Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las detenidas por secuestrar a una embarazada en Telde, a la Policía: "No pasa nada, estamos jugando"

Una vecina de El Calero amordaza y rocía con lejía a su amiga embarazada - La tiró al suelo con ayuda de su hija de 14 años, la amordazó y tapó la cabeza con un saco - La Policía encontró en la vivienda más de 30 gatos y ocho perros

Vivienda de El Calero en donde una mujer intentó asfixiar a su vecina embarazada

Una vecina de 49 años del barrio de El Calero fue detenida junto con su hija de 14 años tras intentar asfixiar y rociar de lejía a su amiga embarazada de siete meses, que vivía en la misma calle. Entre las dos la tiraron al suelo, la ataron con cintas de empaquetar y le colocaron una bolsa de plástico en la boca y un saco en la cabeza. Los agentes de la Policía Nacional que acudieron al domicilio tras recibir la llamada de un vecino consiguieron entrar a la fuerza en el interior de la vivienda, encontrándose con la víctima en un situación crítica y sorprendiéndose por la presencia de más de 30 gatos y ocho perros

Los sucesos ocurrieron sobre la ocho de la tarde el pasado miércoles, en las viviendas de protección oficial ubicadas en la calle Aridani de la zona conocida como La Montañeta. Uno de los residentes llamó al 091 para comunicar que escuchaba gritos en una de las casas cercanas, por lo que varios agentes se acercaron para comprobar qué ocurría y solicitaron entrar en el domicilio. Las moradoras se negaron a abrir en todo momento, alegando que “no pasa nada, estamos jugando a un juego”. Sin embargo, los chillidos de auxilio que se escuchaban a lo lejos impulsaron a los operarios de seguridad a echar la puerta abajo. La víctima, una joven de entre veinte y treinta años, se encontraba en muy malas condiciones. Una vez la policía la sacó de la casa para ponerla a salvo, acabaron por detener a la niña y su madre como presuntas autoras de los delitos de tentativa de homicidio y detención ilegal.

La víctima narró después a los agentes que Lidia, la presunta agresora, le había invitado a pasar a la casa para regalarle unos juguetes para su futuro bebé. Una vez dentro subió a la planta alta y recogió algunos peluches, pero cuando se dispuso a marcharse madre e hija se abalanzaron sobre ella tirándola al suelo para después amarrarla, amordazarla y colocarle un saco en la cabeza, además de rociarle el cuerpo con lejía. Los vecinos de la zona se mostraron consternados ante este suceso, pues señalan que la víctima mantenía muy buena relación con la detenida mayor de edad. "Llevaban a sus hijos al colegio todas las mañanas, estaban siempre juntas paseando; incluso la mañana en la que pasó todo esto las vimos hablando tranquilamente en la calle, sin ningún problema aparente”, expresa una de las residentes del área. 

Algunos rumores que se habían corrido en el barrio meses antes señalaban que Lidia podía tener una relación con el marido de la embarazada. Ambas convivían en la misma calle desde hace unos 15 años, aproximadamente. “Nunca ha tenido problemas con ningún vecino, pero es verdad que no la veíamos bien; hacía cosas raras, paseaba sola de madrugada o a veces con su hija”, recuerda otro vecino, añadiendo además que tenía una relación complicada con su ex pareja, el padre de la menor. “Se comentaba que él le quería quitar la custodia de la niña”, afirma. 

De hecho, señalan que hace unos meses se prendió fuego un terreno cercano a las viviendas que pertenece a la ex pareja de la detenida. “En su día se comentó que quizás había sido ella, porque le habían escuchado tener fuertes discusiones con él”, explican los vecinos. En esa misma parcela tenía Lidia varios de sus animales, cuyos ladridos y maullidos causaban molestias constantes en el barrio. “Supongo que cuando se quemó aquello se los llevó dentro de la casa”, sopesan los habitantes de la zona. 

Según el escrito oficial de la Policía Nacional, los agentes que comprobaron la casa encontraron numerosos animales y el suelo cubierto de excrementos, cucarachas y pulgas. Avisaron a la Policía Local de Telde para que se acercaran a retirarlos, que seguidamente solicitó al servicio de recogida de animales del Ayuntamiento de Telde que fuesen a buscarlos. Sobre las diez de la noche acudieron y pudieron llevarse a todos los perros, a una tortuga y a un total de 11 gatos en malas condiciones. El resto tuvo que permanecer en el domicilio al no tener los operarios herramientas suficientes para llevárselos a todos de golpe. Entre ayer y el jueves realizaron varias incursiones para coger a los felinos y desde el área de Protección Animal aseveran que todos los animales están ya a salvo

Finalmente, la perjudicada fue trasladada en ambulancia a un centro hospitalario de la capital grancanaria en el que aún permanece ingresada en buen estado de salud. Según fuentes cercanas al suceso, el bebé también se encuentra en buen estado. La Policía dio cuenta a la Sección de Menores de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, que ordenó que la niña de 14 años pasase a su disposición. En cuanto a la madre, será puesta a disposición de la Autoridad Judicial competente en cuanto finalicen las diligencias policiales.

Compartir el artículo

stats