Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

“Me operé sin saber que tenía cáncer”

Minerva Ascanio pide al Parlamento canario más fondos para la detección precoz de esta enfermedad

Minerva Ascanio, víctima de cáncer de colon.

Minerva Ascanio, víctima de cáncer de colon.

Hace tres años que cambió la vida de Minerva Ascanio, una joven de 33 años a la que le detectaron cáncer de colon tras acudir en numerosas ocasiones a Urgencias por dolor de estómago. Ahora ha decidido contar su historia y solicitar al Parlamento de Canarias más fondos para evitar los diagnósticos tardíos. 

Minerva Ascanio descubrió que tenía cáncer de colon casi por casualidad. “Me desperté un día con un dolor muy fuerte de estómago, no había sentido nada igual hasta ese momento”, relata la joven, que en aquel momento tenía 30 años y jamás pudo llegar a pensar que el origen de ese pinchazo estomacal pudiera ser debido a una enfermedad tan dañina.

Tampoco los médicos a los que acudió tras ese primer episodio lo previeron; de hecho, tuvo que acudir otras cuatro veces a los servicios sanitarios por el mismo motivo antes de conocer qué era lo que le estaba causando tanto malestar. Y no fue hasta que la operaron cuando descubrió qué era lo que pasaba. “Me ingresaron tras la quinta visita a Urgencias y me dijeron que me tenían que operar, pero no me dijeron por qué”, sostiene. Tampoco a ella se le pasaba por la mente. “Estaba contenta y tranquila porque por fin se iba a acabar el sufrimiento, me operé sin saber que tenía cáncer”, explica aún sorprendida la joven.

“Cuando, siendo tan joven, te topas con esta enfermedad, suele ser difícil de asumir, y quizá por eso lo fue también para que los médicos, que tardaron en diagnosticarlo y también en asumirlo”. Así inicia la joven el texto que publicó el miércoles pasado en la plataforma digital ‘Osoigo’, un espacio en donde los ciudadanos pueden publicar abiertamente propuestas y peticiones a las administraciones públicas. Su objetivo, a través de una recogida de firmas, es solicitar al Parlamento de Canaria más fondos para la detección precoz del cáncer. “Tras pasar varios años tratándome, ahora me he visto con fuerzas para visibilizar mi caso e intentar que lo que me ha ocurrido a mí no se repita más”, explica.

Asistió cinco veces a Urgencias por dolor estomacal antes de ser diagnosticada

decoration

Solo necesitaba que 500 personas apoyasen su causa para conseguir que su historia llegase hasta los responsables de esta institución, pero en una semana la solicitud ha sido firmada por más de 700. “Estoy muy contenta, es algo muy importante que salvará la vida a mucha gente”, expresa emocionada, añadiendo que desde que difundió este mensaje le han escrito bastantes usuarios que han pasado por experiencias muy similares.

Cuando se le pregunta qué cree que habría pasado si hubieran diagnosticado su caso desde el primer momento contesta que no quiere saberlo. “Esto ha pasado así, no puedo cambiarlo; prefiero no saber si hubiera podido ser todo diferente”, expresa. Aún así adelanta que ha vivido este tiempo con la mejor de las actitudes, siendo valiente y afrontando todas las problemáticas sin hundirse. “Creo que es importante mantenerse siempre positiva, a pesar de todo”, asegura convencida, aunque desde que supo a qué se enfrentaba ha tenido que afrontar muchas malas noticias.

Inició en la plataforma ‘Osoigo’ una recogida de firmas para avalar su petición

decoration

“Estuve seis meses en tratamiento de quimioterapia, pero me dijeron que no había sido efectiva”, rememora la joven. Poco tiempo después tuvo una recaída y le comunicaron que su cáncer era crónico y que, por tanto, “debía pasar por la quimio cada dos semanas durante toda mi vida”. Fue un duro choque emocional que también tuvo que asimilar. “En ese momento me derrumbe por completo, pero a la mañana siguiente me desperté y decidí que tenía que seguir aguantando”, añade con mucha fortaleza. Lo bueno es que solo hace unos meses le dijeron que había esperanza. “En agosto del año pasado me hicieron una sesión de radioterapia; finalmente me dijeron que mi cáncer era superable”, recuerda con emoción y, con detalle, adelanta que finalmente el martes 13 de octubre pasó por su última operación. “Estuve ocho horas en el quirófano, me dieron 50 puntos; fue muy duro”, asevera.

Ascanio subraya que a pesar de todo agradece al equipo médico que la ha atendido durante este tiempo y recuerda que aunque los escáneres a los que se ha sometido posteriormente esclarecen que está limpia, todavía sigue padeciendo la enfermedad. “El cáncer no se cura sin más, puede reaparecer en cualquier momento y soy muy consciente de eso”, concluye, aunque ahora enfoca sus fuerzas en luchar por evitar que se produzcan más diagnóstico tardíos y que el tratamiento de este tipo de padecimiento pueda efectuarse siempre lo más rápido posible.

Compartir el artículo

stats