Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mejores olas de la Isla | Playa del Hombre

Las revoltosas de la costa teldense

Las olas de la Playa del Hombre, en Telde, siguen sus propios regímenes y llegan a ser peligrosas

7

La ola surfera de Playa del Hombre Andrés Cruz

Las olas de Playa del Hombre no siguen muchas reglas, lo que vuelve loco a la gran mayoría de surferos que se atreven a introducirse en el agua. Surgen de todas las direcciones y cambian su rumbo cuando quieren, pero por esas complicaciones muchos las consideran como “las más divertidas”.

No muchos surferos se atreven a montar las olas de Playa del Hombre, a las que podría llamarse como ‘las revoltosas’. No se definen, ni siguen una dirección concreta. Su formación es casi impredecible y trae más de un atolladero de cabeza a quien se atreve a subirse en ellas. Por eso los foráneos han bautizado de forma popular esta playa como “la más loca”, y aquellos que han crecido conociendo su brusquedad coinciden en la nomenclatura.

El viento noroeste predomina todo el año, pero amaina un poco en los meses de invierno

decoration

El reducido tamaño de la cala, protegida entre brazos rocosos, y la fuerza de los vientos alisios que inciden directamente desde el noreste, así como el empuje del mar, agita continuamente el agua, generando contraolas que a su vez forman diferentes bajas de arena. Lo que se traduce en olas de diferentes tamaños desde los lateras y el centro, que acaban por mezclarse. Pero a pesar de todo, pueden identificarse tres áreas.

Características

A la izquierda la zona del pico principal, donde se originan las olas de más tamaño. A la derecha se encuentra la conocida ola del Búnker, la mejor considerada dentro de la cala por gozar de mayor definición, pero solo es posible montarla en el invierno, cuando no se meten los alisios. “Esa sí que es buena”, expresan los que la han montado. Y finalmente queda el espacio central. “Lo que le pasa a esta playa se llama corriente de retorno”, explica Paco Alemán, que puede considerarse como uno de los primeros hombres que montaron las olas de esta cala. “Primero entra una ola grande, después otra; la primera quiere salir, pero la segunda la mantiene dentro y encima después llega otra tercera”, explica el experto. “Es como montar dos olas, en vez de solo una”, añaden los surfistas. El problema es que después lo que ocurre es que el agua acaba retornando hacia atrás con fuerza y arrastra con todo lo que está dentro en ese momento.

Hay que conocerla para poder domarla y si sabes hacerlo, no importa cuándo. Aunque la cala teldense cuenta durante todo el año con condiciones bastante adversas, no deja nunca de tener visitas de surferos que quieren montarla. Normalmente vecinos de la zona, “porque los que vienen de fuera no se atreven muchas veces a meterse, ni siquiera los más experimentados”, ríe Garehaga González, conocido por todos como Gary, que forma parte del reducido grupo de surfistas que disfrutan casi diariamente de esta playa. “A la gente de aquí esta ola nos parece súper divertida, aunque sea una locura”, expresa emocionado. Junto a su hermano gemelo, Bentor González, lleva unos 16 años dedicados al surf.

Las olas nacen en ambos laterales y en la zona central, mezclándose continuamente

decoration

Ambos conocen desde los nueve años conocen el sabor de las olas de Playa del Hombre, empujados por su padre, Juan Carlos González, que describen como uno de los primeros surferos de toda la Isla. A los 14 años iniciaron una trayectoria profesional que los llevó a competir a nivel regional, nacional e incluso europeo, ganando varias competiciones a muy corta edad y desde los 21 se han dedicado a enseñar a lo más pequeños a subirse a una tabla y controlar las olas. Por eso conocen bien la playa y admiten que es importante tener un buen nivel antes de aventurarse a entrar. Las olas cambian de rumbo con mucha facilidad, siguiendo sus propias pautas y sin avisar con tiempo. Para montarlas hay que tener muchas ganas y estar focalizado al cien por cien para evitar caerse y hacerse daño, algo que no todo el mundo está dispuesto.

Es un cacao, pero maravilloso para aquellos que manejan bien la tabla y, sobre todo, que conocen bien las características de este mar tan picado. Por eso la mayor parte de personas que se atreven a practicar surf aquí son naturales del municipio. Aún así, González puntualiza que en los últimos años, con la proliferación de viviendas vacacionales en el litoral teldense, han comenzado a llegar bastantes turistas (sobre todo en temporadas estivales) interesados en entrar en esta agua. Los hermanos, que hasta hace poco poseían una escuela para niños, tuvieron que negarse en muchas ocasiones a alquiler tablas a extranjeros que llegaban con ilusión por montar las olas. “Nos negábamos en bastante ocasiones porque si no conoces el mar puede llegar a ser bastante peligroso”, alertan.

