Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La OMS ‘recomienda’ a Santa Lucía y Telde por sus espacios verdes

Ambos municipios están entre las ciudades europeas con menos defunciones por la falta de vegetación | En España mueren 3.000 personas al año por esta razón

Palmeral en el parque Jaime O’shanahadel barrio de Jinámar, en el municipio de Telde. | |

La ampliación de zonas verdes es un objetivo que se han marcado numerosas ciudades en el mundo como fórmula para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y también como parte de la lucha para frenar los efectos del cambio climático. En este sentido, tanto la localidad de Santa Lucía de Tirajana como la de Telde destacan frente a otras ciudades europeas por el posicionamiento que tienen sus espacios con vegetación -parques, jardines, parterres e incluso rotondas-.

Ambos municipios se encuentran a la cabeza de núcleos urbanos de Europa que siguen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a la accesibilidad que deben tener las áreas verdes en los núcleos urbanos, situándose a menos de 500 metros lineales de las zonas residenciales. Es decir, que estén ubicadas a un máximo de cinco minutos caminando desde los domicilios.

Esta indicación viene dada con el objetivo de evitar el empeoramiento de la salud de los ciudadanos e incluso el aumento de la mortalidad debido a la falta de árboles, arbustos y flores en las ciudades. Según un estudio publicado en la revista The Lancet Planet Health que adelantó el pasado viernes el diario El País, en el continente europeo mueren aproximadamente 43.000 personas al año por la falta de zonas con vegetación en sus ciudades y solo en España esta cifra alcanza las 3.809 defunciones anuales.

En el caso de las localidades canarias, Santa Lucía encabeza la lista de municipios de Europa con un menor índice de mortalidad por estas causas, mientras que Telde se sitúa en el sexto puesto. De hecho, el estudio indica que solo se prevería un máximo de una muerte por la falta de espacio de áreas verdes en la localidad del Sureste, que cuenta con un porcentaje de áreas verdes del 38%, y un máximo de dos en la segunda ciudad canaria, que aunque alcanza el 66% cuenta con una población mucho mayor. Cabe destacar que para efectuar este análisis fueron evaluadas más de 1.000 ciudades de un total de 31 países europeos.

«Es una buena noticia para Telde y viene a reconocer el trabajo que se inició en los años 80, momento en el existió una gran alianza entre el movimiento vecinal, político y ambiental para la construcción de los grandes parques de Telde y procurar zonas verdes cerca del suelo residencial», expresa el concejal de Parques y Jardines, Álvaro Monzón.

En total el municipio cuenta con un total de 1.317.396 metros cuadrados de áreas con vegetación. Sin embargo, en el inventario de la empresa contratada para ejecutar su mantenimiento solo constan 1.147.756 de metros cuadrados debido a los recortes en el contrato que se efectuaron en el año 2012, cuando se impuso el Plan de Ajustes por la complicada situación económica. Esto supone que actualmente se efectúan los cuidados necesarios en 1.201 áreas verdes, entre las que destacan los parques de San Juan; La Barranquera; La Condesa; el de Jaime O’shanaham y Arnao.

La localidad teldense cuenta con 1.300.000 metros cuadrados de jardines y parques

decoration

«El objetivo ahora es mejorar la concesión administrativa del mantenimiento que realiza una empresa externa, incorporando los 169.640,41 metros cuadrados que dejaron fuera en es época; unas 474 zonas verdes», expresa Monzón, que añade que entre los otros retos de su departamento está la mejora del mantenimiento de todas las zonas verdes actualizando los sistemas de riego y controlando las plagas, entre otros factores. Asimismo, esperan llevar a cabo una mejor compatibilización del servicio con el ciclo integral de agua; la eficiencia; la depuración y el ahorro.

Por otra parte recuerda que desde la administración local está inmerso en un plan para aumentar las áreas verdes a través de la rehabilitación de parcelas abandonadas con la ayuda de las comunidades de vecinos de diferentes barrios. En este sentido señala los proyectos de huertos y jardines urbanos como los de Melenara (pionero en Telde); San Borondón o el Valle de Jinámar, en donde han acordado con los residentes de estas zonas que sean ellos mismos quienes lleven a cabo el mantenimiento de las plantas, a la par que es la Concejalía quien cede las herramientas necesarias.

«En coordinación con la Estrategia Española de Infraestructuras Verdes también estamos llevando a cabo otros planes como el de ampliación de la arboleda municial, por el cual se plantan nuevas especies, o la creación del proyecto Bosques de ciudad», agrega. En esta última actividad se incluiría acciones como la repoblación forestal en Calacio.

Compartir el artículo

stats