20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios de los polígonos industriales respaldan el Plan General

Los presidentes de cada área valoran las estrategias del gobierno para atraer más riqueza y empleo | Su mayor preocupación es mejorar las infraestructuras

Calle del polígono industrial de Salinetas. | | YAIZA SOCORRO

Calle del polígono industrial de Salinetas. | | YAIZA SOCORRO

El proceso de actualización del Plan General de Ordenación de Telde exige que se pongan de manifiesto las necesidades del municipio con el fin de desarrollar estrategias para mejorar y modernizar la ciudad en las próximas décadas. De este manera, las áreas industriales (uno de los mayores motores económicos de la localidad) son uno de los sectores en los que más se ha incidido durante la redacción y desde el Gobierno local han presentado numerosas líneas de actuación para aprovechar al máximo su potencial.

La adaptación del tipo de suelo de sus parcelas para permitir la diversidad empresarial en estos espacios es, sin duda, la medida estrella, pues permitirá la adhesión de negocios de restauración, comercios e incluso centros deportivos o servicios como guarderías, lo que se traducirá en mayor rédito económico y dinamización. Los empresarios que operan en las siete áreas industriales, repartidas a lo largo de la GC-1 a su paso por Telde y en  el barrio de Jinámar, respaldan en líneas generales esta nueva perspectiva, insistiendo a su vez en la necesidad de analizar en profundidad las proyecciones de la administración para esclarecer cómo adaptarlas a cada peculiaridad y recordando que la mejora de las infraestructuras es la mayor preocupación.

La idea principal es seguir el modelo del parque empresarial de Melenara, en el que se ha conseguido desarrollar un entorno comercial en cohesión con su industria. “El mundo avanza, y todo cambia, por lo que hay que actuar con rapidez en adaptar el planeamiento a las nuevas realidades”, considera Manuel Vicente Morales, presidente de la entidad de conservación que gestiona el área, que además defiende que la confianza es la mayor clave a la hora de atraer a nuevos empresarios. «Hace casi diez años que el plan está pendiente de su aprobación y eso ha generado una gran desconfianza y seguramente ha supuesto grandes pérdidas de inversión», expresa, agregando con positividad que la aprobación definitiva del documento cambiará considerablemente esta situación.

También lo considera así Ángel Medina, presidente del ente de El Goro, otra de las grandes áreas industriales del municipio. El empresario manifiesta su entusiasmo al conocer los grandes avances en la tramitación del PGO. «El solo hecho de que ya pueda hablarse de qué se pretende hacer es muy positivo, pues mucho tiempo paralizado; lo mejor que hay para poder hacer negocio es saber cuáles son las reglas de juego», asevera. Asimismo, manifiesta sin reparo que es necesario sentarse a hablar con la administración sobre las necesidades del polígono, incidiendo en la mejora urgente de sus infraestructuras viales antes de dar pie al asentamiento de más empresas que desarrollan otro tipo de actividades.

«Corremos el peligro de que quedemos asfixiados por nuestro propio crecimiento si no mejoramos nuestras infraestructuras», alerta. Por ejemplo, la entrada continua de camiones por una carretera de acceso muy estrecha podría suponer un tapón peligroso si continúan estableciéndose negocios en la zona. «También tenemos que contemplar que la unión de estas nuevas empresas no perjudique a las que ya están asentadas, debemos tener muy claro y definir con anterioridad cuál es la finalidad del área y prever las consecuencias posibles de un cambio», defiende.

El documento no contempla únicamente la posibilidad de aumentar la tipología de los suelos en las áreas industriales, también incluye proyectos para modernizar los polígonos. El Gobierno local subraya la imperiosa necesidad de las áreas más pequeñas de ser dotadas con mejores servicios para favorecer su crecimiento y atractivo, e indudablemente en el distrito de Jinámar es donde se acumulan las mayores carencias.

«Las necesidades de las empresas son muy diferentes a las del pasado siglo y eso debe que recogerlo el plan general», sostiene por su parte Mónica Muñoz, presidenta de Lomo La Francia-Maipez, que resalta que «en el municipio hay muchas zonas industriales, pero salvo una o dos, el resto no está adaptada a los nuevos tiempos». La empresaria entiende que hay que invertir en la mejora de las áreas, incidiendo en el arreglo de las carreteras; el alumbrado y las aceras. «Las conexiones a muchos polígonos es nefasta», subraya bajo su propia experiencia, alabando las intenciones recogidas en el plan de adaptar nuevos accesos viales fáciles y seguros para empresarios y clientes. «La actualización del plan general permite que los polígonos se adapten por fin al siglo XXI», concluye.

Gestión de residuos

«Las administraciones nos han ayudado en los últimos años para poder modernizar nuestras instalaciones, aunque todavía nos queda mucho por hacer», expresa Juan Sarmiento, presidente del ente del polígono de Jinámar, que agradece las ayudas que ha concedido particularmente el Cabildo insular en los últimos tres años. «En nuestro caso queda mucho por hacer; pintar las naves, alquitranar las calles y cambiar señales», añade. Sin embargo, lo que más le preocupa de todo es que el plan general acoja proyectos de gestión de residuos para las áreas industriales. «La basura crece cada vez más», añade. Por otro lado, defiende la importancia de que las instituciones sigan invirtiendo en las zonas industriales, pues son los espacios «que más están generando puestos de trabajo».

En esta línea, las actuaciones que se centran en la adaptación de estos espacios a los principios de sostenibilidad mediambiental son también muy aplaudidas por los empresarios. «Nos parece muy acertada la apuesta del plan por adaptar las áreas a las energías limpias; pasando del gris característico que se achacan a las industrias a zonas más verdes», añade por su parte María Lasso, presidenta de Cruz de la Gallina, en referencia a la proyección municipal de instalar energías renovables en las áreas. También José Juan Batista, presidente de ente de Salinetas, muestra su defensa de esta iniciativa. Concretamente, el Ayuntamiento espera la instalación de placas fotovoltaicas en los techos de las edificaciones industriales con el fin de producir la demanda eléctrica que necesitan.

Compartir el artículo

stats