Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Habrá que invertir más en educación», cree Héctor Suárez tras ser agredido

El vicealcalde y un ayudante fueron golpeados mientras arbitraba al Piletas y al Barrial

El vicealcalde, Héctor Suárez, cuando ejercía de árbitro en Segunda B en 2010. | | LP/DLP

El vicealcalde, Héctor Suárez, cuando ejercía de árbitro en Segunda B en 2010. | | LP/DLP

La violencia volvió este fin de semana al fútbol regional en Gran Canaria. El vicealcalde del Ayuntamiento de Telde, Héctor Suárez, fue atacado el pasado viernes tras concluirse un partido de Primera Aficionado entre la Unión Deportiva Piletas, de Las Palmas de Gran Canaria, y el Barrial, del municipio de Gáldar, en el que actuaba como árbitro principal. El suceso sorprende negativamente al representante político, pero anima a los más jóvenes a que continúen trabajando sin miedo en esta profesión y condena la violencia en todas sus formas.

La agresión comenzó cuando se dirigía junto con sus asistentes a la caseta para cambiarse y fueron rodeados en el proceso por los jugadores del equipo galdense y sus aficionados. “Me preocupé bastante porque primero uno de los jugadores agredió a uno de mis compañeros, que además es menor de edad, e intentó tirarlo al suelo; cuando fui a ayudarle fueron hacia mí y aunque pude apartarme, llegaron a golpearme en el lateral de la cabeza”, expresa, aseverando que no sufrió ninguna secuela. Sin embargo, el concejal confiesa que «me preocupa que se produzcan sucesos violentos como estos», pero anima sobre todo a los jóvenes a que no se desmotiven por este tipo de experiencias, que no se dejen intimidar ni que pierdan el interés.

«Nunca me había pasado algo así en los más de 2.000 partidos que he arbitrado»

decoration

Estos incidentes fueron denunciados también por la Federación Interinsular de Fútbol, que comunicó los hechos unas horas más tarde. Además de las agresiones, también se produjo otro brote violento a pocos minutos de la finalización del partido, cuando se expulsó al jugador número 10 del Barrial y este insultó a uno de los asistentes. Suárez añade además que en los 20 años que ha dedicado al arbitraje «jamás había pasado por algo así; he podido vivir momentos desagradables y tensión, pero nunca me habían agredido en los más de 2.000 partidos en los que he trabajado», añade incrédulo. Asimismo, admite que aún no conocen la identidad de la persona que le atacó. «Fue un aficionado del equipo de Barrial, así que le hemos pedido a la Unión Deportiva que nos ayude a identificarlo para que responda por lo que ha hecho”, sostiene Suárez, que por otro lado señala que nunca dejará de arbitrar por lo sucedido. “Es algo que desgraciadamente ha pasado, lo condeno, pero seguiremos adelante; de hecho, mis dos compañeros y yo teníamos otro partido al día siguiente y asistimos sin mayor problema, no hemos perdido la ilusión por este deporte”, señala.

Por otra parte, manifiesta que es preciso que las instituciones públicas se impliquen para evitar la violencia en el deporte y destinen más recursos para trabajar la salud mental. «Habrá que invertir más en educación y concienciación, no sólo para los menores, sino también para los propios adultos», considera.

Compartir el artículo

stats