Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther Torrado: «Un gran porcentaje de niños ven porno a partir de los 8 años»

Esther Torrado, experta en estudios feministas y violencia sexual.. | | LP/DLP

La experta en estudios feministas y violencia sexual ofrece una charla este martes a las 19.30 horas en la Casa-Museo León y Castillo de Telde con motivo del Día internacional contra la explotación sexual y la trata de personas. En su discurso abordará los estudios sobre el consumo de pornografía de niños y adolescentes.  

Según señala la experta en estudios feministas y violencia sexual, Esther Torrado, «la pornografía es la teoría de la violencia sexual contras las mujeres y las niñas, y la prostitución es la práctica». La profesora e investigadora del Departamento de Sociología y Antropología de la Universidad de La Laguna, que ofrece una charla hoy a las 19.00 horas en la Casa-Museo León y Castillo de Telde, con motivo del Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas, avanza que «un importante número de jóvenes que se inician tempranamente en la pornografía se convierten en consumidores tempranos de prostitución y ven el sexo como producto». En su intervención Torrado hablará de lo que llama las distopías patriarcales, es decir lo contrario a las utopías, a lo que todo el mundo sueña, y en este caso, a lo que sueñan las mujeres.

Para la profesora, el sistema prostitucional no es otra cosa que una industria de la explotación sexual en la que están incluidas la pornografía, la trata y la prostitución. «Esta industria constituye el negocio más lucrativo del mundo cuya plusvalía procede de la vulnerabilidad, la hipersexualización, la cosificación y la violencia contra miles de mujeres y niñas del mundo», asegura.

Torrado hace referencia a algunos datos alarmantes del reciente estudio Sexualidad y consumo de pornografía en adolescentes y jóvenes de 16 a 29 años, encargado por el Cabildo de Tenerife a la Universidad de La Laguna y al Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres, del que ha sido su directora. Se trata de un trabajo realizado con el objetivo de establecer un diagnóstico de ese consumo en la isla de Tenerife con el fin de poder orientar las políticas públicas insulares y se ha realizado en red con la Universidad de Baleares y con el estudio que hizo el doctor Luis Ballester, del que se ha utilizado la misma metodología. Los datos en otras comunidades «coinciden alarmantemente», explica.

Los resultados arrojan que los jóvenes cada vez ven más porno y a edades más tempranas, además de que acceden a través de los dispositivos móviles y que su primera relación con la sexualidad es a través del porno. «Se inician antes en la sexualidad con el porno que con sus iguales, por lo que van a reproducir aquello que ven», lamenta y agrega que «el porno ha mutado al igual que el sistema prostitucional», ya que ha pasado de ser una industria artesanal de cuatro revistas, a ser una industria global y multinacional. «Las mismas prácticas violentas las está viendo un joven de Telde o de Garachico, que de Nueva York», agrega.

Y las edades coinciden en los estudios, la edad media de acceso al porno es de 12 años, pero es ligeramente inferior en los varones y ligeramente superior en las chicas. Es decir, las chicas entran más tarde a visualizar el porno, pero por razones distintas, por informarse y por curiosidad, mientras que los chicos entran directamente para excitarse», explica Torrado.

«Tenemos un porcentaje muy alto de niños y niñas, sobre todo niños, que se inician en el porno a través del móvil a los 8 o 9 años. Los chicos y chicas no acceden al porno con la idea de agredir, sino que son víctimas también, son captados por la industria», agrega.

Empatía y vínculo

Torrado explica que al ver el sexo como un producto se rompe la empatía y el vínculo, y detalla que uno de los contenidos de vídeos que más se descargan son de violaciones. «Cuando te acostumbras a ver imágenes violentas, si tú te excitas con la violación, quiere decir que has roto el vínculo con la víctima, el de la empatía. Por tanto, vas a normalizar ese abuso», afirma.

La experta considera víctimas a los jóvenes, porque un chico de 8 años no es capaz de ver la perversión, pero si lo ve por curiosidad, acabará intentando reproducirlo, y si no puede con sus iguales, lo hará con la prostitución», asevera.

«Nos preguntamos por qué un grupo de jóvenes supuestamente normales deciden agredir a una joven y además grabarlo y compartirlo, y es porque lo consideran normal y que no tienen ningún tipo de responsabilidad. Igual que el que va a un club de prostitución y considera normal hacer prácticas violentas contra las mujeres prostituidas porque entienden que su deseo tiene que ser un derecho y no asumen responsabilidades. Luego vuelven a casa y se meten en la cama con su mujer, y a lo mejor han tenido una práctica de riesgo anal sin preservativos, y no tienen luego ningún inconveniente en tener una relación con su pareja sin ningún remordimiento», asegura.

Torrado adelanta que el objetivo es ampliar la muestra del estudio a toda Canarias para comparar los datos con una Comunidad Autónoma como la de Baleares, muy parecida a la nuestra. Y aclara que la muestra realizada en Tenerife es muy alta, con encuestas a jóvenes y con un margen de error mínimo. «En el estudio no hemos descubierto nada, en realidad todos los estudios que se están haciendo en este momento en Europa y en España coinciden. Y esto es como en cualquier otra ciencia, cuando muchos estudios coinciden es que no podemos estar equivocados», concluye la experta. 

Compartir el artículo

stats