El alcalde de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), Marco Aurelio Pérez, teme que la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) del hotel Riu Palace Oasis Maspalomas "contagie" a otros establecimientos y "frene" las inversiones en el municipio. "Si alguien con los conocimientos suficientes dice que es un BIC se respetará como tal, lo extraño es que eso se pretenda de repente, ahora que aparece alguien que quiere hacer algo nuevo", preciso ayer Pérez.

El primer edil informó, en declaraciones a la emisora municipal, que el proyecto presentado por la Cadena Riu para la mejora del hotel Oasis se adapta a la ficha urbanística con los parámetros de altura, edificabilidad y ocupación que el Ayuntamiento tiene sobre dicha parcela. La edificación en esa parcela puede tener una altura de seis plantas, aunque el hotel actual solo dispone de cinco porque el sistema de edificación de entonces no garantizaba a los propietarios que el edificio se mantuviera en pie.

"Esa planta no construida está consolidada para el actual propietario de la parcela", y cualquier administración que quiera impedir que se construya tendrá que "rascarse el bolsillo", advirtió el alcalde.

Pérez ha reconocido que esa planta conllevará una mayor edificabilidad y ha asegurado que el Ayuntamiento "no está regalando nada, ni un metro cuadrado más".

Sobre la rivalidad mostrada por las cadenas hoteleras Riu y Lopesan en este asunto, el alcalde ha considerado que la polémica puede crear distorsiones en la economía de toda Canarias.

Por este motivo, Marco Aurelio Pérez ha aprovechado para recordar que ha reclamado al Gobierno de Canarias que "se ponga al frente de esta situación y diga bien claro cuál es la posición que se quiere para el Turismo en Canarias, porque el Consistorio no es la administración competente".