Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inmobiliaria Marea limpia ‘El Barco’ de La Garita para su venta

Cuatro empresas interesadas en comprar el edificio inician esta semana las visitas al solar

Exterior del centro comercial ‘El Barco’, en la playa de La Garita. | Andrés Cruz

Hace más de 20 años que una empresa privada inició la construcción del conocido como centro comercial El Barco, ubicado a orillas de la playa de La Garita. Lo que pretendía ser el motor económico de la localidad costera acabó por convertirse en uno de los mayores lastres del barrio, que ha luchado durante años para que las instituciones se hagan cargo del inmueble. Finalmente, la situación de este centro parece que se reconduce.

La inmobiliaria Marea, contratada por el banco Santander (propietario de la infraestructura), pondrá en marcha esta semana las primeras visitas al edificio con las personas y entidades interesadas en comprar el inmueble para impulsar otra vez su actividad. Por lo menos hay cuatro compradores potenciales, según explican desde la compañía. Por este motivo, la semana pasada solicitaron a la entidad bancaria que efectuase una limpieza profunda del interior y del sótano, que cuenta con capacidad para albergar una treintena de vehículos.

El edificio lleva más de un año anunciándose en las páginas de compra y venta de inmuebles por un millón de euros aproximadamente, sin incluir el precio de las plazas del garaje. Según anunció Héctor Suárez, concejal de Urbanismo, en el último año ha mantenido varias reuniones con interesados para escuchar sus propuestas. Uno de estos encuentros tuvo lugar con una compañía de alimentación interesada en instalar un supermercado en el inmueble. Por otro lado, el concejal también afirma que hay interés por parte de otros inversores en convertir el centro comercial en un foto de ocio nocturno, instalando locales tipo chill out y salas de baile.

En ambos casos el responsable político asevera que no habría problema en la tramitación del uso de la infraestructura, así que solo queda pendiente la compra y la adaptación. La comunidad vecinal de La Garita celebra esta noticia, ya que el abandono del centro comercial les ha provocado numerosos problemas; la entrada de okupas, vandalismo, proliferación de ratas e insectos ante la acumulación de basura y suciedad, etc.

Desde la asociación Punto y Seguido, dirigida por Edelia Padrón, han registrado numerosas quejas y denuncias al Ayuntamiento de Telde en relación a El Barco. No fue hasta hace dos años que finalmente la administración ordenó el tapiado del centro para evitar las continuas entradas y salidas de ciudadanos para pernoctar o de jóvenes para beber y fumar, provocando en ocasiones incendios.

Por otro lado, el colectivo solicitó también hace unas semanas la desinfección del edificio ante el anidamiento de palomas en los falsos techos, bajo la terraza principal. Desde el Ayuntamiento informaron a la asociación que estudiarían también las formas de reducir la presencia de estos animales para evitar más molestias.

Compartir el artículo

stats