Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Plan General para cambiar la ciudad

El documento que marca la senda por la que dirigir el municipio de Telde en las próximas décadas está a punto de ser aprobado por el Gobierno que lideran Héctor Suárez y Carmen Hernández

Héctor Suárez y Carmen Hernández.

Héctor Suárez y Carmen Hernández. LP/DLP

Toda ciudad necesita un plan para crecer, que debe actualizarse con regularidad para adaptarse a los cambios y las necesidades que experimenta la ciudadanía. Telde ha estado, sin embargo, casi veinte años atascado en las mismas directrices. El Plan General de Ordenación del municipio, instrumento de planeamiento que marca el devenir de la localidad, fue renovado por última vez en el año 2003. Cientos de proyectos que se han desarrollado desde entonces han quedado sofocados al carecer la administración de las herramientas necesarias para darles cobertura. Digamos que el mundo ha avanzado en dos décadas, mientras el municipio se ha quedado estampado en una imagen antigua. Aunque han sido múltiples los intentos de los diferentes partidos políticos que han pasado por el Consistorio teldense para actualizar el documento urbanístico, no ha sido hasta el año 2015 cuando por fin pudo aprobarse inicialmente un borrador (que ya había sido redactado en el mandato anterior).

Desde ese momento hasta ahora, el municipio no ha quedado exento de obstáculos. La Ley del Suelo paralizó en gran medida el procedimiento, obligando al Gobierno local a reiniciar trámites para ajustarse a este normativa. De este modo, un proceso que podría haber sido corto se ha extendido a seis años, anclado entre dos mandatos, pero por fin parece que sale adelante. Héctor Suárez, que ocupó el puesto de alcalde hasta el pasado jueves (cuando presentó en una sesión plenaria su renuncia), anunció hace una semana los contenidos del plan definitivo, en el que se han incluido cientos de alegaciones de empresarios y ciudadanos teldenses.

La construcción y regularización de viviendas; la transformación de los polígonos industriales a parques empresariales; la mejora de las infraestructuras viales y la puesta en marcha de proyectos de gestión de residuos son algunos de los puntos más destacados del renovado documento, que se acogen a criterios de eficiencia energética, amabilidad con el medio ambiente y preservación de los recursos naturales.

El Gobierno local espera aprovechar cientos de metros cuadrados para construir soluciones a problemas históricos. Nuevos accesos al casco para aliviar la congestión de tráfico en las vías principales desde la GC-1, la construcción de viviendas públicas para las personas más desfavorecidas o aprovechar el potencial de los siete polígonos industriales transformándolos en parque empresariales para generar más economía son algunas de las propuestas que ofrece el Ayuntamiento en este actualizado Plan General.

Construcción y regularización de viviendas

El aumento de los desahucios en el último año ha vuelto a poner de relieve la escasez de vivienda pública con la que cuenta el municipio de Telde. Por eso la construcción de más inmuebles residenciales de carácter social es uno de los objetivos fundamentales recogidos en el documento urbanístico. En concreto se espera la ejecución de más de 1.400 viviendas para las personas más necesitadas del municipio repartidas en parcelas vacías de los sectores de La Estrella, La Pardilla, El Caracol y La Herradura, entre otros. Por otro lado, en la misma materia, el Ayuntamiento también resalta la importancia de dar cobertura legal a las miles de casas repartidas por terrenos rústicos de la localidad. El primer paso que deberá tomar la administración será ampliar, gracias a la Ley del Suelo, el perímetro de asentamientos a 200 metros, lo que supone regularizar a más de 700 casas. En cuanto a las viviendas particulares de nueva construcción el crecimiento es mínimo, evitando todo lo posible la expansión de suelo urbano residencial para preservar los recursos naturales del municipio. En concreto solo se prevé la construcción de 476 viviendas, que estarían repartidas entre los barrios de El Ejido, Marpequeña alta, El Calero, El Hornillo y Playa del hombre.

Transformación de los polígonos industriales

Está claro que el potencial que aúnan los polígonos industriales de Telde no está bien aprovechado. Por este motivo el Ayuntamiento propone convertir todas las áreas en parques empresariales. Es decir, espacios que acojan además de industrias, comercios y servicios como polideportivos, guarderías y supermercados. Esta propuesta generaría más beneficios y empleo en el municipio, paliando de esta manera la fuerte crisis económica que asola por la pandemia. Por otra parte está previsto poner en marcha un plan de rehabilitación de las áreas que actualmente están infradotadas, como son Lomo la Francia-Maipez; Cruz de la Gallina y Bocabarranco. La intención es abrir nuevos accesos viales para mejorar su conexión, dotarlos de más plazas de aparcamiento y ejecutar espacios únicos para trabajadores y empresarios. Por otro lado, la proyección de ampliación se limita a tres espacios, incidiendo en el parque empresarial de Melenara con 109.686 metros cuadrados de expansión hacia el este. Le siguen Cruz de la Gallina y el Goro, con 40.000 metros cuadrados cada uno aproximadamente. Finalmente, se promueve también la creación de las entidades de conservación en las áreas donde todavía no se han formado.

Descongestión de las vías y mejora de accesos

El conjunto de barrios que componen el municipio ha impedido durante años la buena movilidad de la ciudadanía tanto a pie como mediante vehículos. El Plan contempla numerosos proyectos que facilitarán a los vecinos desplazarse de un sitio a otro por aceras peatonales, carriles bici e incluso nuevas vías. En primer lugar, para solventar la congestión que se forma a la entrada de Telde, el documento recoge la construcción de un nuevo acceso al casco desde la GC-1. La entrada desde La Pardilla será eliminada, convirtiéndose la vía en unidireccional (lo que permitirá ensanchar las aceras y ofrecer más seguridad a conductores y peatones), para dar paso a una nueva carretera que cruzará el Barranco Real. Por otro lado, el documento también indica una actuación en la avenida del Cabildo ampliando diez metros uno de sus márgenes. Con esta obra se pretende conectar el barrio de San Juan con la costa teldense con aceras para los peatones y carriles bici. La vía, cruzando la GC-1 por un paso elevado, llegará además a una plaza en el Lomo de Los Melones, en La Garita. Finalmente, se espera la creación de una nueva entrada al casco a través de la urbanización La Vega, junto al barrio de El Caracol y se pretende soterrar parte de la circunvalación.

Gestión y tratamiento de los residuos urbanos

La preocupación por preservar el medio es cada vez más creciente entre la ciudadanía. Sin embargo, las ciudades grandes se encuentran con el problema de que la generación de residuos es también cada vez mayor. Para paliar este hándicap, el plan general contempla el desarrollo de varios proyectos para gestionar directamente y tratar los desechos urbanos. Como primera solución, el Gobierno propone dotar a todas las urbanizaciones vecinales de Telde de contenedores para el reciclaje de la basura. Actualmente solo el 60% de los barrios cuentan ya con depósitos diferentes para cada tipo de residuo y la intención es equipar el resto de localidades. La segunda fase consiste en la implantación de puntos limpios en todos los distritos, algo fundamental para mejorar la limpieza ya que uno de los grandes problemas a los que se enfrenta diariamente la administración tiene que ver con el vertido ilegal de basura a los barrancos. Finalmente, la máxima ambición del Ayuntamiento consiste en crear un complejo ambiental: un área que aglomere a diferentes empresas del sector de residuos, especializadas en procesos como el reciclaje. En este espacio también se espera ejecutar la primera planta de tratamiento de residuos del municipio.

Compartir el artículo

stats