Dreamland atiende las exigencias del Cabildo y reduce su edificabilidad

El proyecto modificado se somete a exposición pública durante un mes para que después el Ayuntamiento de Telde, Defensa, Aviación Civil y otras entidades emitan sus informes

La consejera de Política Territorial, Inés Miranda, reitera el interés que esta infraestructura tiene para Gran Canaria

Simulación de cómo quedará una parte del proyecto audiovisual planificado para Jinámar

Simulación de cómo quedará una parte del proyecto audiovisual planificado para Jinámar / LP / DLP

El Cabildo de Gran Canaria somete a exposición pública la modificación del proyecto Dreamland Studios Canarias en Telde para su declaración de Interés Insular después de que la promotora atendiera el medio centenar de exigencias sobre edificabilidad y la protección del medio ambiente, entre otras, trasladadas por el Órgano Ambiental en enero.

El expediente que permanecerá en exposición pública durante un mes incluye un informe suscrito por la jefa del servicio técnico de Planeamiento y Paisaje y el director para el Desarrollo Estratégico del Plan Insular de Ordenación que confirma que se ha cumplimentado «suficiente y satisfactoriamente las exigencias de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias». 

En ese sentido, el Cabildo había exigido a Dreamland Studios Canarias que redujera el coeficiente de edificabilidad hasta el 35%, es decir 35.000 metros cuadrados de los 100 que ocupa la parcela de Jinámar, en Telde en la que se desarrollará este proyecto, así como la adopción de medidas para evitar el impacto sobre la fauna y la flora, entre otras. 

Parcela de Jinámar donde se pretende desarrollar el macro proyecto audiovisual

Parcela de Jinámar donde se pretende desarrollar el macro proyecto audiovisual / Andrés Cruz

Informes sectoriales

La consejera de Política Territorial, Inés Miranda, explica que una vez concluido el periodo de exposición pública, al tratarse de un proyecto que «comporta ordenación», no uno que solo conlleva una edificación, la Ley exige la emisión de informes de las administraciones afectadas y sectoriales, como el Ayuntamiento de Telde, Aviación Civil, Defensa, Telecomunicaciones o el Consejo Insular de Aguas, entre otros. Cada una de estas entidades tiene establecido el plazo para la cumplimentación de este requisito y, por ejemplo, Aviación Civil cuenta con periodo de seis meses. 

Miranda confía en que estos informes no se demoren y que a finales de año el Cabildo pueda tener toda la documentación necesaria para «elaborar un informe y valorar si se puede o no aprobar el proyecto» de forma definitiva en el Pleno insular. 

Y es que, matiza la consejera, la aprobación de la declaración de Interés Insular «no significa que se apruebe definitivamente, no prejuzga la acción final». 

Interés para Gran Canaria

«Hemos sido bastante escrupulosos y los tiempos son los que son, y espero que antes de fin de año hayan contestado todos para que no pase mucho tiempo y se pueda aprobar cuanto antes el proyecto, porque sigue teniendo interés para Gran Canaria por la dinamización económica y el enriquecimiento que supondrá para la zona, y por todo lo que aporta positivamente al lugar en el que se desarrolla», asevera Miranda.

Recreación de uno de los rincones de Dreamland

Recreación de uno de los rincones de Dreamland / LP / DLP

Dreamland está diseñado para que sea «el mayor Hub Audiovisual y tecnológico del Sur de Europa», un proyecto «pionero en el desarrollo audiovisual y de creación de contenidos en realidad virtual inmersiva, realidad aumentada, videojuegos y contenidos holográficos», tal como explican sus promotores. Además, pretende generar miles de puestos de trabajo directos e indirectos. 

El Órgano Ambiental de Gran Canaria condicionó el visto bueno al proyecto al cumplimiento de 45 medidas que, además del coeficiente de edificabilidad, incluía medidas de ordenación e intensidad de usos, paisaje, movilidad, eficiencia energética, consumo de agua, vulnerabilidad frente a riesgos naturales, calidad del aire, y la protección de la flora y fauna. 

El informe recogía que «la superficie interior deberá destacar por sus cualidades de espacio verde estructural que dé cohesión al conjunto edificado» y establecía la necesidad de garantizar una amplia presencia arbórea, donde un 45% fueran palmeras, ampliando la existente, y fomentar la movilidad sostenible dentro del complejo audiovisual. 

Asimismo, abordaba la necesidad de favorecer la estancia de aves con pequeñas lagunas con vegetación alrededor, aumentar el número de zonas ajardinadas, plantar especies endémicas, mejorar los accesos a la GC-1, y garantizar la integración de las edificaciones con sus diseños y colores para evitar el impacto visual, entre otras medidas.