Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde busca parcelas públicas vacías para edificar viviendas colaborativas

El colectivo Covisenior espera una nueva normativa en la Ley de Sociedades Cooperativas para desarrollar la iniciativa

Imagen de una urbanización de viviendas colaborativas en la comunidad de Madrid. | | TRABENSOL

Imagen de una urbanización de viviendas colaborativas en la comunidad de Madrid. | | TRABENSOL

El sueño de construir un edificio de viviendas colaborativas o ‘cohousing’ comienza a vislumbrarse como una realidad. El Ayuntamiento de Telde ya ha puesto en marcha un estudio para comprobar la disponibilidad de parcelas públicas libres que puedan ser cedidas a la cooperativa Covisenior, promotora del proyecto. Desde hace dos años esperan la ejecución de un inmueble de dos plantas que tenga capacidad para albergar unos 40 apartamentos y espacios comunes, donde desarrollar una vida activa en comunidad para las personas mayores. “Es una necesidad creciente, pues Canarias ahora mismo está a la cola del Estado en cuanto a plazas disponibles en residencias públicas”, expresa Carlos Quesada, presidente del colectivo, que asevera que este tipo de alojamiento alternativo supone además mayor calidad de vida para los mayores.

Asimismo, admite que los trámites administrativos que requiere la puesta en marcha del proyecto son complejos, pero espera que pueda estar listo el próximo año. “La Ley de Sociedades Cooperativas de Canarias no se ha desarrollado del todo y no incluye un marco normativo que permita desarrollar esta iniciativa”, explica. Por este motivo, sostiene que el paso más importante debe darse en el Parlamento canario. “Nosotros en estas semanas vamos a vamos a presentar enmiendas enfocadas en la creación de un ecosistema jurídico más amigable para proyectos de este tipo”, asevera.

Para que sus intenciones lleguen a materializarse están enfocados en desarrollar lazos institucionales que apoyen sus causas. Hace unos días contactaron con la concejala de Vivienda de la administración local, Carmen Hernández, para solicitar su apoyo, ya que además también tiene representación parlamentaria. “Tuvimos la sensación de que entiende el proyecto, que tiene claro que una de las prioridades de la próxima década es la atención a los mayores”, explica Quesada. “Cree que este tipo de propuestas ciudadanas son de enorme valor y requiere el apoyo de las administraciones; de este modo, ha puesto a nuestra disposición para realizar mesas de trabajo para seguir impulsando esto”, agrega. Además también han tenido contacto con Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, municipio que también ha mostrado su interés en colaborar para ceder suelo; con el Viceconsejero de Empleo del Gobierno de Canarias; la directora general de Vivienda del Gobierno de Canarias y la consejera de Vivienda del Cabildo insular.

La cooperativa está compuesta por unas 30 personas, y está interesada en entrars otra decena

decoration

El siguiente paso tras la aprobación de esta modificación jurídica en la ley y la cesión del suelo público sería la edificación de las viviendas. Aún así el presidente resalta que “el edificio solo es la materialización de la idea, pero lo importante es la constitución de una comunidad de personas mayores que quieren vivir de forma activa y colaborativa”. La iniciativa comenzó con la vinculación de únicamente tres personas, pero cuenta actualmente con un total de 17 socios. “Hay personas individuales y parejas asociadas, por lo que al final se traduce en unos 30 hombres y mujeres que serían residentes en el futuro complejo”, explica el presidente del grupo, que añade que además esperan que para verano esta cifra se leve hasta los 40 (lo que correspondería a unos 25 asociados). “Hemos tenido conversaciones con personas interesadas, que están a las puertas de entrar en el proyecto”, asevera emocionado, señalando que la ambición de la cooperativa es alcanzar la cuota máxima de residentes -un total de 50 socios- a finales de este año. “Para nosotros, sin duda, el 2021 es el año clave para el despegue de este proyecto”, considera el directivo.

Por otro lado, Covisenior ya no es la única cooperativa que está intentando desarrollar proyectos similares de cohousing en Canarias. “Tenemos conocimiento de que existen unos seis grupos más; uno está en el norte de la Isla, cuatro en Tenerife y otro más en La Palma”, añade, explicando que en estos últimos meses están organizando mesas de trabajo para trabajar en conjunto en el desarrollo de estas nuevas formas de residencia alternativa para personas mayores. Quesada recuerda que el futuro complejo residencial tendrá, además de los apartamentos, una serie de espacios y servicios comunes como cocina, comedor, lavandería, gimnasio, biblioteca e incluso un área para cuidados sanitarios. “Lo importante es que nos lo autogestionaremos todo, nosotros decidiremos cómo queremos vivir”, asevera.

Compartir el artículo

stats