Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

Telde reconvertirá el auditorio del parque de San Gregorio en un área deportiva

El Ayuntamiento redacta un proyecto para reestructura todo el interior un recinto

Zona del auditorio del parque de La Barranquera

Zona del auditorio del parque de La Barranquera J.P.

Poco uso se ha dado al auditorio del parque urbano de La Barranquera, en el barrio de San Gregorio, desde que José Vélez lo inauguró con su Telde querido en el 2003. Las grietas que salieron entre las gradas y el escenario vislumbraron los graves problemas de estructura que poseía el recinto y casi desde entonces está cerrado al público. Sin embargo, ahora el Ayuntamiento tiene nuevos planes para este espacio y nada tiene que ver con el espectáculo. Desde el departamento de Parques y Jardines han decidido reconvertir la zona en una área deportiva; un espacio amplio que servirá para realizar actividades en grupo. 

Así lo comunicó ayer el concejal del área, Álvaro Monzón, que además adelantó que esta intención forma parte de un proyecto amplio de reestructuración del interior de la infraestructura, enfocando el cambio en una mayor presencia de zonas verdes (para bajar el impacto del hormigón, que actualmente está presente en el 80% de los 22.000 metros cuadrados de superficie que posee el parque) y atendiendo los criterios del urbanismo de género, que supone la eliminación de espacios oscuros para garantizar la seguridad de los ciudadanos y especialmente de las mujeres vulnerables. 

La zona infantil contará con un espacio fitness para mayores y una cafetería

decoration

El coste asciende a los 2,6 millones de euros y estará dividido en ocho fases, ordenadas por orden de prioridad. Desde el Consistorio ya buscan la financiación por medio de instituciones supramunicipales. Las obras comenzarán a ejecutarse por la zona del deteriorado auditorio, que tras varias visitas de los técnicos municipales, se ha esclarecido finalmente que este espacio no puede ser aprovechado para sus usos iniciales. 

La arquitecta y paisajista Iballa Naranjo encargada de todo el proyecto explica que, por una lado, el graderío desaparecerá bajo un manto de zona vegetal, que permitirá una transición más amable entre el exterior y el interior y favorecerá el objetivo ecologista, y por otro, se derruirá el edificio que estaba destinado a los camerinos de los artistas para ser sustituido por un pequeño local para el uso de clubes deportivos, asociaciones sociales u otras organizaciones. Esta primera fase tendrá un presupuesto inicial de unos 531.447 euros y aunque es la que precisa de mayor atención, no es por ello la más costosa. 

La adaptación de todo el circuito perimetral, que actualmente es el más usado por las personas para correr o caminar, necesitará una partida de 856.362 euros para la ejecución de la rehabilitación de toda la valla (que se encuentra en mal estado) y la inclusión de paredes vegetales que ofrecerán una estética más amable con el medioambiente al parque y una ambientación más intimista, al limitar el exterior del interior y hacer desaparecer la vista de los edificios de viviendas que se encuentra alrededor.

El entorno alrededor del antiguo pozo podría ser un museo etnográfico

decoration

Para reducir el vandalismo y favorecer la seguridad de hombres y mujeres, serán eliminados todos los espacios oscuros, estrechos y con visión limitada. Asimismo, está prevista que se mejore la iluminación de todo el parque; primero intercambiando todas las bombillas de las grandes farolas y más adelante instalando un nuevo conjunto de lámparas por todos los rincones del parque. El mobiliario también será repuesto e incluso se añadirán zonas de aparatos biosaludables. Cerca del parque infantil también se instalará una zona de fitness para las personas mayores y el edificio que ahora mismo alberga los baños públicos será remodelado para incluir una pequeña cafetería donde podrán sentarse las familias. 

Finalmente, desde el Ayuntamiento auguran un proyecto complementario que se efectuaría tras la remodelación principal, que consiste en adecuar el entorno alrededor del antiguo pozo del parque (que pertenecía a la finca agrícola que antes se encontraba en el terreno del recinto) para convertirlo en un museo etnográfico, con el objeto de revalorizar el patrimonio municipal. 

Compartir el artículo

stats