“Todos los que vienen a esta playa dicen que es muy loca”, admite Gary González

decoration

De hecho, no son una ni dos las veces que González u otros vecinos de la zona han tenido que arriesgarse para salvar a personas que se han quedado encalladas en el agua, tanto bañistas como surferos atrapados entre las olas. De todas formas, avisa de que la mejor temporada es de septiembre a noviembre, porque no pega tanto los vientos alisios y las olas, que no cogen mucha altura, son más fáciles de dominar. Por otro lado, admite que “lo bueno que tienen las corrientes de Playa del Hombre es que te dan mucho conocimiento del mar y cuando sales a surfear en el norte o el sur de la Isla, lo ves todo mucho más sencillo porque están bien definidas”, defiende el deportista su playa, que por otro lado recalca que “yo siempre digo que las condiciones ideales no existen, siempre hay que entrar al agua”, una sentencia que rescata de su propio padre.

Campeonatos

Playa del Hombre entra en los circuitos de competición regionales de surf desde hace dos décadas, aproximadamente. En concreto, los campeonatos que más se han realizado en los últimos años son los Junior de Canarias y los de Surf Open, a través del Chopi-Pro, que se ha celebrado siempre durante los veranos al ser esta la mejor época del año por los fuertes vientos. “Chopi significa mar revuelto, que es la característica principal de Playa del Hombre”, explica González. Por este motivo la competición ha recogido siempre la esencia de la cala.

“Tanto mi hermano como yo hemos tenido la suerte de quedar campeones en esta prueba con apenas 16 y 17 años, quedando por encima de muchas personas más experimentadas en el surf que nosotros en ese momento; la verdad es que hace mucho conocer la ola”, admite con orgullo. Asimismo, recuerda que Paco Alemán es el impulsor de estos eventos en Telde. “Él es quien empezó a dar visibilidad y promocionar este deporte en la zona este de la Isla”, explica.

“Mi generación descubrió prácticamente Playa del Hombre, cuando éramos jóvenes nadie pasaba por ahí”, sostiene Alemán, que con 58 años continúa yendo a la cala todos los días. En la década de los 70, la cala apenas contaba con arena y a sus alrededores solo se alzaban algunas casas construidas por extranjeros para pasar sus vacaciones en la Isla. “La mayoría somos de Salinetas, donde no hay olas; así que empezamos a ir hasta allá y aprendimos sobre el mar a base de meternos”, relata.

La Garita es otro punto estratégico del surf en el municipio de Telde. “En la misma playa la ola se asemeja a la ola La Gravier, que se da en Francia, pero más pequeña; es muy agresiva y rompe muy pegada a la orilla”, sostiene, considerándola una ola bastante peligrosa porque hace falta mucha velocidad para dominarla y aún así es difícil. Por otra parte, las condiciones de Palos, la otra cala del barrio, son más acordes para los bugueros por su gran altura. “Lespermite aprender a volar”, explica Gary.

La mayoría de surferos de esta cala son teldenses que conocen bien cómo actúa el mar

decoration

González cree que la cultura del surf en las Islas comenzó bastante tarde, con respecto a otros lugares de la península. “Mi padre cogía olas con trozos de madera en El Confital, hasta que aparecieron unos californianos con tablas de verdad”, ríe. Por ese motivo cree este deporte no mueve mucho dinero en el municipio de Telde. “Estos últimos años se ha popularizado un poco más, pero en general no es algo que practique aún mucha gente a nivel deportivo”, sostiene, resaltando que en otras comunidades como el País Vasco se fomenta mucho más la práctica de este deporte y se .

De hecho, añade que los principios con la escuela de surf para menores fueron complejos. “La gente pensaba que los precios estaban muy altos, cuando en realidad eran muy económicos; suscitaba curiosidad y nos manteníamos bien”, explica. En este sentido, Paco Alemán añade que “aún no se le da el reconocimiento deportivo que merece”, explica. Su objetivo es continuar realizando acciones para cambiar esta realidad. “Me gusta la idea romántica de que sea un estilo de vida, pero también es un deporte y eso debe valorarse”, concluye convencido.

La cala es perfecta para prácticar surf, pero solo si se posee un nivel avanzado porque el oleaje es fuerte y descontrolado. En la imagen principal, dos surferos sobre una de las olas. Abajo a la izquierda, un buguero. En el centro, los hermanos Gary Bentor González, naturales del litoral costense y asiduos de la cala de Playa del Hombre. Al lado de este texto, otros deportistas bajando hacia la arena. |

Compartir el artículo

stats