Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

Telde asume el agua que Santana Cazorla dejó de abonar en Marpequeña

Los vecinos afectados recibirán las cédulas de habitabilidad tras más de 15 años de reclamos

Viviendas de la urbanización afectada por el litigio entre la administración y Santana Cazorla.

Viviendas de la urbanización afectada por el litigio entre la administración y Santana Cazorla. La Provincia

Los problemas que algunos vecinos de Marpequeña han sufrido durante casi 20 años con respecto al suministro de abastecimiento llegan a su punto final. El Ayuntamiento aprobó ayer en la junta de gobierno local la recepción definitiva de la red viaria y de pluviales de la urbanización PAU-16 del barrio, que permitirá que asuma el suministro de agua de las viviendas afectadas por las obras que no llegó a concluir el Grupo Santana Cazorla en el área.

Un total de 46 hogares han contado durante los últimos 15 años de agua proporcionada gratuitamente por la entidad privada, que compraba el recurso por 15.000 euros mensuales a Aguas de Telde al no haber ejecutado en su totalidad la urbanización. La contrapartida siempre ha estado en los numerosos problemas que han experimentado los vecinos con este servicio; un suministro muy débil y paralizaciones puntuales que impedían que realizaran su vida diaria con comodidad. La administración ha recogido estas quejas, sin poder actuar más que presionando a la compañía para que actuase y que finalmente concluyese el área.

Finalmente, en el 2019 (tras varios procedimientos judiciales de por medio) el Gobierno local pudo negociar con Santana Cazorla para que concluyese el proyecto residencial. Este proceso ha salvado el abastecimiento, pues la institución pudo poner los trámites para recepcionar la obra en «un momento muy adecuado, porque la empresa se encuentra en unas circunstancias muy delicadas y si no hubiéramos llevado los procedimientos de forma paralela, quizá en unas semanas los vecinos se hubieran quedado definitivamente sin agua porque la empresa ha dejado de abonar», añade Suárez, que sostiene que deben a la administración 60.000 euros.

La situación además impedía que los vecinos contasen con la cédula de habitabilidad. El concejal de Urbanismo, Héctor Suárez, adelanta que tras aprobar la recepción de la obra la institución podrá otorgar estos días estos documentos imprescindibles a los vecinos y poner fin a esta problemática. «Es uno de los asuntos más surrealistas con los que ha contado el municipio», expresa el edil.

Por otro lado, la junta de gobierno aprobó otros asuntos como la devolución de un aval al Grupo Santana Cazorla, de un total de 2.532 euros, que aportó por una parcela de 194 metros cuadrados que debía ser vendida en el 2005 y que, sin embargo, el estallido del caso Faycán impidió que se ejecutasen los procedimientos correspondientes. También salieron adelante los estatutos de las entidades de conservación del parque industrial de Salinetas y del de Maipez-Lomo la Francia. La alcaldesa, Carmen Hernández, recuerda que eran las únicas zonas industriales a las que les quedaba la creación de los entes de conservación, que permiten que tengan una mayor autogestión.

La administración aprobó también dos proyecto; uno para comprar dos neveras de frío para el mercado municipal, así como la rehabilitación de las tres existentes, por un importe de 144.168 euros, y otro para la instalación de pérgolas en la entrada del edificio de El Cubillo. Tras la inauguración del inmueble el año pasado, la ciudadanía ha reclamado espacios con sombra para descansar mientras esperan a su turno en el exterior. Esta infraestructura tiene un coste de 127.789 euros, en la que además se le instalarán placas solares en la superficie.

Compartir el artículo

stats