Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Las puñaladas a la víctima de la familia de Las Remudas se acercaron al corazón

Las médicos forenses señalan que las cuchilladas afectaron al pulmón pero no llegaron a otros órganos vitales, por lo que no estuvo en peligro la vida del agredido

De izquierda a derecha, los acusados ‘El Raña’, Israel S., y Jonathan I. S., junto a su abogada, ayer en el juicio. | | JUAN CASTRO

De izquierda a derecha, los acusados ‘El Raña’, Israel S., y Jonathan I. S., junto a su abogada, ayer en el juicio. | | JUAN CASTRO

La víctima del apuñalamiento en Las Remudas sufrió las cuchilladas cerca del corazón. Las peritos del caso señalaron ayer que las heridas inciso contusas afectaron al pulmón y con esto su capacidad respiratoria y, aunque fue de peligrosidad, “no estuvo en riesgo la vida” del agredido. En la segunda sesión del juicio que se sigue en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas contra los hermanos Marcos ‘El Raña’, Jonathan, María Candelaria I. S., y los hijos de esta última; Saray e Israel S. I., por un delito de asesinato alevoso y lesiones leves, las médicos forenses manifestaron que las dos puñaladas se hicieron con un cuchillo de grandes dimensiones y cerca de varios órganos vitales como el corazón.

“Si no se hubiese tratado de manera inmediata le hubiese perjudicado bastante”, señaló una de las especialistas, a la vez que destacó que si no penetró toda la hoja del cuchillo en el cuerpo del afectado pudo ser porque este “no estaba quieto”. En cuanto a las secuelas especifican que son tres cicatrices, dos por las cuchilladas y una debido a la intervención quirúrgica que se le realizó para drenarle el pulmón y sensación de hormigueo o dolor en las mismas.

Respecto a las heridas que presentaron las hermanas de la víctima durante la segunda reyerta, las peritos indicaron que la también acusada Tania P. tuvo cervicalgia, lesiones en el tobillo izquierdo, mano derecha, así como una erosión ocasionada por la presión de una uña. Mientras, la otra mujer herida contaba con diversos hematomas en el cuerpo. Respecto a la investigada por el intento de asesinato, Saray S. I., según el parte de lesiones presentó contusión, hematomas y arañazos.

En la vista oral también declararon los seis acusados siendo el primero Marcos I. S., alias ‘El Raña’, quien sólo accedió a responder preguntas de su letrada defensora, admitió que apuñaló a la víctima pero sin la “intención” de matarle. Asimismo, indicó que estaba en el parque del barrio cuando su sobrino Israel S. I., le avisó lo que pasaba entre su sobrina Saray y el afectado. “Pedí el cuchillo a un amigo porque yo lo vi a él -el agredido- con un bate y una botella”, sostuvo, a la vez que matizó que “nadie sabía” que él portaba un cuchillo dentro de la ropa. En su derecho a una última palabra, el imputado que se encuentra en prisión provisional pidió “perdón” a la familia del agraviado y recalcó que no era su intención.

Por otra parte, el también procesado Jonathan I. S., contó que se acercó al lugar de los hechos tras escuchar gritos por su ventana y percatarse de que la víctima estaba “amenazando y agrediendo” a su sobrina Saray S. I. “Bajé con Israel y Marcos desde el parque”, declaró. “Yo no tenía nada en las manos y al llegar le dije que soltara el bate para estar iguales”, expresó. “Yo no vi que mi hermano -’El Raña’- venía por detrás, de haberlo hecho lo hubiese parado”, insistió, mientras recalcaba que no había urdido un plan con sus familiares para matar al agraviado.

El caso quedó visto para sentencia y el fiscal mantuvo sus peticiones de hasta doce años de cárcel

decoration

Sin embargo, tras ser cuestionado por la letrada de la acusación particular debido a la “contradicción” respecto a que estaba en casa cuando salió, supuestamente, a ayudar a la encausada Saray I. S., y después decir que había acudido con Marcos e Israel desde el parque hasta las afueras del bar donde ocurrió la pelea. Este apuntó que estaba solo en su domicilio mientras que los otros investigados varones estaban en el parque.

Israel S. I., por su parte, declaró que escuchó los gritos de su hermana y al asomarse vio a Alexis con un bate y una botella, por lo que se asustó. “Fui a buscar a mi tío Marcos para decirle lo que pasaba y él me mandó a buscar a Jonathan”, narró el acusado. “No estoy acostumbrado a eso así que cogí una botella del jardín para defenderme, sólo eso”, exclamó. El procesado negó haber espetado frases como “mata a ese maricón” y que tampoco se percató de que ‘El Raña’ quisiera apuñalar al agredido. “Nunca habíamos tenido un problema”, concluyó.

Por otro lado, la investigada María Candelaria I. S. reseñó que estaba de camino al centro de salud cuando le avisaron de que su hija “tenía un problema” con la víctima y, aseguró, vio al agredido armado con un bate y una botella. “Al llegar al lugar mi hija estaba en el suelo, Tania y su hermana le estaban pegando mientras Jonathan intentaba ayudarla”, resaltó la acusada, a la vez que apostilló que si se hubiera percatado de que ‘El Raña’ iba a apuñalar al agredido ella se habría metido para evitarlo. La mujer también aseveró que vio a la víctima pegarle a su hija Saray S. I., y que además ella misma sufrió un ataque por el agredido la mañana de los hechos. La letrada de la acusación particular le cuestionó sobre la razón por la que no denunció esos hechos y acudió al reconocimiento de lesiones tres días después, a lo que la procesada respondió que su denuncia fue rechazada. Saray S. I. también acudió al reconocimiento dos días después “porque tenía otras cosas que hacer”.

Según esta acusada, estaba tomando un cortado en el bar cuando apareció el agredido y comenzó a insultarle, minutos después se apareció Tania P., y entre los dos la “acorralaron”, por lo que se sintió amenazada. Asimismo, sostuvo que el herido no le pegó como afirmó su madre, que nunca llamó a sus familiares y que no se percató de la pelea entre sus tíos y la víctima porque ella se fue a los golpes con la hermana del afectado, que se encuentra acusada por lesiones.

Tania P., por su parte, insistió en que intentó socorrer a su hermano apuñalado cuando Saray S. I. le atacó. “Son una familia conflictiva, les tengo miedo y temo por mi integridad y la de mis familiares”, reveló. Finalmente, el fiscal mantuvo su petición de nueve años de prisión para María Candelaria I. S. y su hija Saray S., diez para Israel S. y Jonathan I. S., así como 12 para Marcos I. S., por un delito de asesinato alevoso y otros leves de lesiones. También requiere 1.080 euros de multa para Tania P. por un delito leve de lesiones. Mientras, las dos letradas de la defensa piden la libre absolución para cuatro de los procesados y que la condena para ‘El Raña’ sea por un delito de lesiones consumadas.

Compartir el artículo

stats