20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Correa: «Es necesario visibilizar a la mujer desde la prehistoria»

La casa museo León y Castillo reconoce la trayectoria de la fotógrafa y artista visual

Teresa Correa, fotógrafa y artista visual. | | LP/DLP

Teresa Correa, fotógrafa y artista visual. | | LP/DLP

La fotógrafa y artista visual Teresa Correa lleva varias décadas rescatando la memoria de Canarias a través de sus obras y reconoce que ahora su gran interés es empezar a visibilizar a la mujer desde la prehistoria, «porque si queremos exigir derechos en el presente, es necesario empezar por el principio», asegura.

«Si te vas a las crónicas siempre se ha infravalorado a la mujer y su papel es fundamental, y si no la visibilizamos desde la prehistoria mal lo llevamos desde el presente. El arte es una herramienta potentísima para contribuir a crear otros relatos posibles, otras narrativas y otros acercamientos, porque hoy afortunadamente este relato fundacional está siendo revisado desde la historia, la arqueología y la antropología. Se está descolonizando el relato y el arte tiene mucho que aportar», explica Correa.

«Estamos de enhorabuena porque en las distintas disciplinas se está normalizando incorporar el enfoque con perspectiva de género. A mí, como creadora, me abre un campo espectacular porque puedo trabajar con investigadores que incorporan de manera natural la perspectiva de género», detalla esta artista que protagoniza, el miércoles a las 19.00 horas, la iniciativa impulsada por la Casa-Museo León y Castillo de Telde dentro del ciclo denominado Más que musas.

«Soy de la facción feminista que lucha por la inclusión, yo quiero que los hombres sean feministas. Queremos sociedades inclusivas y que caminemos a la par las dos partes de la humanidad, porque una parte se ha quedado al margen. Lucho por eso, por un feminismo inclusivo», asegura la creadora, que está en contra de la cuota por la cuota. «Quiero que me llamen por mi trabajo, por la calidad o porque el discurso que tengo te va bien dentro del contenido o por el discurso que como comisario o comisaria quieres para tu exposición, pero no me llamen nunca para hacer una exposición de mujeres si no hay un hilo conductor», especifica.

La fotógrafa asegura que a pesar de los años que tiene se considera una artista muy joven. «Para nada nada estoy en la madurez de mi trabajo, sino que soy una artista que me voy haciendo todos los días. Es verdad que llevo una trayectoria de 20 años, con una línea de trabajo de la que no me he desviado, aunque es una línea que está llena de afluentes, pero me siento una artista en proceso. Mi trabajo artístico y mi vida es lo mismo, son binomios indisolubles, no puedo compartimentar una Teresa de la otra. Las dos son lo mismo y conforme me voy haciendo mayor, cada vez ese binomio es más compacto y está mucho más a gusto la una con la otra», explica.

Y, además, asegura que lo que más le gusta de su trabajo es el proceso, aunque el fin último sea mostrarlo a la sociedad. «Yo trabajo para compartir, me considero una activista visual, estoy comprometida absolutamente con la sociedad con la que vivo y una de las maneras de comprometerme es a través de mi trabajo», detalla.

«El proceso es maravilloso, pero esa mirada que devuelve el espectador o la espectadora al trabajo le da un sentido nuevo a tu obra, o un sentido complementario o un sinsentido. Yo no trabajo sola al final, mis investigaciones se enriquecen con las aportaciones de las personas que interactúan con la fotografía, vídeos o instalaciones que puedo hacer. Es riquísimo», resume.

«Estamos en un momento maravilloso porque ya se está haciendo como una práctica normalizada que el arte aporte otros relatos, otras miradas a las distintas disciplinas que hasta hace unos años eran estrictamente del mundo académico universitario y que de ahí no salía», subraya Teresa Correa.

Teresa Correa trabaja en la actualidad en una nueva exposición que verá la luz en octubre en la sala El Aljibe de El Almacén, en Lanzarote, que lleva por título Madre y que está comisariada por Adonay Bermúdez. «Esta exposición me ha hecho mirar hacia atrás, no solo mirar sobre la memoria de la isla, sino también de la isla que es Teresa Correa, sobre mi memoria como artista a partir de esa foto que es un encuentro con ese cráneo de mujer aborigen que es morfológicamente idéntico al mío».

Así que relatará cuál ha sido su trayectoria hasta hoy a partir de ese encuentro. «Mi camino es uno, y va a ser como una mirada del encuentro de esta gran madre que ha sido una madre gestadora de muchas imágenes y de muchos relatos, hasta el día de hoy. No es una retrospectiva, sino que ahora me voy a mirar a mí misma, a la memoria de Teresa Correa como isla. Es mirar hacia atrás para ver donde estoy ahora y hacia dónde voy», concluye.

Compartir el artículo

stats