Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Absuelven a un hombre que abusó de su sobrina cuando él era menor

La Fiscalía apuntaba que el condenado también realizó los hechos al cumplir los 18 años

El condenado por abusar de su sobrina en el juicio en su contra

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha absuelto al acusado de abusar de su sobrina de entre ocho y diez años cuando él era mayor de edad. El fallo indica que el investigado era menor al momento de los hechos y que ya fue condenado por un Juzgado de Menores en el que admitió su culpabilidad.

Por esto, el tribunal ha considerado probado que el procesado cometió los hechos “aprovechando las estancias de la niña en casa de sus abuelos donde él también residía” y le “realizó en diversas ocasiones tocamientos de carácter sexual” a la pequeña de manera continuada.

Además, la sentencia desgrana que la tesis del Ministerio Fiscal era “considerar que los hechos cometidos por el acusado contra la menor que atacaban la integridad e indemnidad sexual de la niña se siguieron cometiendo cuando el acusado ya había cumplido la mayoría de edad”. Sin embargo, resaltan que no ha quedado acreditado. La pequeña declaró en la Fiscalía de Menores que “los tocamientos habían finalizado al cumplir ella once ó doce años” por lo que cuando la víctima, señala la sentencia, tuvo ese rango de edad estaba el acusado cerca de cumplir la mayoría, de hecho, existieron “nueve meses” durante los cuales el procesado -ya adulto- “pudo seguir perpetrando los hechos denunciados” y que él paró de abusar de la menor “cuando alcanzó los quince años, que recuerda cuando fue la última vez por conciencia y arrepentimiento”. No siendo posible determinar la fecha exacta y por tanto la edad del investigado para ese momento.

El procesado, representado por el letrado José María Guerra, admitió desde un principio los hechos y llegó a un acuerdo con la Fiscalía a cambio de la medida de internamiento en régimen cerrado durante tres años así como a asistir a un programa de educación sexual y que tampoco sería juzgado como adulto por lo que les “sorprendió” cuando tres años después llegó la denuncia penal. La fiscal perdía seis años de cárcel.

Compartir el artículo

stats