Entrevista | Celeste Aguilar Estévez Docente y pregonera de las fiestas patronales de San Juan de Telde

Celeste Aguilar Estévez, pregonera de las fiestas de San Juan de Telde: «Antes podíamos salir con tranquilidad por las noches»

La encargada de dar inicio a las fiestas de San Juan asegura que el pregón le ha dado la oportunidad de parar «a pensar cómo ha cambiado Telde. Antes todo esto eran fincas y ahora son edificios».

Celeste Aguilar, pregonera de las fiestas de San Juan

Celeste Aguilar, pregonera de las fiestas de San Juan / Andrés Cruz

La vecina Celeste Aguilar Estévez, que durante 31 años dio clases en un colegio del barrio, el CEIP Poeta Fernando González, y es hija de otra profesora, será la encargada de dar inicio esta noche a las fiestas patronales de San Juan recordando cuando este lugar del municipio estaba lleno de fincas y «era un vergel».

¿Qué supone ser pregonera de las fiestas de su barrio?

La verdad es que una gran responsabilidad, pero también un honor y una gran alegría.

¿Cómo recibió la noticia y qué sintió en ese momento?

Me llamó la secretaria del alcalde para pedirme una reunión con él y con el concejal de Festejos. Cuando me lo dijeron me quedé en me quedé en 33 porque no lo esperaba. Además, le dije que no iba a estar aquí, que me iba de viaje, y me preguntó que cuándo me iba. Cuando le dije que el 16 a primera hora, me trasladó que no pasaba nada porque el pregón era el 14.

Celeste Aguilar, pregonera de las fiestas de San Juan

Celeste Aguilar, pregonera de las fiestas de San Juan / Andrés Cruz

¿Y aceptó de inmediato?

Le pedí un tiempo para asimilarlo, pero luego llamé y dije que sí, que aceptaba, y les agradecí que hubieran pensado en mí. 

Cuando San Juan era un vergel

Entonces, ¿se pierde las fiestas que usted mismo pregona?

Sí, porque somos un grupo que siempre vamos de viaje en junio. Regreso el día de la romería por la noche. 

¿Qué escuchará este viernes el público que acuda al acto que da comienzo a las fiestas de San Juan Bautista?

Hablaré de mi infancia, de cómo estábamos cuando éramos pequeños e íbamos al colegio y luego a Las Palmas de Gran Canaria, los medios de transporte que había, algo de mis padres y sobre mi vida, que nací en la misma calle en la que vivo, León y Castillo, y solo cambié de acera.

Así, usted ha sido testigo de cómo ha cambiado y evolucionado San Juan.

El pregón me ha dado la oportunidad de pararme a pensar cómo ha cambiado Telde. Antes todo esto eran fincas y ahora son edificios. Recuerdo las fincas de la calle Ciega y San Francisco. Llovía mucho y todo era un vergel, pero ahora todo es todo distinto. Lo he recordado con cariño, aunque no con nostalgia; fueron tiempos muy difíciles. 

Alumnos entre el público

Usted ejerció hasta hace poco como profesora, siguiendo los pasos de su madre, y estuvo muchos años en uno de los centros de este barrio, ¿es así?

Fui profesora en el CEIP Poeta Fernando González desde 1980 hasta 2011.

No será extraño, pues, que se encuentre con algún alumno en el pregón. ¿Tiene pensado hacerles un guiño?

Ya me ha dicho más de uno que va a ir y les he advertido de que tengan cuidadito con lo que dicen (ríe). Recordaré mis años allí, pero también los que estuve en El Ejido, en San José y en el León y Castillo. 

Si pudiera pedir un deseo para San Juan, ¿qué sería?

Me gustaría que San Juan y San Francisco —que está dejado de la mano de Dios— sean lo que eran y vuelvan a ser sean lugares seguros. Antes podíamos salir con tranquilidad por las noches, pero ya no. Creo que debería haber un poco más de mano dura con quienes incumplen la ley.