El alemán Tony Martin (Omega), "El Tanque", ganó el duelo a Chris Froome (Sky) en la primera contrarreloj individual del Tour de Francia, pero el británico fortaleció el maillot amarillo alejando a todos sus rivales directos en más de dos minutos.

Martin, de 28 años y doble campeón mundial de la especialidad, cumplió el pronóstico y se impuso con un tiempo de 36.29 minutos en el trayecto de 33 kilómetros entre Avranches y Mont Saint Michel, a una media de 54,271 kms/hora, la tercera más rápida de la historia.

El germano fue inalcanzable incluso para Froome, que cedió en meta 12 segundos, y también para el belga Thomas De Gendt (Vacansoleil), que se coló tercero a 1.01 minutos.

Chris Froome cumplió sus planes a rajatabla, que no eran otros que aprovechar su terreno para aumentar el colchón de tiempo. El líder asestó un severo golpe a sus perseguidores: 1.59 a Valverde, 2.03 a Contador, 3.16 a Purito Rodríguez. 1.52 a Mollema y 3.15 a Nairo Quintana.

El primer español fue el campeón de España Jonathan Castroviejo (Movistar), que entró en el top ten a 1.52 de Tony Martin.

Otra demostración de Froome después de reventar la carrera con todo el Sky en Pirineos. Esta vez le permite afrontar el resto del Tour con optimismo y acercarse a la posibilidad de suceder a su compañero Bradley Wiggins en el palmarés. Queda mucha carrera, pero las diferencias en la general son notables.

Valverde mantuvo la segunda plaza, pero ya a 3.25 de Froome, el holandés Mollema es tercero a 3.37 y Alberto Contador cuarto a 3.54. Diferencias que no esperaban los españoles, que salieron con la idea de que el descalabro fuese el menor posible. Nairo Quintana retrocedió a la octava plaza a 5.18.

Nadie quedó contento, claro. "Dos minutos son muchos y Froome está muy por encima del resto. Ahora la lucha es por el podio", resumió Valverde. Contador se animó pensando que "aún nadie ha ganado ni perdido el Tour".

En un recorrido llano y no muy técnico, Tony Martin puso el listón muy alto en 36.29 minutos, a una media cercana a los 54,545 kms/hora del estadounidense Greg Lemond en 1989, registro que figura como récord de velocidad en una crono superior a los 20 kilómetros.

Martin, que sufrió una conmoción cerebral en la primera etapa, sumó su triunfo 30 en una contrarreloj y el segundo en el Tour. Cuando cruzó la meta, sobre las 13.00 horas, hubo de esperar hasta la llegada de Froome, sobre las 17.00, para saber si ganaba o no.

Tiempo tuvo para ver las vistas sobre el Mont Saint Michel, el segundo monumento más visitado de Francia tras la Torre Eiffel, ahora en obras para que vuelva a ser abrazado por el mar.

Al final llegaron los nervios porque su rival había marcado mejor tiempo que él en los puntos intermedios del kilómetro 9 y 22, pero Froome bajó el ritmo en el último tramo y el alemán de Cottbus pudo celebrar la cuarta victoria alemana en el Tour del centenario.

El Tour afronta tres días de transición en espera del Mont Ventoux el próximo domingo. Luego los Alpes con El Alpe D'Huez, la cronoescalada de Chorges y el inédito final en alto de Semnoz. Escenarios a los que se tendrán que agarrar Valverde, Contador, Quintana y Mollema si quieren evitar que Froome se pasee hasta París.