Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde.

Ruymán Mena, el artista de las ovejas

Es el pastor más joven de Telde y el único que efectúa la trashumancia en el Sureste | Estudió bellas artes, pero su vocación siempre fueron los animales

Ruymán Mena con sus ovejas en Lomo Calacio, antes de efectuar la trashumancia hacia la cumbre el pasado viernes. | | JOSE CARLOS GUERRA

Ruymán Mena con sus ovejas en Lomo Calacio, antes de efectuar la trashumancia hacia la cumbre el pasado viernes. | | JOSE CARLOS GUERRA

Quien sabe observar puede ver arte en cualquier parte. Ruymán Mena vio la belleza en el cuidado de las ovejas cuando tan solo era un niño, aunque estudió Bellas Artes antes de comprender que definitivamente su vocación estaba en ser pastor. Ahora, veinte años más tarde de tomar la decisión de dedicarse exclusivamente al pastoreo, puede decirse que es un referente en el sector ganadero del municipio de Telde. Con 39 años es el más joven de los ganaderos ovinos que sueltan a sus animales por los campos de la localidad para que coman hierbas frescas y es el único en todo el Sureste que se aventura a realizar la trashumancia en la temporada de primavera/verano.

En un corral de Lomo Calacio, adjunto a su propia casa, descansan en los meses de otoño e invierno sus más de 200 ovejas, a la espera de salir hacia la cumbre de Gran Canaria para alimentarse de pastos más verdes. Ese momento llegó el viernes pasado, cuando Mena decidió que ya debían iniciar un trayecto de poco más de seis horas (con escala en La Breña) hasta terrenos de más de 500 hectáreas que le ha cedido el Cabildo de Gran Canaria desde la Caldera de los Marteles hasta el Pico de las Nieves. Ahí permanecerán hasta el mes de octubre, aproximadamente.

“Siempre realizo este viaje por dos razones; primero porque aquí en esta época la comida escasea y en segundo lugar para favorecer las tareas de prevención de incendio con el paso de los animales que se alimentan de la vegetación baja”, explica Mena, que resalta la importancia del pastoreo en las zonas estratégicas de la Isla [como se conocen a las zonas de la cumbre que precisan de un control de vegetación para evitar el avance de posibles incendios]. Tras efectuar esta larga caminata, el pastor tiene ahora la función de volver cada día a ordeñar a los animales; función que realiza de forma manual y por la que tarda aproximadamente dos horas diarias para poder vender alrededor de 100 litros diarios.

24

Ruymán Mena, único pastor trashumante de Telde José Carlos Guerra

El esfuerzo que realiza, sin embargo, no se ve reflejado en grandes beneficios económicos. “Los ganaderos nos levantamos muy temprano para atender a los animales, estamos pendientes de su cuidado durante todo el día para conseguir una materia prima de la máxima calidad, pero las ganancias son muy escasas”, concreta, denunciando que el precio de venta es muy inferior al de los productos derivados, como el queso, y por eso reivindica que las instituciones públicas deberían controlar que se produzca un equilibrio en estas transacciones y también en el precio de los piensos, que vienen mayoritariamente de la península muy encarecidos.

“Es una pérdida grandísima y solo podemos equilibrarlo con las subvenciones que nos ofrecen, si no es muy difícil seguir viviendo de esto; asimismo, estas llegan muy tarde en muchas ocasiones y eso también es un problema”, expresa, destacando que cuando el dinero se refleja en sus cuentas muchos ganaderos ya están ahogados y no les queda otra que cerrar sus explotaciones. Por esta razón piensa que la profesión va menguando cada vez más, sin observarse un futuro de relevo generacional. “Los jóvenes que ahora mismo se dedican a esto en la Isla son tan pocos que casi no pueden contarse. Es muy difícil que sientan interés por un sector que es muy sacrificado y apenas de dinero”, expresa preocupado.

De hecho, él mismo confiesa que se ha planteado en muchas ocasiones dejarlo. “Pero lo mío es vocacional y como no tengo hijos a los que mantener, me apaño y no puedo dejarlo”, expresa aún con ilusión, recordando que desde los 12 años ya se había visto atraído hacia ese estilo de vida. Ayudando a sus vecinos mayores a cuidar los animales de sus fincas aprendió a ser un ganadero. “Cuando terminé de estudiar el ciclo superior de artes aplicadas a la escultura, me di cuenta de que en realidad quería ser pastor y compré unas cuantas ovejas a Chano Zacarías y Félix Mayor, ganaderos de la zona”, explica. Con unas pocas decenas comenzó su andadura, hasta aumentar a una centena, cuando dio el paso a criar por sí mismo. Por otro lado, explica que la decisión de trashumar fue casi inmediata aunque durante una gran parte de su trayectoria la ha realizado en dirección sur. “Dejé de hacerla porque es peligroso, el campo en muchos casos tiene veneno y preferí aprovechar el sendero hasta la cumbre porque así además hago la tarea de prevención de incendio”, explica.

Mena solicita al Ayuntamiento de Telde que efectúe una limpieza integral de los caminos rurales. “Soy el único pastor que sale desde Telde y tengo que efectuar buena parte del recorrido por carretera porque no es posible acceder a ciertos caminos”, manifiesta y concluye con la reflexión de que “los gobiernos deben tomar acción cuanto antes si quieren que el sector primario subsista en Canarias y la ciudadanía también debe tomar consciencia y colaborar consumiendo productos de kilómetro cero”.

Compartir el artículo

stats