Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

Tres años llenos de dolor por la muerte de Yurena López

Lidia Henríquez acude al juicio que se celebra en contra del hombre que mató a su hija pese a que no puede ingresar a la sala por la covid-19

Tres años llenos de dolor

Tres años llenos de dolor

Tres años en medio del dolor. Es el tiempo que lleva Lidia Henríquez esperando a que se juzgue al hombre que cegó la vida de su hija. Con camisas blancas y negras, todas con una imagen en común, la foto de la joven de 23 años Yurena López, que encontró la muerte a manos de su novio el 31 de marzo de 2017 en Lomo Magullo, Telde. Así se apostó ayer su familia en el exterior de la Ciudad de la Justicia para exigir de forma simbólica que se haga “justicia”. Además de porque temen que el presunto cómplice del autor del crimen quede en libertad, también han expresado su molestia porque este no está en prisión provisional por estos hechos.

Con la voz quebrada, la madre de la víctima narró que se sentía como aquel 31 de marzo de 2017 cuando se sentó en una piedra mientras la policía custodiaba el cuerpo de su hija, tras irse la ambulancia. “Estoy como ese día, esperando a que me traigan a mi hija viva”, contó la mujer. Para Henríquez han sido tres años “muy fuertes a nivel emocional”. También le ha resultado agotador todo el proceso por el que ha tenido que pasar para llegar a este momento.

“Solo quiero que se muestren todas las pruebas de los expertos donde ya se da por hecho que los dos que hoy se sientan en el banquillo estuvieron en el crimen de mi hija”, aseveró. La madre de la joven relató que el delito cometido contra Yurena fue “bastante macabro”, en especial por “todo lo que le hicieron en su cuerpo”.

Añadió que uno de sus deseos es que la sociedad vea hasta qué punto son capaces de llegar “estos monstruos psicópatas”. Asimismo, admitió que tiene “mucha fe” en que se dicte una sentencia favorable, donde se le haga justicia a Yurena y en la que tanto Víctor Ayoze Gil, como su presunto cómplice, José Manuel H., “sean declarados culpables”.

Henríquez apuntó que su anhelo es que se termine esto en términos favorables para la víctima pues quiere comenzar junto a su familia “a vivir una etapa diferente”. Mientras eso sucede, los familiares de la joven estarán apostados en el exterior de la Ciudad de la Justicia, donde se lleva a cabo el juicio durante todos los días que duren las vistas orales.

“Es que tengo la sensación de que si no estamos, está Yurena sola”, insistió con tristeza. Aunque quisiera estar presente durante las cuatro sesiones que restan, la madre de la víctima enfatizó que están respetando las normas por la Covid-19 y que es por ello que no han hecho una manifestación. “Si vienen personas a acompañarnos, como es el caso de la asociación de vecinos La Barriada de Chile y Guanarteme, cuya presidente Pepi González hizo acto de presencia ayer, haremos que se respete todo el protocolo de la pandemia”, concluyó la mujer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats