El Ayuntamiento abrirá este lunes el primer centro para personas sin hogar, un recurso municipal estable con una capacidad máxima de 24 plazas en el que se ofrecerá atención y apoyo a los vecinos del municipio en situación de extrema pobreza que no cuenten con alternativa alojativa. El servicio será gestionado directamente por la entidad Cáritas Diocesana de Canarias y ubicado en el antiguo RAM Pedro Lezcano (Valle de Jinámar), que ya albergó durante el estado de alarma por la pandemia un albergue provisional. 

El complejo ha sido definido como un centro de baja exigencia, que supone que los usuarios deberán asistir al inmueble únicamente para dormir, asearse y comer. Durante el resto de la jornada permanecerán en la calle para realizar las gestiones que consideren, así como formación y búsqueda de empleo. Solo se realizarán excepciones para las personas que por razones de enfermedad deban descansar durante el día, de modo que podrán estar durante las 24 horas en el interior. 

Un equipo de ocho profesionales de Psicología y Trabajo Social asesorarán a los usuarios

El alojamiento incluye servicios básicos como el comedor - donde se ofrece desayuno, almuerzo y cena-, baños con ducha, lavandería y ropero. La entidad además facilitará ropa nueva y enseres para la higiene a las personas que lo necesiten. Entre sus tareas también está previsto el asesoramiento psicológico a los usuarios y la realización de ciertas actividades para impulsarles a alcanzar una vida independiente. El equipo de profesionales estará conformado por ocho personas vinculadas al trabajo social; educación social; psicología e integración social (monitores educativos). 

La alcaldesa, Carmen Hernández, el concejal de Servicios Sociales, Diego Ojeda, y el director de Cáritas Diocesana de Canarias, Gonzalo Marrero, firmaron ayer el convenio para la puesta en marcha de este recurso social, que forma parte de la estrategia municipal que ha redactado el Gobierno local para tratar de solucionar el problema del sinhogarismo en Telde. El edil responsable recordó durante la rúbrica del acuerdo de colaboración que en septiembre se puso en marcha una Mesa de Trabajo en la que se incluyeron entidades que cuentan con un amplia y reconocida experiencia en este ámbito, como Yrichen; Te Acompañamos, Eben Ezer; Cruz Roja; el Comedor Francisco de Asis de Cáritas Jinámar y la propia entidad de Cáritas Canarias. 

Asimismo, los representantes destacaron que este es tan solo uno de los primeros pasos que se han dado para lograr erradicar este problema, presente en todo el Archipiélago y con especial ahínco en las ciudades más pobladas de la provincia de Las Palmas. Ojeda además aseveró que continúan trabajando en otros proyectos relacionados, como la elaboración de un diagnóstico que permita a la administración identificar las causas por las que algunas familias o individuos han alcanzado la extrema pobreza e intentar elaborar maniobras para superar esta situación. También está previsto preparar un equipo externo dedicado exclusivamente a ofrecer orientación profesional a aquellas personas que se niegan a asistir a centros de acogida y consideran que su vida es mejor en las calles.

El director de Cáritas afirmó que la apertura de este centro es una prueba «de la apuesta del Ayuntamiento de Telde por quienes nadie apuesta, a quienes quiere acoger, atender y ayudar». Los requisitos para entrar son mínimos, aunque cada usuario será evaluado por las trabajadoras sociales. «Está previsto acoger a lo último de lo último, personas que están en condiciones físicas muy deterioradas», aseveró. En este sentido, agregó que el complejo es posible que se convierta en el último techo bajo el que vivan muchas de las personas que acoja. 

«Este es un proyecto que va mucho más allá que el techo», aseveró durante la presentación la regidora municipal, que hizo un recuento de la gestión municipal en los últimos meses. Entre algunas de las actuaciones subrayó que Telde fue el primer municipio en firmar un convenio con Endesa para evitar los cortes de luz durante la pandemia. «Un convenio que después llevaron muchos otros municipios y acabó generalizándose» afirmó. «También hemos trabajado muchísimo para poder integrar siete trabajadoras sociales al área para poder cubrir la demanda», añadió.  

Las instalaciones cuentan con comedor, baños con duchas, lavandería y roperos

Por otro lado, no olvidaron mencionar el repentino cierre que tuvo el albergue provisional el pasado mes de febrero, un servicio que pusieron en marcha durante los meses de confinamiento; primero en el pabellón Juan Carlos Hernández y después en el antiguo RAM Pedro Lezcano. «Cerrarlo nos causó mucho dolor, pero jurídicamente era inviable que mantenerlo abierto», manifestó la mandataria, que aseguró que desde su cierre mantuvieron las primeras reuniones con Cáritas para tratar de abrir un centro que ofreciese un servicio permanente. 

Aunque el Gobierno local anunció el año pasado que tenía guardada una partida de 800.000 euros para poner en marcha este centro, finalmente es el Gobierno de Canarias quien financia su funcionamiento con 750.000 euros. El Cabildo insular ha aportado un total de 50.000 euros para la compra del mobiliario necesario y la empresa pública Fomentas efectuará el mantenimiento del inmueble de aquí en adelante. 

Situación previa

Marzo 2020

Pabellón de Jinámar

  • El Ayuntamiento de Telde acondiciona el polideportivo Juan Carlos Hernández para acoger a las personas sin techo durante el confinamiento, en colaboración con la Cruz Roja.

Octubre 2020

Traslado a otro espacio

  • La administración toma la decisión de mover a las personas atendidas en el complejo deportivo al antiguo RAM Pedro Lezcano. Manifiesta que las nuevas dependencias reúnen mejores condiciones.

Febrero 2021

Cierre y reubicación

  • El albergue tuvo que cerrarse tras finalizar el estado de alarma. El Gobierno reubicó a la mayoría de usuarios a otros alojamientos de otros municipios.