Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La previa (9ª jornada)

El Villarreal desafía al tópico

Setién comienza su andadura al frente de la UD como colista y contra un pez gordo (15.00 h.)

Quique Setién, entrenador de la UD, esta semana en Maspalomas. QUIQUE CURBELO

Pocas cosas odian más los estudiantes que un examen en la primera semana de clase. Apenas han tenido tiempo de acostumbrarse a su nuevo asiento y a sus nuevos compañeros de viaje y ya está el profesor exigiendo. Pero es lo que tiene la Liga, que no permite ni un respiro. Eso se encuentra esta tarde Quique Setién (15.00 horas), que con la tinta en los apuntes todavía muy fresca se mide al poderoso Villarreal. El boceto de lo que quiere que sea la UD Las Palmas contra la trabajada roca de Marcelino García Toral, una cita ideal para encontrar una garantía. Buscan los locales uno de esos aprobados que le dan a un alumno confianza en sí mismo y la seguridad de que tiene capacidad para conseguirlo, para lograr el objetivo a final de curso por muchos problemas que le puedan surjir por el camino.

Setién llega al examen con los apuntes frescos y también escondidos. Solo hay una certeza en el once inicial que plasmará en su primer test. La defensa de cuatro hombres es lo que más ha trabajado durante la semana. No quiere oír hablar el técnico cántabro de la defensa de tres centrales y dos carrileros que tantos debates ha generado. Un sistema que ha ido de perlas en contextos como el que se va a encontrar esta tarde el conjunto insular, parecido a los que le presentaba el Barcelona, Atlético de Madrid, Celta de Vigo o Sevilla, rivales que están en otro mundo y contra los que los amarillos sumaron cuatro puntos y encajaron dos derrotas por la mínima.

Sin Wakaso ni Culio

Pero Setién viene a Gran Canaria con su propia idea, que es "innegociable", tal y como él mismo aseguró en su presentación. Su filosofía reta los penosos números de la UD con una defensa de cuatro, solo planteada de inicio frente al Celta, en la segunda mitad contra el Eibar y todo el encuentro en Getafe. En esos minutos los amarillos recibieron la friolera cifra de ocho goles. Mientras, en las otras cinco jornadas y pico han llegado los cinco tantos restantes.

Así que Aythami y Bigas -pues Alcaraz sigue lesionado- se enfrentan a su peor pesadilla. Aunque esta vez sí tendrán a Hernán Santana por delante, no como en el Coliseum. El de Zárate ya está recuperado de la lesión que le ha impedido jugar las dos últimas citas y busca nuevo socio. Otra de las pocas certezas que ha dejado la primera semana de Setién es que habrá un doble pivote. Sin Wakaso ni Culio, opositan a esa posición Vicente Gómez y Roque Mesa para dar más equilibrio al sistema. David Simón, Dani Castellano y Javi Varas, los que más méritos han hecho en estas ocho jornadas, completarán la retaguardia si no hay sorpresas.

Más balas en ataque

Así, con Jonathan Viera y Sergio Araujo con la etiqueta de indiscutibles -aunque se desgasta poco a poco en el caso del argentino-, hay una vacante en el once salvo que Setién haga una revolución. Nauzet Alemán, Willian José, El Zhar o Juan Carlos Valerón son algunos de los candidatos para entrar en el 4-2-3-1 del nuevo entrenador. Le toca ejecutar rápido a los amarillos, que empiezan la era de Quique Setién con la condición de colista tras el empate de ayer del Granada.

Para salir del descenso y resguardar el tópico sobre el entrenador nuevo, la UD recibe a un Villarreal que huele a Champions. El cuadro castellonense aterriza con las ausencias de Leo Baptistao y Adrián por lesión, el regreso de Bruno Soriano y la presencia de Bakambu, que era duda. Palabras mayores para un estudiante.

Compartir el artículo

stats