Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ataque de bajitos temibles

Nolito, Orellana y Aspas son los referentes de un Celta que ataca mucho mejor de lo que defiende

El capitán Augusto Fernández (dcha.) se abraza a sus compañeros Pablo Hernández y Daniel Wass.

El capitán Augusto Fernández (dcha.) se abraza a sus compañeros Pablo Hernández y Daniel Wass. JORGE SANTOMÉ / FDV

Eduardo Berizzo ha heredado y elevado un sello que el Celta está perfeccionando en las dos primeras jornadas. El liderato no ha hecho más que confirmar el buen camino en el que se encuentra el conjunto vigués. Hasta hace un suspiro estaban en Segunda División y ahora, dibujando un crecimiento constante, están dispuestos a pelear por puestos europeos gracias a un ataque de mucho nivel. En la Liga de los terrenales se ha situado el cuadro celeste entre uno de los mejores. Lejos de los colosos Barcelona, Real Madrid, Atlético, Sevilla y Valencia, el Celta no tiene nada que envidiar a nadie.

Porque Nolito, Iago Aspas y Orellana forman un trío que tendría hueco en varias plantillas grandes del continente. La velocidad de los tres es el mejor argumento de un Celta que lleva cinco goles en dos jornadas. Han disputado 165 de los 180 minutos de la temporada en superioridad numérica, pero son una garantía. En ellos basa su juego el entrenador argentino, que ha dado una vuelta más al equipo que formó Luis Enrique y que empezó a gestar Paco Herrera hace cinco temporadas.

Z En busca del equilibrio

Y es que en el centro del campo, allí donde venía mandando Krohn-Dehli, ahora en el Sevilla, ha cogido el relevo otro danés, un Daniel Wass que apunta a revelación de la temporada. Con ellos han formado en el once en las dos primeras jornadas el argentino Augusto Fernández y el chileno Pablo Hernández. Los tres son muy ofensivos, manejan bien el balón y tienen mucha personalidad. Nunca se esconden y, pese a sus características ofensivas, han provocado la suplencia de Radoja, pivote serbio que el curso pasado dejó una gran impresión. A los tres titulares les cuesta aguantar la posición y el balance defensivo es uno de los lunares de un Celta que ha sufrido atrás en estas dos primeras jornadas pese a que los rivales estaban en inferioridad.

Y es que la defensa es donde tiene que mejorar el conjunto vigués. Han sido titulares Hugo Mallo, Gustavo Cabral, Andreu Fontás y Jonny, que tienen continuidad con respecto al curso pasado. La espalda de los laterales -a ambos les dio bola Paco Herrera en su etapa en Vigo- es uno de los aspectos a explotar por los amarillos pues los centrocampistas apenas ayudan en tareas defensivas.

Otro de los secretos del Celta ha sido la continuidad del proyecto. Han perdido, además de a Krohn-Dehli, a Larrivey, Charles y Santi Mina, pero conservan a Nolito y Orellana y han llegado, además de Aspas y Wass, la joven promesa sueca Guidetti. El fondo de armario ha quedado tocado, pero el once inicial sigue siendo demoledor.

El retorno de Iago Aspas, que ya ha estrenado su cuenta, y la renovación de Nolito -que estuvo en la órbita del Barcelona- fueron las dos noticias mejor recibidas en verano por la afición celeste, que tiene motivos para ilusionarse. Y en la portería, además, cuenta con dos garantías con Sergio Álvarez y Rubén Blanco, que está lesionado. La marcha de Yoel la temporada pasada no ha afectado a la meta celeste. Al Celta no le importan las bajas, tiene un proyecto sólido que apunta a Europa.

Compartir el artículo

stats