Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El final de los derribos en el terreno de Monzón despeja el Cruce de Melenara

El retraso en la autorización para retirar un cableado aplazó la demolición de unas paredes | Regisal ultima los estudios técnicos y las obras urbanas

Imagen virtual de la galería comercial proyectada en el Cruce de Melenara, con supermercado, izquierda, y gasolinera. | | LP/DLP

La transformación continúa imparable en el Cruce de Melenara, en el municipio grancanario de Telde, con la culminación de los derribos de todas las naves que se encontraban en el solar de cerca de 10.000 metros cuadrados y que es propiedad de la familia Monzón. Allí se construirá una galería comercial, con un supermercado, una decena de locales, una estación de servicio, plaza pública y una vía peatonal, y que se espera que esté todo acabado en el transcurso del año 2022.

Durante el día de ayer fue derribada una de las paredes, donde se hallaba la cafetería, de una nave dedicada a la venta de neumáticos, justo en la entrada del Parque Empresarial de Melenara -antes llamado Las Rubiesas-. Esta parte final de la demolición de los terrenos, que se inició hace algo más de 40 días, se retrasó por trámites administrativos en relación al cableado del sistema eléctrico.

A pesar de contar con todos los permisos administrativos y licencias, los promotores de este proyecto, que son las empresas familiares, Hijos de José Monzón y Hermanos Álvarez Monzón, y la compañía, Regisal, estaban pendientes de recibir la autorización de la retirada del tendido por parte de la compañía eléctrica. Hasta que no se ha recibido dicha autorización, se tuvo que mantener la fachada que soportaba dicho cableado eléctrico.

Esos terrenos tienen mucha historia, siempre ligada al comercio, siendo al principio ligado al empaquetado del tomate, están entre la calle San Fernando, conocida como la carretera de Melenara, con la parada de taxis; la rotonda concejal Juan Rodríguez Betancor; y la calle Nelson Mandela.

Al culminarse definitivamente los derribos, la siguiente actuación será, por parte de los técnicos, un levantamiento topográfico y los estudios geotécnicos y medioambientales. Los profesionales harán una nueva medición de las parcelas, así como un estudio del subsuelo, para verificar de nuevo que no haya contaminación del mismo. Cabe recordar que entre las naves y parcelas entre las que se dividió la de empaquetado de tomates, una de ellas fue utilizada por la empresa ya desaparecida Guaguas Melenara.

Después de esas verificaciones técnicas, comenzarán en junio las obras urbanísticas que consistirán, entre otras, la creación de un carril nuevo a la carretera de Melenara, también una plaza pública que tendrá una superficie de 900 metros cuadrados y una vía para los peatones.

Los criterios fundamentales de este proyecto es que sean construcciones «modernas y activas», así como «la movilidad» y «la accesibilidad». Asimismo, se espera que en junio se hagan los contratos de alquiler de la decena de locales que tiene dicha galería.

Compartir el artículo

stats