El Ejército del Aire iniciará este viernes el ejercicio Ocean Sky 2021, en el que participarán unidades de la Fuerza Aérea Frances, de la Fuerza Aérea Griega y la Fuerza Multinacional Europea Multirole (MMU), así como otros destacamentos de apoyo, bajo la dirección del Mando Aéreo de Combate (MACOM) y el Mando Aéreo de Canarias (MACAN).

En total serán desplegados 46 aviones -40 cazas y seis de vuelo- en la base aérea de Gando y el aeródromo militar de Lanzarote, que será escenario principal del EART (European Air Refueling Training). Esta será la principal novedad de esta nueva edición del adiestramiento, pues los medios que serán utilizados durante el ejercicio contarán también con la colaboración de aeronaves europeas especializadas en reabastecimiento en vuelo.

«Los aviones de la Unión Europea, coordinados por el Mando de Transporte Europeo, han elegido nuestro entrenamiento para efectuar de manera simultánea el suyo», sostiene el coronel Nicolás Ramírez Arregui, jefe de la sección de operaciones del Estado Mayor del Mando Aéreo de Canarias. «Entrenar un avión cisterna solo no tiene sentido, así que lo que se hará es integrar esa unidad en el Ocean Sky; ellos también proponen objetivos de adiestramiento, porque si no nosotros solo utilizaríamos estos aviones bajo nuestras necesidades y no tendrían ocasión de practicar algunos entrenamientos», agrega.

Las operaciones se llevarán a cabo en la D-79, como se conoce a la zona de espacio aéreo al Sur de Canarias reservada para vuelos militares y separada del tráfico de aviones civiles, hasta el 29 de octubre. Según explica Ramírez Arriegui, la finalidad del ejercicio es entrenar y evaluar en misiones de aire a las unidades de combate, de apoyo y de vigilancia y control aéreo, así como incrementar la interoperatividad con fuerzas aliadas. Los pilotos efectuarán jornadas de 11 horas, ya que es necesaria una planificación exhaustiva antes del vuelo y una reunión posterior en la que se analizan los resultados y se sacan conclusiones.

«Tenemos que prepararnos y entrenarnos para operaciones más complejas tanto solos como con nuestros aliados», anuncia el coronel, que añade que la defensa aérea del archipiélago de Canarias y del resto del territorio nacional es responsabilidad última de la OTAN. «Además de las unidades de caza y reabastecimiento contaremos también con el sistema de mando y control permanentemente activado; con el EADA y el SEADA, que son unidades de superficie que apoyan el despliegue del resto de unidades; GRUMOCA, que es una unidad de mando y control móvil; el TLP, que es el programa de adiestramiento avanzado de pilotos que proporcionará árbitros para comprobar que el ejercicio alcanza sus objetivo», añade.