar que "este no es el Presupuesto de la Corporación, sino del grupo de gobierno", también consideraron que el documento no reflejaba "en absoluto una hoja de ruta, está hecho sin cabeza", expresó con dureza Sonsoles Martín, portavoz del PP, que además resaltó el descenso de las partidas en las áreas de Agricultura, Empleo, Desarrollo Local y Tráfico. Esther González, de Unidas Podemos, criticó que en 2018 no habían podido ejecutar el presupuesto en su totalidad en áreas en las que ahora se incrementaba la partida, como Presidencia.

Además de este asunto, el Ejecutivo aprobó por unanimidad la nueva ordenanza del ruido y un convenio para mejorar la accesibilidad en las casas de las personas con movilidad reducida y bajos recursos económicos.