Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelven las naranjas del país

La Feria de la Naranja de Telde congrega a 4.000 personas en el regreso a la Plaza de San Juan

La feria congrega a 4.000 personas en el regreso a la Plaza de San Juan | Los produtores del municipio de Telde despachan 9.500 likos de cítricos en una mañana

Vuelven las naranjas del país

Solo las colas para acceder al interior del recinto vallado y las mascarillas diferenciaron ayer la XI Feria de la Naranja de Telde a las que se celebraban hace una década en la Plaza de San Juan, entre el Ayuntamiento y la basílica. Como antaño, visitantes con la intención de comprar varios kilos de esta fruta y agricultores ansiosos por dar a conocer sus especialidades y, con suerte, vender todo el género para hacer un dinero extra. Con el tiempo, la feria se ha ido ampliando a otros productos y también se pueden adquirir quesos, vinos, mieles, postres artesanos o jugos de aloe vera.

Vuelven las naranjas del país

En algunos puestos ya se habían vendido todas las naranjas a las 13.00 horas, otro argumento para mantener este tipo de exposiciones ahora que se empieza a recuperar la normalidad tras los peores momentos de la pandemia. «Esta feria no solo es una apuesta por la naranja de Telde y por la agricultura, sino por los cultivos de cercanías y de Kilómetro 0», declaró la alcaldesa de la ciudad, Carmen Hernández, quien apuntó que «los ciudadanos deben concienciarse de que al comer estos productos no solo estamos beneficiando a nuestros vecinos y a la gente que cultiva, sino que estamos contribuyendo a no contaminar».

Vuelven las naranjas del país

Al ser productos de las cercanías, se ahorra en transporte, se contamina menos y se protege el medio ambiente. «Y como además es un producto de alto valor nutricional, cerramos el círculo», subrayó la regidora de Telde. A su juicio, «hay que apostar por la naranja local y por el resto de los productos del país, aunque sean un poco más caros».

Calidad

«El sector primario -añadió- es una actividad que diversifica la economía, no es una utopía, por eso las administraciones deben volcarse en ayudar a la agricultura o la ganadería; como necesitamos comer cada día, no podemos esperar que todo venga de fuera». Y en el caso de estos cítricos, con la calidad demostrada a lo largo de la historia, pues recordó que los cronistas ya decían que la reina de Inglaterra demandaba naranjas de la Higuera Canaria por sus muchas cualidades.

Luis López, propietario de la finca La Higuera Mayor, en la localidad de La Palmita, participa en la feria desde su primera edición y ayer expuso sus dos productos estrella, la naranja del país -«ideal para comerla entera o elaborar zumos»- y los vinos de su bodega, de los más reconocidos de Gran Canaria. Consideró que esta feria es una buena ocasión para que la gente conozca los productos de Telde y aseguró que el cultivo de la naranja puede ser rentable, pero hay que «estar encima todo el día» y los costes de producción son cada vez mayores. Por ejemplo, las cajas de cartón con las que envasa sus frutas o sus vinos han subido en los últimos meses, mientras que los productos mantienen casi los mismos precios. La diferencia frente a las frutas de importación, que pueden resultar más baratas en algunos grandes comercios, es que «no es lo mismo una naranja que se recogió del árbol el día anterior que otra que lleva meses en cámaras frigoríficas».

32

Feria de la Naranja de Telde Juan Carlos Castro

En El Palmital también está la finca La Molina, pero su presencia en la feria no fue tanto vender como utilizarla de escaparate para dar a conocer su jugo de aloe vera, que lleva un año en el mercado. Su joven propietario, Ayoze Rijo, comentó que, además de dedicarse a mandarinas, aguacates y apicultura, desde hace seis años tiene una plantación ecológica de aloe para elaborar su jugo, del mismo nombre que la finca, en terrenos volcánicos cercanos a la Caldera de Bandama.

Entre otras propiedades y beneficios, explicó Rijo, el jugo de aloe vera tiene vitamina B-12, refuerza el sistema inmunológico, regula el azúcar en sangre, reduce el colesterol, beneficia el sistema digestivo y está recomendado en patologías como el colon irritable. «Hay quien lo mezcla en zumo o en agua tibia para mejorar su especial sabor, pero recomendamos tomarlo solo y en ayunas, para que sea lo primero que llega al estómago», detalló el productor.

Al igual que el aloe vera, no solo hubo naranjas en la Plaza de San Juan, ni todos los puestos fueron ocupados por productores de Telde, aunque sí el 85%. La concejala de Agricultura, Auri Saavedra, resaltó la presencia de queserías de Fontanales o de panaderías de Ingenio, que ya han participado en años anteriores. En la carpa de Hacienda Doña Felicia ofrecieron como novedad un queque artesanal elaborado con estos cítricos.

«Estábamos deseando salir a la calle de forma más normalizada, recoger la cosecha es el final de un trabajo y el fruto de muchos meses en los que se ha pasado muy mal», manifestó la concejala respecto a la recuperación de la feria tras la pandemia y también la vuelta a San Juan, pues en años anteriores se había trasladado a otros recintos.

También se ha firmado un convenio entre Spar Gran Canaria y los citricultores de Telde para comercializar 258.000 kilos de naranjas en sus 20 tiendas del municipio hasta mediados de enero. Es el noveno año que la cadena de supermercados colabora.

Compartir el artículo

stats